Miércoles 07 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Narcís Serra i Serra, el declive

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

¿Por fin el declive de uno de los hombres más poderosos en la Barcelona de los últimos 30 años? Recordando, se inició de la mano de Juan Antonio Samaranch Torelló

A la suerte de que le catapultaran a la Alcaldía, añadió de inmediato el Caso Consorcio de la Zona Franca de Barcelona, desfalco de 10.000 millones de pesetas, ¡dinero en abundancia para todos, menos los encarcelados! En mi caso, tres años preventivo. Condena cumplida antes de la sentencia.

Metido en la burbuja o fraude inmobiliario que él y Jordi Pujol crearían a partir de su Plan de la Rivera, Ciudad Olímpica y Diagonal Mar, aún brillaría

Han pasado 30 años y ante mi puerta los cadáveres (sentido figurado, condenados, pero todos ricos en negro) de Javier de la Rosa, el gran pagano ¿extorsionado?, los abogados Juan Piqué Vidal, Luis Pascual Estevill, Rafael Jiménez de Parga, y otros tan sinvergüenzas y ricos pero sin condenas, aunque a alguno de los jueces y hasta policías se les expedientara por otras causas. Y en el equipo, principal inspirador por acusador, Narcís Serra. Sabían bien que la mayor parte o todo el desfalco atribuido al falso huido padre Antonio de la Rosa fue obra del hijo Javier, pero le salvarían quebrando el Banco Garriga Nogués bajo el poder de De la Rosa, 100.000 millones de pesetas de los 80.

La historia es compleja, al igual que todas en las que participaron tan brillantes letrados y políticos, por ejemplo KIO, donde desaparecieron unos 500.000 millones de pesetas, o Gran Tibidabo, 30.000 millones, y más de menores cuantías, siempre de miles de millones.

Hasta sus íntimos, Pascual Maragall, nombrado Delegado del Ayuntamiento en el Consorcio (la mayor inmobiliaria de Barcelona donde, con el tiempo, colocaría a otros amigos socialistas), o Miquel Roca Junyent, con quien compartió consulting inmobiliario, aprovechando su posición en la Diputación de Samaranch, conocerían el triunfo. Grupito de jóvenes al hilo de las cambiantes circunstancias políticas. Algunos amorales más allá de toda consideración, otros oportunistas sin escrúpulos. Cuervos y buitres, la filosofía de vida o profesional que ha llevado a España al borde del precipicio donde se halla en la actualidad. Cual caballo de Atila, bajo sus cascos no crecerá la hierba.

Parecía que la buena estrella de este Rasputín de la Política volvía a brillar después de que por espiar hasta al Rey le dimitieran de Vicepresidente del Gobierno de Felipe González. Pretendía la presidencia de La Caixa cuando jubilaron a Vilarrasau, franquista e indiscutido heredero de Samaranch, pero hubo de contentarse con la Caixa de Cataluña.

Metido en la burbuja o fraude inmobiliario que él y Jordi Pujol crearían a partir de su Plan de la Rivera, Ciudad Olímpica y Diagonal Mar, aún brillaría. Zapatero le hace presidente de un comité para la reorganización de las cajas de ahorros dominadas por los socialistas.

Ignoro si lo dimiten, o viéndose la tostada se baja del tranvía en marcha

Ignoro si lo dimiten, o viéndose la tostada se baja del tranvía en marcha sin esperar ese plazo de dos años que impuso en los pactos de fusión, pero todo indica que han forzado su dimisión. No es tan fácil doblarle al brazo, sus enemigos deberán esperar hasta noviembre. Cuentan que el Gobernador del Banco de España se excusaba para no recibirle. Pero aún despojándole de la caixa tendrá problemas de inversión cada mes, aunque la pérdida de Poder le podría deprimir. El piano y sus amiguetes sublimarán su tercera edad.

Yo no le quisiera dimitido, me ilusionaría verle procesado… por ejemplo, por el Caso Pretoria. ¿Por qué Baltasar Garzón encarcela al socialista ‘El Bigotis’, entre otros cargos, por cobrar 1.500.000 de euros de PROCAM, la Inmobiliaria de la Caixa de Cataluña, y al mandamás socialista, no? ¿Podría tratarse de otra presunta prevaricación de Garzón, o simplemente del modo de entender la Justicia en España, culpando siempre a gentes de tercer o cuarto lugar?


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario