Sábado 29 de marzo de 2014,
Bottup.com

El conflicto de Mali desplaza a refugiados a Burkina Faso

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (1 votos, media: 10,00 de 10)

 

Campo de refugiados Djibo, en la frontera de Burkina Faso con Mali

Campo de refugiados Djibo, en la frontera de Burkina Faso con Mali

ENTREVISTA / El campo de refugiados de Ouagadougou recibe regularmente ayuda alimentaria y médica de las autoridades de Burkina, el de Djibo, con más refugiados, no recibe nada

Hace apenas unos días los medios de comunicación convencionales nos informaban del golpe de Estado producido en Mali por parte de algunos militares descontentos por la falta de medios y munición para combatir el levantamiento independentista de los tuaregs al norte del país. Y precisamente debido a la poca información que hemos recibido de este conflicto durante estos años, creo que sería conveniente saber que sus orígenes se sitúan varias décadas atrás.

Así pues, a continuación podrán leer la nueva entrevista que le he realizado a Ximo Torres Causanilles, aquel joven que hace un par de meses nos contó aquí en Bottup su primera experiencia como voluntario de una ONG en Burkina Faso. Su voluntariado acabó a finales de 2011, pero recientemente ha vuelto a la zona para, junto con otros burkineses, crear una especie de cooperativa enfocada a promover el turismo en aquel país. Y una de las cosas con las que se encontró al llegar de nuevo a Burkina fue con estos campos de refugiados, razón por la cual contactó nuevamente conmigo para, además de informarme de la situación de los desplazados y lo que éstos le contaron, hacerme también llegar las fotografías que acompañan a este artículo y que pertenecen precisamente a dichos campos.

En el campo de la capital hay unas 900 personas, al norte en la frontera de Mali, el campo de Djibo alberga a 3.000 personas, pero el número va aumentando

Víctor J. Maicas: ¿Cuántos refugiados hay actualmente en el campo de la capital burkinesa?

Ximo Torres: Actualmente se calcula que han llegado ya unos 900, aunque el goteo es constante. No obstante, en el norte del país, en una zona limítrofe con la frontera de Mali se encuentra el campo de Djibo, que alberga a unas 3.000 personas, pero el número va aumentando. Precisamente las fotografías que te he hecho llegar pertenecen a ese campo.

V.J.M: ¿Los voluntarios que, como tú, estáis colaborando directamente con estas gentes, habéis pensado en algún tipo de iniciativa para que otras personas puedan colaborar desde la distancia?

X.T: Junto con otros compañeros de Gao que también están colaborando de forma directa, hemos pensado iniciar una campaña para recaudar dinero para la gente de los campos y también para las gentes que están sufriendo el conflicto desde la propia Mali.

V.J.M: ¿Qué te han contado estos refugiados acerca del origen y las causas de este conflicto?

X.T: Según me dijo un comerciante tuareg de Tombuctú, todo comenzó en 1960 con la independencia de Francia. De Gaulle reunió a los representantes de las tribus Bambara y Tuareg para decirles que abandonaban el país, y fue entonces cuando comenzaron las divergencias entre los tuareg, ya que mientras a unos les parecía bien quedarse formando parte de Mali, otros por su parte preferían la independencia para así crear en la zona norte del territorio un nuevo país denominado Azawad. Pero según me dijo este comerciante, a De Gaulle no le interesaba un movimiento independentista, por lo que desde entonces el conflicto no ha dejado de existir agravado de inmediato por las terribles sequías que se produjeron en aquellos años, ya que obligaron a los tuaregs (los cuales eran nómadas en un 80 por ciento) a emigrar a ciudades como Tombuctú y a vivir en condiciones muy duras, por lo que en 1963 se sublevaron. Según me continuó diciendo este refugiado, fue entonces cuando se produjo una durísima represión contra el pueblo tuareg, por lo que muchos de los que pudieron escapar se refugiaron en países del Magreb como Argelia y Libia.

El conflicto data de 1960 con la independencia de Francia. Los tuareg partidarios de la independencia fueron duramente reprimidos en 1963. En 1991 hubo una nueva revuelta

V.J.M: Es decir, que es un conflicto que dura ya aproximadamente unos cincuenta años.

X.T: Así es, aunque según siguió contándome este refugiado, muchos de aquellos niños que se refugiaron en el año 1963 en varios países del Magreb regresaron al país en 1991 para iniciar una nueva revuelta. Llegaron entonces unos acuerdos que provocaron una frágil paz rota en varias ocasiones hasta llegar al año 2012, inicio de esta nueva revuelta. Parece ser que ahora los rebeldes son más fuertes que en otras épocas, ya que muchos formaban parte de la armada de Libia y cuando murió Gadafi decidieron partir hacia Mali. Según me siguió contando este comerciante de Tombuctú, con este nuevo recrudecimiento del conflicto muchos tuaregs decidieron huir de Mali ya que la represión empezó a ser constante, a pesar de que la gran mayoría no tiene ninguna relación con los rebeldes provenientes del norte del país, pero como él mismo me confirmó, no pueden arriesgarse a quedarse tal y como están las cosas. Según me decía con tristeza, desde el año 1991 muchos tuareg han estado viviendo como refugiados en diferentes países, como por ejemplo Mauritania y Burkina, y con cada nuevo desplazamiento lo han perdido todo. “Estamos muy cansados”, acabó diciéndome.

V.J.M: Estas personas se están refugiando en un país como Burkina Faso, que por desgracia es un país al cual no le sobra de nada. Así pues, ¿qué tipo de ayuda inmediata pueden recibir estas gentes provenientes de Mali?

X.T: Los refugiados que se encuentran en el campo de Ouagadougou reciben regularmente ayuda alimentaria y médica por parte del Ministerio de Acción Social de Burkina. En cambio la gente de Djibo, con un número muy superior, están a cero. No reciben nada. Acción Social prometió una campaña de escolarización, pero de momento nada, no hay colegio.

V.J.M: Es entonces de vital importancia que las organizaciones humanitarias presten su inmediata ayuda a estas personas, y que evidentemente se haga difusión del conflicto para que la gente a nivel individual aporte económicamente lo que pueda, ¿no es así?

Desde 1991 muchos tuareg han estado viviendo como refugiados en diferentes países, como Mauritania o Burkina, y con cada nuevo desplazamiento lo han perdido todo. “Estamos muy cansados”

X.T: Por supuesto que sí. Nosotros mismos empezamos pronto una campaña para recaudar fondos para los refugiados. Hablamos con el comité de dirección de los campos y nos explicaron qué les hacía falta con más urgencia, sobre todo alimentos (cereales, leche, etc.), y usaremos lo que recaudemos para avituallar a los refugiados en la medida en que podamos. Informaremos a la gente cuando comencemos.

V.J.M: Y por último, ¿podrías decirme qué organizaciones humanitarias han empezado ya a trabajar en la zona?

X.T: ACNUR proporcionará tiendas de campaña. Están preparadas 450 y llegarán más. Existe un plan para instalarlas junto con letrinas y duchas. Una tienda por familia. El problema es que ni siquiera ellos saben cuánta gente puede llegar, aunque probablemente serán miles. Cruz Roja colabora con alimentos y un pequeño puesto de enfermería en el campo. El problema radica en que cuando es grave no hay medios para cubrir los 15 km de desierto que separan el campo de la localidad de Djibo. Médicos Sin Fronteras ha estado en la zona pero de momento no han podido comenzar nada.

________________________________________________________

Bien Ximo, pues gracias de nuevo por toda esta información e imágenes que nos has hecho llegar, y espero que lo que nos has contado llegue al mayor número de ciudadanos posible para de esa forma hacerles llegar las necesidades de estos refugiados que, como siempre, suelen ser las primeras víctimas de los intereses económicos y políticos de cualquier conflicto.

Víctor J. Maicas es escritor

Todas las fotografías son de Ximo Torres

Pincha para aumentar cada una de las imágenes:

Editado por la Redacción:
Titular, subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Viajero incansable y escritor, mis novelas publicadas son “La playa de Rebeca”, “La República dependiente de Mavisaj”,“Año 2112. El mundo de Godal” y "Mario y el reflejo de la luz sobre la oscuridad". Son, principalmente, novelas comprometidas y de crítica social. Además, he escrito artículos para la prensa escrita así como también para diferentes publicaciones digitales. En la actualidad soy miembro del Consell de Cultura de la ugt-pv y socio o colaborador de diferentes ONG’s

1 comentario

  1. Pili 31/03/2012 en 22:19

    Molt bona Feina Ximo.
    Ja comença a ser hora que aquí a s’ens informi del que passa a Mali. Gràcies. ;-)

Participa con tu comentario