Miércoles 18 de enero de 2017,
Bottup.com

Noam Chomsky, un gran pensador de su tiempo

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)


Image
El lingüista e intelectual norteamericano Noam Chomsky, pensativo


Noam Chomsky, profesor desde el año 1955 del Massachussets Institute of Tecnology (MIT) de Boston es, según el New York Times, el más importante de los pensadores contemporáneos




Image
Obama, el marketing del cambio

Chomsky es uno de los intelectuales más críticos con el establishment de los EE UU y un gran referente para todos los progresistas del mundo. Sus opiniones sobre la actual situación económica que atraviesa su país y, por extensión, el mundo, o la promesa de cambio que representa ahora Barack Obama -sea éste una invención mediática o no- son muy respetadas en muchos círculos políticos como es el Foro Social Mundial y otros sectores de la sociedad y la prensa internacional. Ha estado muy involucrado en el movimiento antiglobalización y le preocupa enormemente la situación en la que se encuentra la sanidad en EEUU, pues no hay un sistema que garantice los servicios médicos a los ciudadanos americanos.

No hace mucho, Chomsky aparecía en la portada de ‘The American Prospect‘, una publicación dirigida a los intelectuales liberales de izquierdas, enfrentado a un también airado vicepresidente Dick Cheney. Con esa portada se quería representar de una forma muy gráfica la amenaza de una quiebra en la ortodoxia liberal, pues los intelectuales de izquierdas son los garantes y custodios de los límites del sistema. Eso incluye a los medios de comunicación, sobre los cuales hay un gran control ideológico, dándose una situación paradójica en la que, por un lado, hay mucha libertad de expresión y, por otro, al mismo tiempo, las ideas están muy controladas.

La sociedad está dirigida por estrictos principios doctrinales que no permiten ninguna desviación que suponga una amenaza para el establishment que, en temas importantes, está posicionado, a través de la clase política, más a la derecha que el resto de la población, la cual, por ejemplo, en materia de sanidad, está a la izquierda del establishment. Y así, por lo general, es lo que ha ocurrido siempre en un país muy libre, pero al mismo tiempo, de controlada ideología.

A pesar de la impresión que se tiene fuera de los EE UU de que éstos poseen un sistema político muy estable, la verdad es que los medios de comunicación no se permiten oposiciones críticas. De hecho, dicha estabilidad requiere mucha ocultación.

Un ejemplo de ello son los papeles del Pentágono durante la guerra de Vietnam. Documentos que no eran de dominio público y que, sin embargo, revelaban unos interesantes datos comprendidos en el periodo que finalizaba a mediados de 1968, y que convencieron a la clase política de que la guerra estaba resultando demasiado costosa. Cuando la gran mayoría de la población ya estaba absolutamente en contra del conflicto bélico -algo muy similar a lo que ha ocurrido en la actualidad con el pueblo americano y la guerra de Irak- y, por tanto, que se produjera una sublevación de peligrosas consecuencias para el establishment.

Para Chomsky, McCain podía haber resultado peor aún que Bush

En EE UU se da una situación paradójica en la que, por un lado, hay mucha libertad de expresión y, por otro, al mismo tiempo, las ideas están muy controladas

El panorama, al que esta vez se la ha añadido la crisis económica, es muy parecido al de entonces, y es el adecuado para la elección de Obama. Aunque, según Noam Chomsky, “las elecciones se rigen por un sistema de marketing”. En 2004, la mayoría de los votantes de Bush tenían una idea equivocada de lo que, se suponía, eran sus ideales. De igual manera que se venden bienes de consumo se venden candidatos a la Casa Blanca. Y cuando el marketing no es suficiente, se recurre al voto electrónico, como ocurrió en las elecciones del año 2000.

En el conjunto de técnicas que se emplean para conocer y satisfacer las necesidades del cliente -en este caso, el votante-, es decir, lo comprendido en el programa y campaña electoral para vender al ya electo presidente Obama, se han desplegado eslóganes como ‘Cambio’, ‘Esperanza’, ‘Unidad’, y el ya célebre y optimista ‘Yes, we can’. Son palabras que han devuelto la ilusión a los más desfavorecidos, movilizando a un gran número de votantes acuciados por la desesperanza.

A Obama se le compara con Kennedy y Reagan; sobre todo este último fue una creación de los medios de comunicación. El actor de Hollywood iba a representar su papel estelar aun a riesgo de sufrir un atentado al igual que el cometido contra Kennedy, y del que Reagan sí salió con vida.

En las pasadas elecciones el otro favorito era el republicano McCain, un héroe de Vietnam. Al otro lado de la balanza estaba, para sondear las necesidades políticas de la población, un hombre cuyo heroísmo, experiencia y capacidad como estratega se sostienen en bombardear con su avión poblaciones vietnamitas, que lo abatieran, lo capturaran y torturaran. Pero nada de eso hace de él un experto en política exterior y relaciones internacionales. Es otra creación de los especialistas que elaboran todo ese referido marketing, al que, según Chomsky, destinan una sexta parte del PIB.

El perfil e ideales políticos de McCain conectarían con el otro segmento de la población, el republicano, que se inclina más por un nacionalismo radical. Para Chomsky, McCain podía haber resultado peor aún que Bush.

Además de la crisis financiera, a Obama se le presentan otras papeletas de carácter internacional, como son, por ejemplo, la supuesta amenaza que constituye Iran y su derecho o no a enriquecer uranio para crear energía nuclear; la retirada de las tropas de Irak, Afganistán, el Tercer Mundo, los Derechos Humanos, etcétera.

Por el momento, y hasta que Obama tome las riendas definitivamente, lo más urgente, al parecer, es la próxima cumbre en Washington. Cumbre de mandatarios en la que finalmente sí estará España.


{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Escritor, fotógrafo y periodista ciudadano, también escribe en su blog personal Novalis y publica sus libros en Bubok y Editorial Nemira.

2 Comentarios

  1. Anónimo 11/11/2008 en 17:18

    ¿O el principio de un ‘New Deal’?
    Esto es el principio de un nuevo ‘New Deal’ (valga la redundancia), erigiéndose sobre los escombros del fracaso del establisment financiero (también llamado ‘sistema corporativo’) de la Era Bush. Y también una tendencia más a la izquierda. Como ocurrió después del Crash del 29 y el nacimiento en Europa de la ‘socialdemocracia’.

  2. econlml 10/11/2008 en 16:44

    ¿Esto es el fin del capitalismo?
    ¿Esto es el fin del Capitalismo?
    Publicado el 02 y 03/11/08 en: http://www.corrientesnoticias.com.ar

    Editorial

    ¿Esto es el fin del capitalismo?

    POR LUIS MARÍA LOMBANA
    ¿Esto es el fin del capitalismo?
    Editorial:

Participa con tu comentario