Martes 24 de octubre de 2017,
Bottup.com

Mario Vargas Llosa en la Fundación Juan March

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Crónica

El pasado día 25 de septiembre, dentro de los actos culturales de la Fundación Juan March, se celebró la primera de las dos conferencias del ciclo, “Poética y narrativa”, que tuvo como protagonista al escritor peruano Mario Vargas Llosa.

En su primera intervención, habló del proceso de creación de una
novela. Dos días después, en la segunda, fue entrevistado por Juan Cruz, también escritor y periodista, para acercamos a su carrera literaria.

“El proceso misterioso del que nace una novela o una obra de teatro sólo se controla en una parte, luego intervienen elementos impensables que pasan por encima de la conciencia y que influyen de una manera importante en ella”.

Sus historias terminan cuando tiene la impresión de que si nos las
termina ellas terminarán con él. En ese momento empieza el proceso que
más le gusta: “reescribir, editar, corregir,
descolocar y recolocar la novela”

Sobre los temas señaló que se le imponen a partir de ciertas experiencias vividas, y basta cualquier papel o ficha para ir creando algo que él llama “magma, un puro caos”. Son los primeros apuntes que desarrolla para vencer y superar la inseguridad que se apodera de él cuando inicia una novela. Sirvan de ejemplos La ciudad y los perros y La guerra del fin del mundo. En el primero empezó a escribir directamente la historia, con el segundo tardó más de tres años, basándose ambas en la documentación antes recabada, no de tipo científico, sino aquella que le situaba en la época y le ayudaba a ir formando el perfil de sus personajes.

Vargas Llosa: “El proceso misterioso del que nace una novela o una obra de teatro
sólo se controla en una parte, luego intervienen elementos impensables
que pasan por encima de la conciencia”

Sus historias terminan cuando tiene la impresión de que si nos las termina ellas terminarán con él. En ese momento empieza el proceso que más le gusta, que no es escribir, sino “reescribir, editar, corregir, descolocar y recolocar la novela”.  William Faulkner, “por su manera de estructurar” y Gustave Flaubert por su intento de buscar siempre “la palabra justa”, son dos de sus máximas referencias. Descubrió, gracias a ellos, el porqué una novela es una obra de arte.

 “Mi experiencia política en Perú fue instructiva y grata, descubrí
muchas cosas de mi país, pero a la vez fue horrorosa. Después de la
derrota electoral sólo volvería a hacer política para perder kilos”

El segundo día fue un encuentro con Juan Cruz, amigo personal, un recorrido por escenas y momentos de su vida, la de un joven inconformista, aventurero e inquieto, con una vida llena de viajes y experiencias de todo tipo. Vargas Llosa habló de sus comienzos siendo un adolescente en el Colegio Militar Leoncio Prado de Lima, de su paso por Madrid en los años 50, “gracias a una beca Javier Prado de 120 dólares”. Vivió en la calle Doctor Castelo y se encontró con una ciudad subdesarrollada, pobre, pero que “tenía el encanto de una reliquia”, y es aquí donde decidió volcarse en escribir. “Existía un clima de convencimiento entre los intelectuales de que aquel régimen totalitario estaba llegando a su fin, y que eran la cultura y la literatura las que jugarían un papel fundamental en la llegada de la democracia a nuestro país”.

Carmen Balcells, agente literaria, fue la persona que le rescató para la literatura, dejando a un lado sus pequeños trabajos como docente en la Universidad de Londres, y al mismo tiempo continuaban las dificultades enormes con su padre, que no superó durante toda su vida las aficiones de su hijo como lector y escritor. “Mi experiencia política en Perú fue instructiva y grata, descubrí muchas cosas de mi país, pero a la vez fue horrorosa. Después de la derrota electoral sólo volvería a hacer política para perder kilos”, comentó en tono de humor.

No se olvidó de otros  personajes políticos en su obra, como los dominicanos Trujillo y Balaguer. A éste último le conoció personalmente en una entrevista cuando se documentaba para La fiesta del Chivo. Una extensa y apasionante biografía resumida en dos horas de escena ante un público expectante y entregado; un adelanto de lo que será su próximo trabajo, un ensayo sobre Juan Carlos Onetti, y seguro que aún quedaron más sorpresas en el tintero.

Image
Subtítulo acortado, negritas



{mos_sb_discuss:3}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

3 Comentarios

  1. Anónimo 04/10/2007 en 23:41

    Magnifico

  2. Anónimo 04/10/2007 en 23:41

    Magnifico

  3. Anónimo 04/10/2007 en 23:41

    Magnifico

Participa con tu comentario