Jueves 25 de mayo de 2017,
Bottup.com

Marruecos, el vecino útil e incómodo

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Marruecos es el aliado / adversario natural de España al sur. La
política del reino alahuita ha jugado con su posición geoestratégica,
con la mayor o menor permisividad con la emigración ilegal así como la
situación detenida en el tiempo de la independencia del antiguo Sahara
español.

Opinión

Image
Mohammed VI (El País)

El autoritario reino de Rabat juega con maestría sus bazas
para poco a poco pero sin detención obtener beneficios, ayudas, trato
preferente tanto del gobierno español de turno como de la Unión Europea.

Marruecos es una dictadura sangrante, más que sangrienta, tiene el papel de los pueblos bárbaros que guardaban las fronteras de Roma: nos son útiles.

El rey Mohammed, como antes su padre el rey Hassan,
juegan como bazas de su gobierno absoluto la pobreza de su pueblo, la
lucha contra el infiel “al kafir”, cuando interesa y la riqueza al otro
lado del estrecho mar. Administra con paciencia bereber las tensiones y los desencuentros con España y Europa para obtener bufos beneficios casi siempre a costa de su pueblo.

La democracia y la evolución del reino alauita así como la libertad de prensa son sólo palabras. La evolución que se esperaba tras la muerte del rey Hassan no se ha producido, manteniéndose el gobierno absoluto sin garantías ni derechos para sus ciudadanos.

El más que probable acto permisivo de la emigración ilegal tanto de los nacionales como de los emigrantes africanos que cruzan el estrecho ha puesto en no pocas ocasiones en un brete al gobierno español. Es otra gran herramienta en manos de nuestro aliado del sur: la muerte inmisericorde.

El Gobierno de Rabat juega a apoderarse de la antigüa colonia española del Sahara,
y sus recursos. La situación de control español del estrecho de
Gibraltar le ha dado un plus de conveniencia como aliado de cara a
Estados Unidos para asegurarse el control del estrecho. Esta situación fue la que animó a Marruecos a la conquista bufa de la islote perejil y a añadir más y más a sus continuas reivindicaciones que solo son acalladas con dinero y ayudas sin fin.

La situación de España como antigüa potencia colonial en Marruecos ha dado un papel al Gobierno español al que no siempre ha estado a la altura que las obligaciones e historia le imponía. La política exterior española en este contencioso sangriento entre los saharauis y el estado marroquí
ha deparado no pocos desencuentros con el reino vecino del sur y, al
tiempo, bastantes sensaciones de injusticia con los antiguos
“compatriotas” saharauis de la colonia africana.

Los campamentos de refugiados más allá de la frontera argelina, así como el crecimiento del islam más radical y expansionista mantienen una tensión entre los gobiernos de Rabat y Argel.

Image
Localización de Marruecos (Wikipedia)

El resto es dado al olvido polvoriento del desierto: los derechos civiles, políticos, humanos, la libertad de expresión, la independencia de la justicia, el respeto a la propiedad pública. Si revisáramos quienes son los dueños de las principales empresas del país nos llevaríamos una sorpresa, o quizás no.

Todos estas situaciones gestionadas con mano dura y sabia por el rey de Marruecos lleva a un retraso y un desarrollo menor que el que le correspondería
por ser frontera sur de una Europa rica y en la que vive una cantidad
no despreciable de marroquíes que envía gruesas remesas al país.

De
esta forma Marruecos aunque nos sea útil representa una incómoda
monarquía absoluta autoritaría. Una dictadura que, por ahora, no tiñe
de sangre las calles (solo para obligar a los países occidentales a
golpe de solidaridad) pero cuya sangre corre lenta y viscosa como la de
las tropas del general Mizzian en Badajoz.
En
resumen, apenas quince kilómetros y una pequeña frontera común en Ceuta
y Melilla con la próspera Europa pero, en verdad, eras geológicas y
desiertos entre ambos.

Nota última: eran marroquíes la mayoría
de los terroristas que atentaron contra los trenes de Atocha el 11 de
Marzo de 2004, ¿Debería de decirnos eso algo?

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Participa con tu comentario