Domingo 25 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Me duele España

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

OPINIÓN / España duele cuando las necesidades básicas de los más desfavorecidos son desplazados por un gol o el rumor de turno

“Me duele España” – decía Unamuno – “soy español, español de nacimiento, de educación, de cuerpo, de espíritu, de lengua y hasta de profesión y oficio; español sobre todo y ante todo”.

España sigue doliendo, quizás más que nunca. Casi cinco millones de españoles sufren día a día las consecuencias de unos pocos sin vergüenzas que han hecho que este país se parezca más a la España que Unamuno recitaba que a esa “España va bien” de la que presumían esos políticos que comenzaron la burbuja en la que se encerró nuestro futuro.

España duele al ver que los que deben representarnos nos utilizan para su propio beneficio. España duele cuando personas de la Casa Real eligen el ‘talonmano’ como deporte olímpico

España duele al ver que los que deben representarnos nos utilizan para su propio beneficio. España duele cuando personas de la Casa Real eligen el ‘talonmano’ como deporte olímpico. España duele cuando los jornaleros andaluces son humillados al romper el ‘alba’ sobre sus cosechas. España duele cuando la mayoría no votante es gobernada por la minoría absoluta de un sistema donde uno más uno nunca hacen dos. España duele, España duele.

Me duele al ver que compañeros son ninguneados cuando se juegan la vida, me duele al leer que la información vale menos de un euro, me duele al escuchar las críticas a las imágenes de la realidad mientras nos rodeamos de gigantes posters de héroes en pantalones cortos que ganan el Mundial, me duele al ver que el ‘nuevo pelo’ de Hilario Pino hace furor en El Mundo y que lo que pasa en el ‘otro’ mundo es mejor no contarlo.

España me duele al ver que la educación se paga con violencia, que la sanidad depende de los años que vivas, me duele que se pida un esfuerzo a los que más necesitan nuestra ayuda, que un elefante tenga que morir para poner en entredicho a esos chupópteros bautizados como realeza.

Me duele escuchar a una víctima de la dictadura afirmar que entonces se vivía mejor que ahora, sí, como un gran compañero me afirmó en esa ‘Primavera’ de la que aquí deberíamos aprender: “España me duele”.

España me duele al ver que la educación se paga con violencia, que la sanidad depende de los años que vivas, me duele que se pida un esfuerzo a los que más necesitan nuestra ayuda

Pero sobre todo, me dolerá en unas pocas horas, entonces España gritará de alegría, no por haber conseguido la libertad que se nos está robando, no porque se haya reducido el número de parados, no porque los bancos hayan dejado de jugar con nuestras vidas, no porque el Gobierno haya por fin escuchado al pueblo al que debe representar. En unas pocas de horas España me dolerá en cada gol que esos millones sin libertad celebrarán como si su vida por fin se hubiera solucionado… Y es que señores y señoras, España tiene lo que se merece, un país donde hemos confundido el estado de bienestar con el diseño de una televisión de plasma, donde pensamos que luchar por la libertad es colgar una foto de Rajoy haciendo el idiota en un muro de Facebook, donde comparamos una primavera donde chavales de corta edad preferían morir antes de vivir sin libertad, con un invierno donde las manifestaciones eran utilizadas para el beneficio de sindicatos que rara vez defienden al ciudadano.

Pero mañana ese ¡goooollll! de un argentino bajito o de ese chulo portugués hará olvidar esos otros goles por la escuadra de un Gobierno empeñado en acabar con el futuro de un país del que un día me sentí orgulloso. Hoy somos el chiste de Europa, ese país donde no te puedes quejar, un país de princesas de pueblo en el que la mayoría solo grita: Sálvame.

Sí, señores, sí, España me duele… me duele España.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario