Domingo 04 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Muere el ‘Comandante Rojo’, herido por un francotirador en Bangkok

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

“No temo a la muerte”, me confesó general Daeng hace sólo dos semanas

El líder del sector más violento de los Camisas Rojas fallece al no haber podido superar la herida que le supuso un tiro en la cabeza de un francotirador

Omar Havana (Camboya) -. En un día de rumores, pocos titulares y alguna noticia de profundidad, la calma y la incertidumbre se han apoderado de las calles de Bangkok.

El número oficial de víctimas asciende por ahora a 36 muertos con 271 heridos, como informa el Hospital Erawan en su último comunicado.

Desde que a las 15 horas se cumpliera el plazo que ayer se anunciaba para que los Camisas Rojas abandonaran el área de Rajprasong, una relativa tranquilidad se ha respirado en la ciudad. Desde entonces se ha dicho que unos 5.000 seguidores de Thaksin continuaban dentro de la fortaleza, la cual estaba completamente rodeada por 32.000 soldados, con un gran número de mujeres y niños que no tiemblan al afirmar que morirán si es necesario.

Numerosos rumores de negociaciones entre líderes rojos y partes del Gobierno han inundado a la prensa que cubre el conflicto, incluso de llamadas directas al Primer Ministro. Rumores y más rumores que aparecen cuando el miedo que esta calma trae se apodera de todos los habitantes de Bangkok.

También se han empezado a reportar incidentes leves en otras provincias como Chiang Rai, al Norte de Tailandia. Ha dado la vuelta un vídeo que se ha enseñado esta tarde por miembros del CRES, donde se dice que los camisas rojas utilizan a los niños como escudos humanos-

La muerte le ha llegado en menos de dos semanas y quizás sea como él quería: el punto que lleve a un enfrentamiento aún mayor

Pero quizás la noticia que más puede cambiar el transcurso de esta crisis sea la confirmación de la muerte del ‘Comandante Rojo’. El General-Mayor Khattiya Sawasdipol, Alias Seh Daeng, fallecía en las primeras horas de esta pasada mañana, como resultado de la herida de bala en su cabeza que sufrió el pasado jueves. Su cuerpo era trasladado a uno de los templos de la capital tailandesa, donde tendrá 3 días de funeral.

En las afueras del templo Wat Sommanasvora Viharn, algunos camisas rojas gritaban “Seh Daeng, nuestro héroe”. Hay un gran número de camisas rojas que lamentan la muerte del comandante rojo, aunque no estaban de acuerdo con su postura violenta ante estos acontecimientos. Aunque los más radicales afirman que no hubieran tenido tantas muertes si el General estuviera vivo.

Hace 10 días, cuando lo entrevisté, me transmitió seguridad en sus palabras, él afirmaba que sólo había un final y que estarían allí hasta llegar a ese final: “No temo a la muerte” afirmaba mientras medio sonreía. Esa muerte le ha llegado en menos de dos semanas y quizás sea como él quería: el punto que lleve a un enfrentamiento aún mayor del que han sufrido.

Unos 5.000 seguidores de Thaksin continuaban dentro de la fortaleza cumplido el plazo para desalojarla y completamente rodeados por 32.000 soldados

Quizás la mayor diferencia entre ambos bandos no sea en estos momentos el numero de seguidores, seguramente en Tailandia haya mas fieles rojos que amarillos. Pero sí el número de armas de un bando y del otro. Es verdad que se ha probado que algunos grupos de los camisas rojas portan armas de fuego, estos son una minoría en comparación con las tropas del ejército. Quizás esta razón unida a la falta de un líder claro por parte de los rojos, estén evitando una posible Guerra Civil, que es muy difícil que se produzca.

En mis días en la ciudad roja la presencia policial era mayor que la del ejército, siempre me pregunté por qué las fuerzas armadas sólo se preocupaban de proteger negocios. Hoy la policía ha desaparecido, quizás porque como se rumoreaba está de parte de Thaksin, y es el ejército quien se encarga de cumplir el objetivo. Recuerdo que la doctora Jenny me comentaba en ese hospital improvisado del campamento rojo que esos soldados tienen a sus padres en la fortaleza, y no creen que disparen contra ellos. Ayer se empezó a rumorear de cierta división en las fuerzas armadas. Más fuego si aún se puede para esta gran hoguera que es Bangkok.

No hay otro camino que el diálogo, espero que esos rumores que han circulado durante todo el día sean ciertos y que al menos la tranquilidad llegue a la capital del que era el país de la sonrisa.

Para rematar, ayer la selección de fútbol de Tailandia perdía 4-0 con la de Sudáfrica. A este paso Tailandia se clasificará para una final de copa del mundo antes que la democracia llegue de una vez a este país que tanto la necesita.

Fotografías: Omar Havana


Subtítulo, titular y destacado. Fotografía: Omar Havana.

 

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario