Lunes 27 de marzo de 2017,
Bottup.com

Mohamed VI: “La educación pública es un elemento central y no puede estar sometida a los vaivenes políticos”

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Mohamed VI en una reunión con Mariano Rajoy en 2012

Mohamed VI en una reunión con Mariano Rajoy en 2012

Vibrante discurso de Mohamed VI con motivo del 60 aniversario de la Revolución del Rey y del Pueblo, en defensa de la educación pública como uno de los ejes centrales para el desarrollo del país, alejado de vaivenes políticos.

El Rey de Marruecos que, desde que asumiera el trono, ha mantenido una constante ocupación respecto a la modernización e implantación de una educación que alcanzara a todas las capas sociales y regiones del país, centró el núcleo de su discurso en este importante ámbito público, que parece haber sido abandonado en la acción del actual Gobierno, que preside el islamista Abdelillah Benkiran.

No es razonable que llegue un nuevo gobierno, con un nuevo plan cada cinco años, ignorando los programas precedentes, sabiendo que no va a poder llevar a la aplicación la totalidad a causa de la corta duración de su mandato

El discurso de Mohamed VI puso el énfasis en describir a los jóvenes marroquíes no sólo como quienes construirán el futuro del país, sino como verdaderos constructores del presente, y para ello reivindicó para la educación un espacio central en la acción pública “que debe estar alejada de los vaivenes políticos” –dijo- y añadió, en este sentido, que “el sector de la enseñanza se enfrenta a varias dificultades y problemas, sobre todo a causa de la adopción de determinados programas y métodos de enseñanza inadaptados a las exigencias del mercado de trabajo, amén de las disfunciones resultantes del cambio de la lengua de enseñanza en las disciplinas científicas – del árabe, en el nivel de la enseñanza primaria y secundaria, a determinas lenguas extranjeras- sobre todo en las especialidades técnicas y en la enseñanza superior. Ello requiere una preparación del alumno o del estudiante, en el nivel lingüístico, a fin de facilitar su seguimiento de la formación que recibe”.

El Rey de Marruecos ha venido tomando el pulso a la comunidad educativa del país, que ha denunciado reiteradamente el frenazo registrado en los programas educacionales que tan buen resultado estaban dando y que parecen haber sido detenidos por el actual gobierno, presidido por el islamista Abdelilah Benkiran. La situación generada llevó al Mohamed VI a decir que: “El gobierno actual tenía que haber capitalizado las experiencias acumuladas en el sector de la educación y formación, ya que constituye una obra decisiva que se extiende por varias décadas. Efectivamente –señaló- no es razonable que llegue un nuevo gobierno, con un nuevo plan cada cinco años, ignorando los programas precedentes, sabiendo que no va a poder llevar a la aplicación la totalidad de su programa, a causa de la corta duración de su mandato. Por tales motivos, no procede incluir al sector de la educación en el marco puramente político, ni someter su gestión a las pujas y luchas politiqueras. Todo lo contrario, ha de ser ubicado en su contexto social, económico y cultural, con el objetivo de disponer los recursos humanos a integrarse en la dinámica del desarrollo, a través de la adopción de un sistema educativo eficiente”.

Es necesario llevar a cabo un debate amplio y constructivo, acerca de todas las grandes cuestiones de la nación

Pero el Rey de Marruecos no circunscribió su discurso exclusivamente a la educación, también tuvo palabras directas para las familias y los jóvenes marroquíes en el marco de lo que en Marruecos se denomina la Revolución del Pueblo y de su Rey: “Efectivamente, es una revolución permanente, que necesita la movilización colectiva y la fuerte participación en sus obras de desarrollo, a fin de hacer frente a los retos actuales y futuros, para realizar las legítimas ambiciones de nuestros ciudadanos, encabezada por nuestros ambiciosos jóvenes, animados por el amor a su patria, orgullosos de sus ancestrales tradiciones y engalanados con la sana educación”.

“Todo ello -añadió- procede del empeño de los marroquíes en otorgar una buena enseñanza a sus hijos, educándolos en el seno de la buena moral y del apego a los elevados valores constantes, dentro de una complementariedad entre hogar y escuela y con apertura sobre las novedades de la época. Consideramos que el amor con que los padres rodean a sus hijos, el desempeño de sus responsabilidades de seguirles de cerca y transmitirles elevados valores y principios, representa uno de los factores más importantes del progreso social, y la base sólida para impulsar el desarrollo global”.

Mohamed VI, al finalizar su intervención convocó a abordar el futuro mediante el debate público participativo y en este sentido señaló que “Es necesario llevar a cabo un debate amplio y constructivo, acerca de todas las grandes cuestiones de la nación, con el fin de realizar los resultados palpables que los marroquíes piden, en lugar de proceder a despreciables discusiones estériles e improductivas, salvo para el estrecho arreglo de cuentas, el insulto, la descalificación y atentar contra las personas, lo que no contribuyen a resolver los problemas, sino a complicarlos más todavía”.

Imagen: La Moncloa

Editado por la Redacción: subtítulo, destacados e imagen

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Participa con tu comentario