Lunes 23 de enero de 2017,
Bottup.com

No nos lo merecemos

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
El pueblo sólo sirve para votar y renovar el contrato
laboral a unos señoritos que tendrán asegurados cuatro años para decidir a su antojo
el futuro de todos nosotros

Opinión

 

Image Alt
Image

No nos merecemos la clase política que nos ha tocado vivir,
su descrédito está llegando a situaciones insospechadas e inverosímiles para
cualquier persona con dos dedos de frente.

Es manifiesta su incapacidad para solventar una situación que nos esta
llevando a la quiebra nacional y repercutiendo directamente en la clase
trabajadora, y el peso de la crisis en su economía domestica del día a día, sin
salida a corto plazo ni con vistas de salida de dicha situación en breve.

Nuestros representantes políticos están más preocupados e
inmersos en una situación anómala de corruptela, nepotismo, enriquecimiento irregular y malversación de dinero público, indistintamente del color político
que sea, actualmente por parte del PP, que está pagando los desmanes de su tiempo
en el poder, burbuja inmobiliaria y bonanza económica, pero también se debe recordar
los desmanes de antaño del partido ahora en el Gobierno.

Dejando aparte dicho apunte recordatorio, cabe pensar y
meditar si el pueblo sólo sirve para votar y renovar el contrato laboral a unos
señoritos que tendrán asegurados cuatro años para decidir a su antojo el futuro de
todos nosotros.

Las actuaciones anticrisis de poco han repercutido en la recuperación
del bienestar de las personas de a pie,
más bien todo lo contrario, ha logrado reflotar a una parte de los culpables de llegar
hasta esta situación, y que siguen amasando fortunas sin ningún pudor ni vergüenza.

Una dictadura política o militar se puede derrocar mediante
la fuerza popular, pero ahora, en una dictadura económica y capitalista, donde
gran parte de la población tiene la vida hipotecada por la mala práctica del
poder económico con la connivencia del poder político, no se puede.

No nos lo merecemos.

 

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario