Miércoles 02 de abril de 2014,
Bottup.com

Necesitamos rescatar la apicultura

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

CRÓNICA / En Panamá se intenta recuperar una práctica que puede ser muy beneficiosa para las regiones más pobres

Me pareció la miel más rica que jamás haya probado, pero el secreto de este sabor diferente se debió a que pude participar en la cosecha realizada en los apiarios del Instituto Jesús Nazareno, del distrito de Atalaya, provincia de Veraguas, Panamá, gracias a la gentil cortesía del profesor Nataniel Medina, director de proyectos de este colegio, quien nos permitió ver de cerca este proceso, que forma parte de las enseñanzas que reciben los estudiantes de este centro educativo, bajo la guía de los especialistas Armando Castillo y Andrés Pinzón Abrego.

Lo primero que hicieron los estudiantes fue preparar los ahumadores. El ahumador de hoy no difiere mucho del inventado en 1875 por Moses Quinby, y que se utiliza para controlar a las abejas, que con el humo se mantienen alejadas. Luego nos dirigimos hacia las colmenas que están ubicadas en un potrero, distante del colegio, en un sitio estratégico con árboles y cerca de una quebrada, según los expertos es el ambiente indicado para las abejas.

Al llegar, los profesores, sus estudiantes y yo nos colocamos el traje de apicultura y manos a la obra; ellos al cultivo y yo a tomar las fotografías para documentar la experiencia. Con la pinza o palanca para manejo de cuadros, se fueron sacando los que contenían miel. Los cuadros eran limpiados con el cepillo para desabejar, toda vez que estaban cubiertos de abejas que protegían su tesoro.

Las abejas producen miel, polen y propóleo, además de realizar el 80% de la polinización

Durante la faena el profesor Armando Castillo comentaba que antes los apicultores panameños cultivaban la miel de la abeja italiana que era una abeja bastante dócil y tenían las colmenas en sus patios, cerca de la casa, a la orilla del camino o la carretera, pero a principios de los 80 apareció la abeja africanizada, provocando los consabidos ataques y esto llevó a que prácticamente desapareciera la apicultura.

No por eso había que dejar de producir algo tan saludable. Era necesario aprender a trabajar con la abeja africanizada. Con la práctica se ha podido saber que esta abeja se acostumbra al hombre si éste sigue algunos patrones de conducta y así ellas disminuyen su agresividad. Señalan los expertos que entre más a menudo se visiten las colmenas, las abejas se acostumbran a su presencia. Se debe evitar el ruido, pues eso las enfurece, al igual que los colores fuertes, como el negro.

En el colegio fuimos a una sala donde hay una tina especial para desopercular, que es el proceso mediante el cual se quita la capita de cera que cubre las celdas donde está la miel. Para ello se utiliza un cuchillo que se calienta por medio de electricidad. Luego se colocan los cuadros en el extractor, que realiza la tarea mediante la fuerza centrífuga.

Esperé a que el estudiante Pedro Santana terminara de colocar los cuadros en el extractor para saber su opinión del curso y me dijo que sobre la base de las clases impartidas por sus profesores, la producción de miel es un rubro que se puede explotar con facilidad y que él se siente capaz de instalar su propio apiario y que algún día lo hará.

Mientras el extractor realizaba su trabajo, el profesor Andrés Pinzón Abrego, nos decía que se debe rescatar la apicultura como una alternativa para las áreas pobres del país por la sencilla razón de que son las abejas las que trabajan para nosotros, y nosotros sólo debemos garantizarles conservar el medio ambiente para que ellas puedan recoger el néctar de las flores. Además de la miel, las abejas nos ofrecen el polen y propóleo. Este último es más conocido por nuestros abuelos, quienes lo utilizan en la medicina casera. La miel es un alimento completo que nos da energías por ser rica en vitaminas y minerales. Además las abejas son aliadas de los agricultores, porque el ochenta por ciento de la polinización lo realizan ellas.

En Veraguas, estos profesores comparten sus conocimientos en tres colegios, el Jesús Nazareno, el Margarito Mojica, y el en el Agro-forestal de Calobre. Por su parte, Andrés Castillo, a través del centro de estudios, promoción y asistencia social (CEPAS), atiende veinte proyectos en igual cantidad de comunidades en los Distritos de San Francisco, Cañazas y La Mesa. Ellos esperan que en el país esta actividad vuelva a renacer y se extienda por todas partes como en el pasado.

[blockquote]Pincha para ver cada una de las imágenes:{webgallery} {/webgallery}[/blockquote]

Fotografías: Rafael Alexis Álvarez


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

4 Comentarios

  1. doralis 27/01/2014 en 22:34

    Hola me gustaria donde me pueden orientar ´para abrir mi propio apiario , si el MIDA ofrece esta preparacion o si es otra institucion.
    saludos

  2. German González 05/12/2011 en 1:17

    Buenas tardes, me interesa saber donde se encuentran ubicados los centros apicolas para visitarlos.
    Saludos cordiales

  3. Anónimo 18/07/2011 en 0:54

    me interesa saber si tienen nucleos para la venta favor contactarme

  4. Anónimo 26/03/2011 en 16:24

    estamos interesados en la reproduccion de avejas estoy hubicado en arraijan me podrian orientar,por favor
    tel 224 5999.

Participa con tu comentario