Jueves 29 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Novacaixagalicia o el descojonamiento del átomo

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Las indemnizaciones millonarias de ejecutivos de entidades financieras que han sido inyectadas con dinero público desata la indignación ciudadana

Recientemente sabemos a través de los medios de comunicación de las indemnizaciones y pensiones multimillonarias que se lleva la gestora que condujo a la ruina a esta entidad financiera. Lo triste e incomprensible es la reiterada inyección de fondos que el Gobierno de la Nación hace a estas sociedades mercantiles.

Si pensamos un poco, cada vez que el Estado regala dinero a estas entidades, regala nuestro dinero.

Se admite la crisis, los malos tiempos, el estrecharse y sacrificarse, pero para todos

Por ejemplo, mi caso como funcionario y otros similares, que vamos en picado hacia atrás en base a congelaciones y bajadas de salarios. Gente como yo que su sueldo base bruto es de 1.065 euros, se ve obligado a un 7% de bajada, más el 50% de cada paga extra, que son dos, más una subida de las retenciones.

Es inmoral quitarle a los que poco tienen o tenemos para hacer millonarios a gente que gestionó mal estas entidades y además no se les pida responsabilidad alguna.

Por otro lado, salen beneficiados los clientes de estas entidades, repito, pues el Estado salva sus inversiones, evitando la suspensión de pagos de estas sociedades arruinadas a las que confiaron sus ahorros.

Yo no puedo ahorrar, sino que a fin de mes llegar es un suplicio, sin embargo he de contribuir, sí o sí, para que aquellos que sí pueden ahorrar mantengan sus réditos sin riesgo.

Todos sabemos, y es la norma, que cuando invertimos o ponemos a plazo fijo se corre un riesgo, por ello miramos antes la solvencia de la entidad a la que vamos a confiar nuestros ahorros.

Con esta forma de gestionar el dinero de todos, el rico sigue rico y el pobre cada vez más pobre.

Es urgente cambiar la norma para acceder a puestos de responsabilidad política, cualquiera no puede gestionar nuestras vidas. También modificar lo que haga falta para que los que nos conducen a la ruina no se vayan de rositas y con los bolsillos cargados de dinero.

Creo, que al pueblo se le está acorralando y menospreciando. Esto puede tener un desenlace no deseado.

Se admite la crisis, los malos tiempos, el estrecharse y sacrificarse, pero para todos.


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Funcionario del Estado Hobbys: Componer música, fotografía,escribir, navegar...., maestro de nada y aprendiz de mucho.

Participa con tu comentario