Lunes 21 de agosto de 2017,
Bottup.com

Madrid – Barcelona

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Últimos acontecimientos en un Madrid electoral y la perla que ha decido el resultado

Opinión

¡Ojalá se tratara de un Madrid-Barcelona que tantas pasiones y sanas discusiones desata! No. Se trata de una maldición política que parece recaer sobre esta ciudad. Ya no podemos poner como dato a un poco ejemplar Presidente de la Generalidad y que servía para el desahogo de nuestras derrotas futboleras como desgraciada contrapartida de desprestigio personal, bien ganado por cierto, ante la superioridad de un fútbol casi de ensueño. Bastaba con hablar mal de Montilla, que no tenía nada que ver con la Liga Española, para que el sentimiento de inferioridad deportiva se calmara un poco.

“Bastaba con hablar mal de Montilla, que no tenía nada que ver con la Liga Española, para que el sentimiento de inferioridad deportiva se calmara un poco”
Los numerosos tejemanejes, del primero ministro y después elegido de forma legal pero poco elegante, servía para poner la contrapartida de que en nuestra Comunidad, con menores agravios partidistas y una cierta convivencia entre los dos principales partidos políticos, había una superioridad moral entre las autoridades municipales y comunitarias y su oposición. Hasta el residual partido, aunque bisagra a veces, de Izquierda Unida, mantenía unas posiciones y proyectos de cierta altura política y siempre con la vista puesta en los ciudadanos más desfavorecidos. Aunque las anécdotas nunca faltaran había un cierto orden moral de buen promedio.

Lo que parecía ser una simple guerra más entre sectores económicos de la política, ha concluido en un mayúsculo escándalo de corrupción

Eso ha desparecido; las terribles noticias nos han sacudido como un terremoto. Lo que parecía ser una simple guerra más entre sectores económicos de la política, ha concluido en un mayúsculo escándalo de corrupción, alteración del valor de las empresas para acciones desmedidas contra otras empresas, compra de voluntades… en fin, todo lo peor del capitalismo, esta vez en manos de la oficina gubernamental de un grupo de economistas que el Presidente de Gobierno mantenía en La Moncloa.

Lógicamente, o no se sabe y no se contesta, o se acude a los recursos más infantiles de encubrimiento y despiste. Ésto, sumado a lo de Ibiza, Ciempozuelos y otros Ayuntamientos del PP (estos últimos, sí perseguidos por una Fiscalía General del Estado que pasará a la historia como ignominiosa) hace volcánica en Madrid la situación, pues el candidato a Alcalde es el director de ese grupo manipulador; el mismo infantil y poco sagaz “Niño de Vallecas” que martilleó a Simancas, en aquella entrevista con Sánchez Dragó en Telemadrid, donde más le duele: que le acusen de dictador. Si había ya pocas dudas para las elecciones, este impresentable las ha disipado para desgracia de muchos sinceros socialistas que no se merecen estos compañeros.

Resultado final, amigos catalanes: Barcelona 1, Madrid 1.

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario