Viernes 30 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Maltrato institucional del sistema educativo

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

OPINIÓN / Recientemente he conocido a una familia que está siendo víctima del fascismo y despotismo institucional, por el simple hecho de que la madre denunció en su día el acoso escolar que estaban padeciendo sus hijas

Como viene siendo habitual y viciadamente corporativista, lejos de intentar frenar y erradicar este terrorismo socio-escolar, el sistema educativo, cual Torquemada inquisidor, arremete contra la cabeza de familia, proyectando su miedo agresivo, sin sopesar el daño que está infringiendo a todo el núcleo familiar y, lamentablemente, muy especialmente en las víctimas menores.

Servicios Sociales y otras instancias institucionales se unen para establecer un escudo donde el corporativismo exacerbado está por encima de los derechos de los menores y de la familia

Como excelente acosador principal, el sistema educativo se nutre de su dominio injusto apoyándose en ‘matones’ de los cuerpos de Servicios Sociales y otras instancias institucionales, donde, como viene siendo habitual, se unen para establecer un escudo donde el corporativismo exacerbado y totalitarista está por encima de los derechos de los menores y de la propia familia, puesto que el temor a ser desacreditados les lleva a justificar cualquier acción, incluidas rumorologías, bulos, acoso, desprestigio social, derribo, falseamiento de informes y hechos; e incluso tergiversación de la narracción de los menores y de la madre, amén de la violación de múltiples derechos fundamentales; eso sí, siempre amparándose en el sacrosanto deber de protección hacia los menores y con la ley no escrita de no poder ser puesta en entredicha por otras instituciones, que como quiste viciado hacen piña ante el ejecutor ‘consagrado’.

El resultado es que una menor que debería estar estudiando en su colegio (han sido demasiados por los que ha pasado) está obligada por su estado anímico-emocional y psicológico a refugiarse en casa, sin ayuda alguna, ni siquiera de profesorado en casa, ya que estos inquisidores del siglo XXI entienden que son problemas de la víctima y de la madre (cantata harto usada por estos mafiosos incompetentes).

Mientras tanto, esa joven, sus hermanas y, en definitiva, toda su familia, se refugian en la sinceridad de saber que son las víctimas y que no es justo. Comprueban cómo se les aísla, divide, margina y coartan tantos y tantos derechos, mientras el cardenalicio educativo richeliano arremete con su peor arma para aterrorizar, coaccionar y chantajear a toda la familia en pleno, con el pecado infinito de la pérdida de la custodia y guardia de sus vástagos.

Me queda en el oído, en la conciencia y en mi alma unas palabras de esa víctima menor, fuerte, pero cansada, denostada y deprimida cuando me cuenta los viles argumentos de quienes continuamente le someten a ella y a su madre, mediante una cobarde presión, a reiteradas citas donde asoma el carácter represivo y maltratador de la alineación; en este caso alineación institucional para que inculpe a unos padres que sólo han sido y son culpables de defender con honestidad y valentía los derechos de sus hijos.

El sistena educativo coacciona y chantajea a toda la familia en pleno, con la pérdida de la custodia y guardia de sus vástago

– Mi palabra no vale comparada con las suyas- me expresaba, refiriéndose a los inquisidores educativos.

– Tengo miedo que por mi culpa puedan separarnos- venía a contarme, cuando me expresaba la presión de esos zafios y viles funcionarios.

No puedo, por el momento, dar datos, porque evidentemente el temor de esta familia a que esos bárbaros sociales ejecuten esas amenazas de separación es muy alto…

¡Menuda democracia, menudo estado de derecho, menuda indecencia!

Sólo sé, pequeña gran y excepcional persona que tu palabra me vale y que, cuentes conmigo. Tu caso, desgraciadamente para mí, es demasiado familiar, pues aunque en otra Comunidad Autónoma, he pasado y paso por circunstancias similares. Un abrazo y no decaigas. Escucha este tema de Blas de Otero. Escucha la letra. Habla de ti y de tu familia, así que siéntete orgullosa y no decaigas. Va por ti y tu familia, apreciada amiga (así te siento).

[important color=green title=video]

[/important]

Manuel

Más información en Vagabundo tras la libertad


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

2 Comentarios

  1. Anónimo 24/06/2011 en 6:57

    hay mal trato a los chicos imigrante en Boyaca 602 .cap fed.BsAs

Participa con tu comentario