Martes 28 de marzo de 2017,
Bottup.com

Más de lo mismo en las reuniones políticas contra el cambio climático

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image
Es el momento que todas las personas de la tierra tengan en cuenta la destrucción del planeta, ya sea en términos económicos, con nuevas bolsas de pobreza y epidemias, así como en lo social y cultural, conducta puramente falsa que nos llevará hacia un mal estar psicológico y físico de consecuencias dramáticas.

Image
El cambio climático, cada día más cerca de ser irreversible

Unos 1.200 delegados de 163 naciones han aprobado en Bangkok la agenda de las negociaciones de un nuevo acuerdo para combatir de manera más certera y completa el cambio climático a partir de 2012. Es entonces cuando vencerá el Protocolo de Kioto, como es lógico sin cumplir sus objetivos, por eso se inventan otro “camelo”, con muy buenas intenciones, eso que no falte. Estos personajes de telenovela cuentan:


“Tenemos todos los elementos del plan de acción de Bali”, destacó el serbio Andrej Kranjc, uno de los representantes de la Comisión Europea en la reunión, en referencia a la ‘Hoja de Ruta’ aprobada en diciembre en esa isla indonesia.

“Kioto 2”, comienza la saga, seguirá negociándose en Alemania en junio y lo primero que se tratará será la transferencia de tecnología de los países industrializados a los emergentes.

Los afectados y las organizaciones ecologistas acusaron al Banco
Mundial de tratar de controlar la financiación de la lucha contra el
cambio climático
Cuando ya no se trata de buenas intenciones, sino de pasta gansa, la cosa cambia más que el clima


Las naciones en vías de desarrollo se han negado en estos cinco días de debates en la capital tailandesa a aceptar controles o reducciones de sus emisiones de gases contaminantes, que les representan una fuente de ingresos ingentes para financiar los caprichos de sus ‘gobernantes’ o sus guerras, mientras los países ricos no se comprometan en firme con sus ayudas financieras, siempre que les sea interesante y puedan contaminar.


En agosto se celebrará otra reunión en Ghana que abordará, según se decidió hoy, la deforestación y la reforestación, apartados que los científicos consideran esenciales para combatir el aumento de las temperaturas del planeta. Mientras tanto, los empresarios ponen el grito en el cielo y se niegan a pagar los sobrecostes ecológicos, alegando que no es tan grave la situación como se cree, y que algunos sectores ecologistas son apocalípticos.

 

EE UU, a la espera

El grupo de trabajo decidió aplazar a 2009 las discusiones sobre las obligaciones de Estados Unidos, a la espera de que el presidente norteamericano que emane de las elecciones que se celebrarán en noviembre sea más favorable a aceptar compromisos que el actual, George Bush, el todopoderoso.

Estados Unidos es el único país industrializado que se ha negado a ratificar el Protocolo de Kioto, que entró en vigor en 2006 para actuar sobre las emisiones de dióxido de carbono, metano, óxido nitroso, hidrofluorocarbono, perfluorocarbono y hexafluoruro sulfúrico.

El otro grupo de trabajo, con el cometido de supervisar, y nada más, el incumplimiento de los acuerdos de Kioto, aprobó con menos problemas que el anterior explorar vías para reducir las emisiones de gases contaminantes en aviones y barcos, un volumen que representa entre el 5 y el 8 por ciento del total de las emulsiones que causan el efecto invernadero. Más de lo mismo.

Otro punto de controversia surgió con la propuesta del Banco Mundial de que se aprobase la creación de fondos especiales para que los estados en vías de desarrollo accedan a créditos con los que poder financiar las reformas necesarias. Los afectados y las organizaciones ecologistas acusaron al Banco Mundial de tratar de controlar la financiación de la lucha contra el cambio climático, esfuerzo que los científicos y empresarios calculan que costará miles de millones de dólares.

Las ofertas del Banco Mundial de establecer un Fondo para Tecnología Limpia de entre 5.000 y 10.000 millones de dólares y otros de 500 millones de dólares para adaptación se quedaron sobre las mesas de trabajo, o en algún cajón cerrado con llave, porque cuando ya no se trata de buenas intenciones, sino de pasta gansa, la cosa cambia más que el clima.

Esta noticia concursa en el I Premio  Periodista Ciudadano en la categoría de: Medio Ambiente y Cambio Climático



Image


Image

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Participa con tu comentario