Domingo 30 de marzo de 2014,
Bottup.com

Morella y su ‘Anuncio del Sexenio’

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (1 votos, media: 10,00 de 10)

 

Las calles de Morella poseen un encanto inimitable

Las calles de Morella poseen un encanto inimitable

FOTORREPORTAJE / Además de su historia, monumentos y rincones, la localidad castellonense celebra este mes el anuncio de las próximas fiestas sexenales

Para todos aquellos que todavía no hayan podido visitar esta encantadora localidad y por cuestiones geográficas no les resulte imposible realizarlo, les aconsejo que ahora es una excelente ocasión para hacerlo.

Durante este mes de agosto tendrá lugar ‘L’Anunci’ de las próximas fiestas sexenales que se celebrarán el próximo año en la localidad castellonense de Morella. Será el domingo 28 de este mes cuando algo más de 50.000 kilos de confeti invadirán las calles de este pequeño e histórico municipio para de esa forma inundar con una inmensa nube multicolor las sucesivas carrozas adornadas con papel rizado que sus habitantes han elaborado artesanalmente a lo largo de todo el año.

Pero si este hecho, por sí sólo, ya constituye una excusa perfecta para visitar esta bellísima población, a continuación les daré otros motivos para que así se sientan mucho más atraídos ante tal perspectiva que, sin duda, no les defraudará lo más mínimo si es que finalmente se deciden por valorar tal consejo.

Será el domingo 28 de este mes cuando algo más de 50.000 kilos de confeti invadirán las calles de este pequeño e histórico municipio

Si se dirigen a Morella atravesando el puerto de Querol, a escasos kilómetros de éste se encontrarán con un singular paso denominado el ‘Coll d’Embelleta’, desde donde sus ojos podrán observar la esbelta e impresionante silueta de la ciudad que, desde lo alto de una montaña, se eleva orgullosa con su viejo Castillo al frente, mientras éste, atento como si de un gran general se tratara, vigila que sus murallas resistan el paso del tiempo imitando así a fieles soldados que nunca abandonan su puesto.

Y una vez recreada la vista con esta espectacular visión, podrán observar que, justo detrás, la silueta mimética de una montaña que lleva por nombre ‘Morella la vella’ se prolonga haciéndonos creer que es su perpetua sombra. En ella, en ‘Morella la vella’, las pinturas rupestres demuestran al visitante que desde tiempos ancestrales el ser humano buscó cobijo por esas tierras.

Y ya en épocas posteriores, hay que decir que Morella estuvo ocupada por los musulmanes y fue reconquistada por los cristianos que, al mando del Cid Campeador, y según nos indica la leyenda, la tomaron introduciéndose en el castillo por la ‘Puerta Ferrisa’; mientras que hace tan sólo un par de siglos, campó a sus anchas por la ciudad el general carlista Cabrera, más conocido como el ‘Tigre del Maestrazgo’.

Pero no sólo es su historia lo que da fama a esta población, pues sus viejas y remozadas casas, escalonadas en la ladera de una vieja montaña, confieren a la ciudad un encanto difícilmente imitable. Si se empieza a caminar desde su parte baja, sus intrincadas calles y callejuelas repletas de innumerables escalones de piedra hacen que el viajero agote sus fuerzas en pos de una recompensa que, sin duda, recibe al llegar al ‘Placet de L’Església’, en donde la bellísima ‘Basílica de Santa María la Mayor’ demuestra que el arte no pasó de largo al pasar por esta ciudad. La magnificencia de la ‘Puerta de los Apóstoles’ te embelesa, mientras que en su interior el ‘Altar Mayor’ y la ‘Escalinata del coro’ hacen que su esplendor rivalice con cualquier catedral gótica del mundo.

No sólo es su historia lo que da fama a esta población, pues sus viejas y remozadas casas, escalonadas en la ladera de una vieja montaña, confieren a la ciudad un encanto difícilmente imitable

Pero si lo que realmente se busca es el entretenimiento y el bullicio, entonces hay que dirigirse a la calle Blasco de Alagón, la de ‘los porches’, en donde tiendas y bares te ofrecen lo mejor de sus productos. Si en un momento determinado te agobias por el ajetreo, no tienes más que dirigirte a la plaza de Colón o subirte un poco más arriba, en donde ‘El Pla dels Estudis’ te dará la bienvenida exhibiendo un gigantesco reloj solar. Desde allí las vistas son magníficas, pero si lo que realmente buscas es relajar tu mente y oxigenar tu cuerpo, no tienes más que acercarte hasta la Alameda, en donde un inmenso ejército de pinos te recibirá en medio de una reconfortante brisa.

De todas formas, y a pesar de que Morella está plagada de espectaculares monumentos y que la singularidad de sus calles y callejuelas hacen que retrocedas en el tiempo, lo mejor de todo es lo que el viajero muchas veces no puede apreciar, dado que su corta estancia lo imposibilita para conocer la forma de vida de sus habitantes, pues la vida en este pueblo, como supongo que la de tantos otros, hace que nunca te sientas solo, puesto que en cierto modo es como una gran familia en la que sólo salir de tu morada encuentras a alguien conocido, brindándote así la oportunidad de no sentirte nunca aislado.

Los niños tienen la libertad de deambular por sus calles sin peligro, ya que sus pequeñas dimensiones hacen que la mayoría de sus vecinos se conozcan. Además, al tratarse de una población reducida, los rapaces juegan entre sí sin tener en cuenta la clase social a la que pertenecen sus padres, pues el hecho de que exista un solo colegio hace que tanto ricos, como más humildes, convivan diariamente sin ningún estúpido prejuicio clasista. Quizá sea esa la magia de las localidades pequeñas, pues el contacto con todos te demuestra que el valor de la amistad está por encima de cualquier otra consideración.

Así pues, y tras lo dicho, si deciden visitar esta localidad creo sinceramente que no les defraudará, pues tanto en invierno como en verano sus encantos están a simple vista. Eso sí, si la visitan en invierno procuren abrigarse bien, puesto que sus mil metros de altura sobre el nivel del mar hacen que su temperatura invernal se sitúe, en muchas ocasiones, por debajo del cero.

Víctor J. Maicas es escritor

Pincha para aumentar cada una de las imágenes:

Editado por la Redacción: subtítulo

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Viajero incansable y escritor, mis novelas publicadas son “La playa de Rebeca”, “La República dependiente de Mavisaj”,“Año 2112. El mundo de Godal” y "Mario y el reflejo de la luz sobre la oscuridad". Son, principalmente, novelas comprometidas y de crítica social. Además, he escrito artículos para la prensa escrita así como también para diferentes publicaciones digitales. En la actualidad soy miembro del Consell de Cultura de la ugt-pv y socio o colaborador de diferentes ONG’s

Participa con tu comentario