Martes 27 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Maciá Alavedra y los Pujol Ferrusola de boda

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

¿Por qué no resucitar a Maciá Alavedra tras la providencial aparición de Mario Conde?

Barcelona. Si De Guindos es hoy la estrella pidiendo las nubes con una “intervención del BCE contundente y sin límite previo” para la compra de bonos españoles, el de Marinaleda arrasa en la prensa extranjera, o Assange con Garzón, o al revés, han conseguido detener la invasión de las Malvinas, y que la ONU o OEA y todo quisque esté pendiente, ¿por qué no resucitar a Maciá Alavedra tras la providencial aparición de Mario Conde?¡que no decaiga la juerga!

Que la gran corrupción ni siquiera es un cáncer con metástasis, sino un cuerpo o alienígena que gobierna y rige la sociedad catalana o española, está asumido

La prensa subvencionada por la Generalitat le da cancha, o sea, el CDC, Jordi Pujol, planta cara y decide que sus corrupciones, o no lo son, caso Millet, simplemente porque el gurú lo decide, o el Caso Pretoria, como diría en las elecciones pasadas la alcaldesa socialista de Santa Coloma Nuria Parlón“nadie me pregunta”.

Que la gran corrupción, la total corrupción, ni siquiera es un cáncer con metástasis, sino un cuerpo o alienígena que gobierna y rige la sociedad catalana o española, está asumido. Un Estado dentro de otro Estado. Asumido por los votantes, de lo contrario no gobernarían los mismos desde hace 32 años, pero por lo visto los pujolistas pretenden, quitándose la careta, plantar cara… ¿nosotros tenemos un Millet o un Maciá Alavedra, y qué? ¿Que hemos recaudado un porcentaje en negro de toda obra pública que nos cayera a mano, o recalificado lo que interesara según su grado multiplicador? ¡Peor ellos!… y más.

Ayer El Mundo publicaba la boda de la nieta de Jordi Pujol. Silencio informativo, prudencia. El patriarca la celebró en intimidad de 400 invitados en la finca Codorniu. Ni comentarios… ¡con lo que atraen y venden las bodas en España! La noticia, malicia periodística de la derecha españolista, se revolvía con las inversiones del padre de la novia, Jordi Pujol Ferrusola, en México, el Hotel Encanto, y Puerto Rosario en Argentina. Señalando además en el más puro estilo burgués que el padre del novio, Ignacio García de Quevedo, es uno de los hombres más ricos de México. Añade que vivirán en Miami, y ¡más malicia!, en familia hablarán el castellano. La boda era vieja, pero se repetía en Barcelona.

¡Pa chulo, Pujol! Bodas, Millet, Alavedra… y quien convenga… publica el subvencionado y quebrado El Periódico:

Macià Alavedra destaca su buena relación con la cúpula de CDC

No leí la noticia de la boda, ni sobre las inversiones sudamericanas de los Pujol. Tampoco les he leído entre los perjudicados por ‘preferentes’ o ‘bonos patrióticos’… en sustitución hoy continúan con la independencia

Y Ara… otro subvencionado:

Macià Alavedra reapareix a la UCE però es nega a parlar del ‘cas Pretòria’

[Macià Alavedra reaparece en la UCE pero se niega a hablar del ‘caso Pretoria’]

Natural que se niegue hablar del cómo se pagaban las diferencias de precio o las comisiones en negro a través de las inmobiliarias de CatalunyaCaixa, Procam y otras, de Narcís Serra, en perfecta conjunción socialistas-convergentes, la ‘sociovergencia’, o el perfecto trámite, que pasaba por sus manos y las de Prenafeta, para recalificar terrenos o conceder obras públicas… ni interesa a nadie… e insisto, así o similar, en toda España.

No leí la noticia de la boda, ni sobre las inversiones sudamericanas de los Pujol, que ya vienen de los tiempos del John Rosillo de Diagonal Mar muerto misteriosamente en Panamá. Tampoco les he leído entre los perjudicados por ‘preferentes’ o ‘bonos patrióticos’… en sustitución hoy continúan con la independencia.

La ‘CIA a l’ombra’ veu Catalunya com un possible futur estat

[La ‘CIA en la sombra’ ve Cataluña como un posible futuro Estado]


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario