Viernes 09 de diciembre de 2016,
Bottup.com

“Moriremos si es necesario”

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Hace tan solo una semana comentaba la amabilidad de estas personas que componen la masa social de los camisas rojas, aunque la tensión de sus rostros reflejaban un futuro incierto. Hoy Bangkok es una ciudad en guerra

Omar Havana (Camboya) // Hoy, 14 de mayo de 2010, la crisis en Tailandia ha alcanzado su punto más álgido, los enfrentamientos no cesan entre los grupos radicales de los seguidores del depuesto Primer Ministro, Thaksin Shinawatra, y las fuerzas de seguridad del Estado. El conflicto ya no se centra solamente en las proximidades de la ciudad roja, sino en áreas relativamente cercanas como la Avenida Asoke, donde se ha pedido a todos los residentes evacuar la zona lo antes posible.

El Ejército ha comunicado a los miembros de la prensa que no pueden garantizar su seguridad por más tiempo, y que lleven los brazaletes verdes identificativos, todo el tiempo, aconsejando

El ejército avisa de que no puede garantizar la seguridad de la prensa, los camisas rojas responsabilizan al Gobierno del atentado al General Seh Daeng y el Gobierno lo niega

vestir chaleco antibalas y llevar casco protector. Dos de los heridos, al menos, son, el cámara canadiense, de France 24, Nelson Rand, y Jo Subin, fotógrafo para Matichon.

Los líderes de los camisas rojas han declarado que el Primer Ministro debe dar la cara por los enfrentamientos y aceptar la responsabilidad del disparo que ayer hirió gravemente al General Seh Daeng (apodo que significa, ‘Comandante Rojo’). A su misma vez, el Gobierno ha denegado cualquier responsabilidad por este suceso.

Es difícil ver una solución pacífica llegados a este punto, al parecer de no retorno. Los últimos recuerdos de la ciudad roja eran las palabras “moriremos si es necesario”, acompañando siempre a esa sonrisa tan identificativa de este país.

Bangkok ahora mismo es una ciudad en guerra, y no es aconsejable viajar a la capital tailandesa. La situación ha tomado el peor de los giros, y las próximas horas pueden ser claves, sobre todo, si como es una noticia ya casi confirmada, el General Mayor Seh Daeng muere. Se dice que solo la voluntad de su hija, y seguramente movimientos políticos mantienen al líder militar de los rojos con vida.

La figura de este desertor era clave para los grupos más radicales del UDD, cada vez que él paseaba por el campamento, las más jóvenes facciones de los camisas negras se inclinaban a su paso.

Hoy los cachorros de panteras están más hambrientos que nunca, pero poco pueden hacer sus tirachinas, fuegos artificiales, o armas prefabricadas, contra los M-16 del ejército o las granadas M-60 o M-79, así como los francotiradores que el Gobierno ha confirmado haber colocado en las proximidades del campamento.

En este momento solo el final de la avaricia de poder de ambos brazos políticos es la única solución a un conflicto que puede convertirse en una masacre en tan solo unas horas. Esperemos que de una vez la política se ponga al servicio del ciudadano, y no que, como la mayoría de las veces, el ciudadano ceda su vida por los intereses de algunos llamados políticos.

Fotografías: Omar Havana


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario