Martes 23 de mayo de 2017,
Bottup.com

Muchachito enciende el Paraninfo

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Crónica: Universimad 2008

Image
Un momento del concierto

Cualquiera que se acercara este jueves a los aledaños del Paraninfo de la Universidad Complutense corría el riego de verse arrastrado por la masa humana que se congregaba frente al escenario principal instalado en los campos de deportes. 

Image
El metro, a la salida del concierto

Allí, al aire libre, se iban congregando miles de personas de todas las
edades, la mayoría jóvenes con ganas de bailar hasta la extenuación al
ritmo de los chicos de Muchachito Bombo Infierno.

El campus entero aparecía minado de grupillos haciendo botellón. La policía deambulaba por las inmediaciones del recinto de conciertos pero si se hubiera dedicado a detener a todo el que llevaba una litrona o un porro en la mano se habría visto desbordada en cuestión de minutos. Tampoco se esforzaron especialmente en blindar el perímetro y como la cola para entrar era abrumadora, muchos aprovecharon para derribar un tramo de valla y acceder al recinto de forma ilegal.

Muchachito se hizo de rogar casi una hora, pero el ánimo no decaía y el público bailaba alegre al ritmo de los teloneros, Los Coronas, que demostraron un amplio registro marcándose desde una versión de Chavela Vargas hasta un homenaje a los Amparanoia.

Por fin, cuando ya amenazaba con ponerse a llover, el presentador del espectáculo dio paso al grupo catalán liderado por Jairo Perera. A partir de este momento se sucedieron temas y temas que llenaron hora y media de música en directo. Los más coreados fueron “Azul”, “Paquito Tarantino” y sobre todo su famosa “Siempre que quiera”, cuyo estribillo tarareo el público como si de una sola voz se tratara, al tiempo que bailaba y botaba sin descanso.

A mitad de concierto hizo acto de presencia la lluvia, en forma de
chirimiri, que no sirvió para aguar la fiesta sino para refrescar la
maraña de cuerpos

A mitad de concierto hizo acto de presencia la lluvia, en forma de chirimiri, que no sirvió para aguar la fiesta sino para refrescar la maraña de cuerpos que se movían en medio de una auténtica catarsis de polvo y humo. Amagaron con marcharse, volvieron a subir: cuatro temas y despedida cariñosa con el público rendido en todos los sentidos posibles. Después riada de gente que se busca entre sí y que atesta los medios de transporte público. Un grupo de chavales corea eslóganes anti-Bolonia. En el metro los andenes están atestados pero impera el civismo, como durante el concierto. Ni una agresión, ni una pelea. Así da gusto, ¿repetimos Universimad?

Image
Esta noticia concursa en el I Premio  Periodista Ciudadano en la categoría de: Sociedad y Ciudadanía


Image

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. Anónimo 18/05/2008 en 3:55

    Interesante crónica, la he enlazado en un hipervínculo en el blog que llevo sobre muchachito bombo infierno, en una entrada dedicada a dicho evento.

    Saludos desde singuerlin city!

Participa con tu comentario