Domingo 26 de marzo de 2017,
Bottup.com

Nace en Zaragoza el primer superordenador ciudadano de España

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

La ciencia cada vez necesita computadoras más potentes para sus investigaciones, mientras la mayoría de los ordenadores personales están ociosos buena parte del día. Un programa pone sencillas tareas a estos ordenadores, recoge los resultados y los lleva a un ordenador central.

Image
Logo de ‘Zivis’

Así funciona desde hace unos días Zivis, un proyecto del Ayuntamiento
de Zaragoza con la colaboración de la Universidad: el primer ordenador
ciudadano de España.

Su nombre es Zivis y no se trata de un ordenador, sino de una red que agrupa a los ordenadores domésticos cuyos propietarios quieran apuntarse al proyecto, promovido por el  Ayuntamiento de Zaragoza, el Instituto de Biocomputación y Física de Sistemas Complejos (BIFI) de la Universidad de Zaragoza y el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT).

El proceso es muy simple. Uno puede prestar su ordenador al proyecto para, sin que su equipo se resienta y pierda recursos, colaborar en los trabajos de investigación que Zivis realiza. De esta forma, la enorme potencia de cálculo que requieren muchos proyectos de investigación se “trocea” en tareas pequeñas que se llevan a cabo en las distintas computadoras que integran la red ciudadana.
 

Alfonso Tarancón: “las molestias para el usuario son inexistentes y garantizamos que no hay agujeros de seguridad ni entrada de virus. Sólo requerimos 80 megas de espacio en el disco duro”

El ordenador central de Zivis se encarga de distribuir estas tareas y la consiguiente recogida de datos, sin que los colaboradores noten nada en el rendimiento de su ordenador, ya que Zivis sólo hace trabajar a los ordenadores de la red cuando éstos están inactivos. En el momento que un usuario toca una tecla para trabajar en su computadora, Zivis deja de utilizarlo.

Alfonso Tarancón, del Instituto de Biocomputación y director del proyecto, asegura que “las molestias para el usuario son inexistentes y garantizamos que no hay agujeros de seguridad ni entrada de virus. Sólo requerimos 80 megas de espacio en el disco duro”.

En poco más de una semana de funcionamiento ya se han apuntado más de 3.000 ordenadores, la mayoría de ellos de Zaragoza, pero también del resto de España, de EE.UU., Francia o Austria, unas cifras que no esperaban los impulsores del proyecto.

Recursos:
Blog del proyecto

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario