Lunes 26 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Marilyn Horne y el mundo de los niños

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Reportaje: la música y los niños

La psicología evolutiva, la fisiología  humana, la sociología, avalan el concepto que
expresó la gran psicoanalista de niños Melanie Klein cuando dijo: “somos el
niño que fuimos”.

Image
Uno de los trabajos de Marylin Horne

Hoy
publico este artículo para que todos puedan conocer a una mujer  comprometida en su lucha por la cultura a través
del arte y a través del amor a los niños. Tal como es un tributo hacia ella lo
es a los niños a quienes quizás no dispensamos la amorosa atención que nos reclaman.

En
la República Argentina  la estimulación
del niño sano y discapacitado –que casi no se conoce-  a través de la música se  hace en los kindergarten, pero no olvidemos
nunca que lo más importante  para un niño
es su madre y su hogar. Por eso es incomprensible que todavía la Presidencia de
la nación no ayude a construir Emma, centro de rehabilitación para niños
discapacitados pobres.

Comenta 
Marilyn Horne: “Los grandes momentos de la vida son cuando los niños más
niños cantan y aprenden”. Y así es, durante nuestra infancia adquirimos todos
los elementos, todas las  herramientas,
toda la memoria primordial que será determinativa en nuestra edad adulta  y se desplegará, o contraerá pero que siempre
estará en nosotros durante el transcurso de nuestra historia  personal.

La psicología evolutiva, la fisiología  humana, la sociología, avalan el concepto que
expresó la gran psicoanalista de niños Melanie Klein cuando dijo: “somos el
niño que fuimos”.

Marilyn 
Horne, a través de la intuición y del conocimiento de mujer, madre y
artista, nos transmite la importancia de la educación  de los niños
Al  fin de todo, las artes y en especial la música,
es lo único que nos permite  soportar y
superar nuestras miserias

Si bien la música, como la danza, la pintura, la escultura, y todas las formas
del arte son parte de la riqueza hereditaria del género humano, cuando se la
cultiva desde la  primera infancia,
cuando se las incorpora  a través del
aprendizaje sostenido y disciplinado, abre un horizonte de posibilidades
insospechadas que se expresaran en todas nuestras actividades de nuestro futuro
aunque no nos dediquemos específicamente 
y profesionalmente al arte.

El buen gusto, el conocimiento de las formas poéticas, musicales, de las artes plásticas,
dejarán su impronta en nuestra manera de ser y de hacer y este aprendizaje
temprano  nos permitirá percibir, valorar
y sentir una comodidad  placentera dentro
del mundo de los sonidos, de las formas, de los colores y de las palabras. Nos permitirá
recibir una información sensoperceptiva del mundo circundante y de las ideas,
de nuestro ser interior y del universo de una manera mas plena y más sublime y
a la vez nos facilitará  elevarnos de nuestras
propias pequeñeces humanas y expandir nuestra alma y nuestro espíritu hacia
esferas superiores.

Marilyn 
Horne, a través de la intuición y del conocimiento de mujer, madre y
artista, nos transmite la importancia de la educación  de los niños
a través de la música en la repetición y memoria de las canciones
infantiles. En su CD  ‘Rockabye  baby’ 
(Sony  BMG) recrea en 30 canciones
fundamentales la música que todo niño debiera cantar  cotidianamente o debieran cantarle para
acompañar su crecimiento, todas ellas vibran 
en su maravillosa voz , su gran corazón 
de artista  y de madre, su
profundo respeto y amor por los niños y la cultura.

Una larga carrera

Marilyn nace en Bradford (Pennsylvania ) el 16 de enero de 1934 y es un mito en
la  música americana e internacional. Comienza
a cantar en California, en una iglesia, 
y debuta en 1954 en una comedia musical de Otto Preminger ‘Carmen  Jones’ en Holliwood.

Luego de su estadía en Alemania como
cantante en la Civic Opera de Geselkirchen, regresa a Norteamérica, donde
prosigue su actividad como cantante, debutando en el Metropolitan  Opera House, teatro que la contrata en forma
exclusiva  a partir de 1975 por su
extraordinaria calidad artística  y por
el éxito de sus presentaciones.

Esta cantante de voz extraordinaria  abarca los tres registros femeninos de la voz,
comenzando como soprano y culminando su carrera 
profesional  en 1998 como
contralto, luego de haber cantado en los roles más importantes, en la cuerda de
mezzosoprano.

Su prolífico repertorio abarca: Minnie (La
jeune  fille  del 
far  west); Mimi (Bohème ); Antonia
(Cuentos de Hoffman );  Beatrice  di 
Tenda; Norma; Semiranis; Fidès (El profeta); Tancredo; Reinaldo; Dalila;
Eboli; Isabella; Carmen; Orphee; Orlando Furioso; Amneris; Venice; Cendrillon.

Entre los teatros del mundo en los que actuó
se encuentran el teatro de la Scalla  de Milán;
Chicago Opera Liric; y la Ópera de Berlín fueron escenarios de sus éxitos. Marilyn
Horne es una gran defensora  de la
cultura, no sólo de palabra sino, de hecho, no sólo a través de su voz, sino a
través de sus representaciones. En el estado de Nueva York encabezó el movimiento
de defensa  a favor del Carnagie Hall
cuando este precioso recinto de la cultura se vió amenazado por la destrucción
al proyectarse en ese predio un edificio de 40 pisos. Gracias a ella y a otros
artistas más el Carnagie funciona hasta nuestros días como patrimonio cultural americano.

Se casa con Henri Lewis y hoy es abuela de
tres hermosos niños y continua vigente su influencia dentro de la cultura  americana y del mundo no sólo por su contribución
a  hacer historia dentro de la ópera,
sino por toda la grandeza de su interior volcada a la educación musical, al
cultivo de los bellos sonidos, de la armonía y melodía en los niños.

Esta influencia está presente en la visión
formativa del Metropolitan Ópera House en su coro de niños. Este coro, que
dirige magistralmente Elena Doria y los maestros Kurt Phinny  y Donald Palumbo, recibe a los niños desde
los 7 hasta los 12 años de edad  para su formación
e integración coral, iniciándolos desde esa temprana edad en la música en
general y en la ópera en particular.

También en el edificio anexo, el Met.
Guild,  desde los 5 años en adelante  los niños forman parte de los explores,
urbans voices y de los programas escolares especiales para ellos, donde
incursionan  en la poesía, en el canto y
la música instrumental, la danza, la historia, las artes plásticas, la escenografía,
el arte dramático, etc.  Todo a través de
maestros  y pedagogos especializados.

Estoy de acuerdo con Marilyn Horne en que
es vital y trascendente para el ser humano, el cultivo de las artes desde la
primera infancia;  y si bien es muy
importante la integración del niño a grupos artísticos formativos, más aún en
el caso de los talentos artísticos infantiles, en quienes es una necesidad,
para su arte, el aprendizaje por medio de maestros altamente calificados y
preparados para la pedagogía infantil.

La primera educación se recibe en el
hogar. Es relevante el hecho de que la gran mayoría de las personas que gustan
de las artes recibieron el primer aprendizaje en sus hogares a través de sus
padres. Por lo que considero que es necesaria la participación familiar en el
desarrollo de las artes, cosa que no debe faltar en ningún hogar.

No son necesarios elementos sofisticados
para ello, sino la buena disposición, el buen humor y la alegría de vivir, a pesar
de todas las dificultades y contratiempos diarios, porque al  fin de todo, las artes y en especial la música,
es lo único que nos permite  soportar y
superar nuestras miserias.


Rita Antonia Amodei, neurobióloga, musicóloga y excantante del Teatro Colón de
Buenos Aires.

{mos_sb_discuss:2}


Esta noticia concursa en el I Premio  Periodista Ciudadano en la categoría de: Ciudadanía y Sociedad

Image


Image

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Participa con tu comentario