Miércoles 28 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Merkel y la Diada

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Merkel no encabezará la Diada y su pancarta ‘oficial’: ‘Catalunya, nou estat d´Europa’

Barcelona. Juraría que hoy, antes de la llegada de la Canciller a Madrid, es lo único seguro en Barcelona y capital. Las pensiones temblando ante la visita, que a mi entender abrirá una vez más el grifo a la caótica España, pero ¡exigiendo! Insisto con el que no tiene más remedio si pretende que el euro siga vivo, o no le reviente entre las manos la mayor deuda que imaginarse pudo.

Yo sustituiría la pancarta por ‘Las pensiones no se tocan o incluso el ‘Basta de recortes’ o ‘Queremos trabajo’

Pero como entre las exigencias ni por asomo contemplará la independencia de Cataluña, por más que pataleen uno o dos millones de catalanes, y demás indignados ¡que somos todos!, tomando el Paseo de Gracia, La Diagonal, Vía Layetana, el Pla de Palau, y acabando ante el Parlament, de lo que tampoco me cabe duda, que la anunciada y promocionadísima mayor manifestación de la historia, es del todo inútil.

Yo sustituiría la pancarta por ‘Las pensiones no se tocan’ (triste lema, porque habría que exigir su aumento), o incluso el ‘Basta de recortes’ o ‘Queremos trabajo’, pero pedir entelequias, o lo que es lo mismo que Europa se avenga a partir por dos o tres a su mayor acreedor, o sea, dinamitar España, lo intuyo una pérdida de tiempo… y del inmenso dinero volcado en la campaña.

Si los subvencionados genios del catalanismo creen que es el momento por aquello de ‘cuánto peor, mejor’, intuyo que se equivocan. Y no sería la primera vez en la Historia… ya en el pasado reciente se intentó, ahogada y ensangrentada la ‘crida’ [llama] entre sindicatos, anarquismo, socialismo, comunismo… y militares. Por suerte hay quien dice que la España de hoy no tiene nada que ver con la casposa del 36, pero la caspa y los piojos nunca desaparecen, son endémicos, y a poco que suba la miseria se reproducen en progresión geométrica. Hoy la prioridad absoluta debería centrarse en contener esa progresión. Los ‘miserables’ no pidieron la independencia, quemaron Cataluña.

Pero olvidando tragedias, insisto, en realidad quienes portarán la pancarta, o en la trastienda financian y ponen a sus muy importantes teles y medios a favor de la independencia y la Diada, únicamente pretenden perpetuarse en la política y aledaños, sueldos y subvenciones. Dinero, dinero y dinero. Y por supuesto tras la pancarta esconden y pretenden enterrar la gran corrupción.

Quizá hacen bien gritando a Madrid y a Merkel, ¡a Madrid o Rajoy ya es inútil gritarles!, carecen de la posibilidad de conceder la independencia ni dinero para operar y dirimir. Madrid se halla a las órdenes del acreedor, aunque he de convenir que Rajoy, al igual que Zapatero, demuestra la enorme capacidad española para el enredo y promesas, tensando la cuerda, que siempre se destensa abocando multimillones seguidos de los correspondiente impuestos y recortes, al tiempo que la casta política continúa en su riqueza.

Artículo de interés:
Cataluña, Sociedad Ilimitada


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario