Viernes 09 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Manifestación contra los derechos de las mujeres

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

El pasado sábado, Madrid fue testigo de una cuantiosa concentración “antiaborto”. Y como era de esperar, ya que lo tenían anunciado, caras muy conocidas del Partido Popular estuvieron presentes. La sorpresa fue que asistentes convencidos de la protesta se preguntaban qué hacían allí.

Por no extender la lista de personas populares, baste referirse a José María Aznar y Jaime Mayor Oreja. Ambos políticos, tuvieron responsabilidad de Gobierno durante ocho años y no predicaron nada en contra de la actual Ley vigente. Ni los acólitos defensores de la vida que se manifiestan se lo reclamaron. Ley, que es obligado recordar ha generado uno de los espectáculos más bochornosos que cualquier persona puede sufrir. Menciono el hecho: el montaje como el urdido por varios guardias civiles contra la clínica Isadora de Madrid, que culminó con la identificación y persecución de las mujeres en su domicilio particular, que se habían sometido a la interrupción voluntaria del embarazo en ese centro privado.

Es decir, algún resquicio legal permite que ateniéndose a la Ley vigente, se pueda actuar de esa ignominiosa manera; aunque el resultado final sea que el juez archiva la causa, y la defina como una persecución con fines publicitarios e intimidatorios. Este vacío se tenía que corregir dándole cobertura legal y por tanto, era necesaria una reforma que impidiera en el futuro actuaciones de ese tipo.

Esta legalidad y la implantación de unos plazos comparables a los países europeos de nuestro entorno, es lo que avala que la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, sirva para que las personas que libremente deciden que no quieren continuar con su embarazo, lo puedan interrumpir y no tengan que ser castigas ni perseguidas por ello.

Lo problemático de la realidad es la tozudez de los hechos. Miles de jóvenes se quedan embarazadas y no desean ser madres. Es decir, se encuentran en esta situación accidentalmente. Y una sociedad del siglo XXI, tiene que ofrecer solución a esta vivencia dramática. Es verdad que la mejor medicina es la prevención y la educación sexual; pero si a pesar de ello, el hecho se produce tenemos que contemplar la manera de no torturar a estas jóvenes.

Es necesaria la reforma de la Ley, para que resquicios legales no vuelvan a permitir la persecución de mujeres por ejercer sus derechos

Soy partidario de introducir en el texto alguna articulación que indique la necesaria comunicación con personas mayores que orienten y apoyen la difícil decisión. No podemos dejar al descubierto el espacio para que un encuentro de entusiasmo sexual, provoque un aborto. No hablo de autorizar pero sí tener conocimiento de lo que sucede.

Ahora, esto es bastante complicado. Si antes menciono la prevención para las y los jóvenes; también los mayores debemos tener la formación suficiente y comprensiva para no llamar ‘asesinas’ a las mujeres que interrumpen su embarazo no deseado.

Fotografía: cc Brocco Lee


Titular, destacado, fotografía

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

2 Comentarios

  1. Anónimo 01/12/2009 en 16:13

    Sobre el pp y la politización de lo que pasó ese día: estuve en la manifestación y los políticos no fueron los protagonistas como se ha intentado contar en tanto medio. Incluso llegué a leer pancartas en las que se acusaba al pp de haber dejado pasar por alto la ley del aborto en su momento.
    Sobre el aborto y la nueva ley; vale que el gobierno decida por nosotros que se puede matar libremente a un feto. Pero que no nos engañen y llamen a las cosas por su nombre: es quitar la vida. ¿Situaciones particulares e individuales? Seguro que están muy justificadas, pero no pueden hacer una ley basándose en una parte. Ni qué decir tiene, el sacarla adelante sin el consenso de la gran mayoría de los ciudadanos (eso incluye al pp). Va contra natura democrática.
    Hablan de la educación a los jóvenes; quizá habría que empezar por ahí, y no por el final poniendo un parche. Pero cada vez más se extiende la filosofía del haz lo que te apetezca sin importar las consecuencias.
    Otro punto del que nadie habla: ¿cuántas madres han quedado con secuelas tras abortar?¿Se informa debidamente?¿O como es otro tema tabú nadie se atreve a ponerlo en la palestra?
    No es represión ni nada parecido el hacer responsables a nuestros jóvenes; cuanto antes empiecen, antes tendremos una sociedad madura y un terreno firme para que vengan las nuevas generaciones.
    Ojalá me hubieran orientado mejor cuando era un chaval que vivía al día, pensando que todo vale, sin preocuparme de lo que pasaría al día siguiente.
    Somos libres, pero hay que usar la libertad con responsabilidad, y mis derechos terminan donde empiezan los de los demás, aunque sea un feto.

  2. Anónimo 30/11/2009 en 16:53

    No puedo entender que gente entienda, que es una privación de un derecho el que haya gente que no pueda entender por que unos tienen derecho a decidir sobre vidas ajenas, y otros no pueden decidir sobre las suyas. Solo doy gracias a dios que nadie decidió matarme mientras estaba indefenso.

Participa con tu comentario