Sábado 10 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Nueva cifra: 4.612.700 parados, el 20,05% de la población activa

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

OPINIÓN / La situación de crisis actual no corresponde a un ciclo económico, sino que es producto de nuestro actual sistema. División de poderes, primarias y listas abiertas resultan imprescindibles

La disparatada cifra no solo debe aterrorizar a quien forma parte de ella, porque disminuye las posibilidades de encontrar trabajo, sino al resto de la población, pues el número de parados sube sin tope a la vista, y deteriorando, más si cabe, todo el Sistema. Perder el empleo se convierte en la primera de las preocupaciones de la población española.

Este porcentaje, que dobla el de cualquier país desarrollado, significa que la causa no deriva de una más de las cíclicas crisis internacionales, ni siquiera de una particular o interna, sino de la peculiar estructura de nuestro Sistema, que ha alcanzado un grado de deterioro irreversible, sin solución y en aumento, gangrenado.

La crisis no tiene solución. Si Europa no presiona demasiado, y se siguen inyectando euros, se alargará, y hasta se puede convertir en crónica

Un Sistema o Régimen surgido de una corrupta Dictadura que pare diecisiete monstruos o clones, dos grandes partidos políticos herméticos (oficinas de empleo y enchufe) más los ‘otros’, y que, dominando un engendro financiero, las cajas o caixas, formando parte del oligopolio bancario controlado, en teoría, por el Banco de España, acaban a través de la ‘recalificación de terrenos’, las ‘certificaciones de obras’ y la gran corrupción con el ahorro nacional y todo posible endeudamiento exterior, abocando al País a un desastre jamás experimentado, la crisis total. Como colofón, o causa-efecto, la economía sumergida, paliando y agravando con la mayor circulación de dinero negro de la zona Euro.

Producir millones de pisos sin posibles compradores a los enormes precios fijados, crear la ficción de un mínimo del 10% anual de revalorización de los inmuebles, y el desaforado descontrol de 17 autonomías desestabilizando un irracional Presupuesto Nacional en descontrolado déficit, han abocado a España a un callejón sin salida.

Repito, la crisis no tiene solución. Si Europa no presiona demasiado, y se siguen inyectando euros, se alargará, y hasta se puede convertir en crónica. Y si imaginamos cualquier retoque, peor… sin más ciencia macroeconómica que la simple lógica se puede afirmar que esto está tan podrido que la única fórmula para saber de su magnitud, que no solución, insistiré hasta la pesadez, es una Democracia de primarias, listas abiertas y libertad de voto para los elegidos, creando la división  de poderes: Legislativo, Ejecutivo y Judicial.

Y tras la barrida general de la actual clase política, ¡pura ilusión!, que cada palo aguante su vela y quien haya de quebrar, institución, empresa o persona, que acuda al juzgado, que no succione más euros, y a esperar el milagro de que el cáncer no invada, metástasis, el resto productivo… el Pueblo y su demostrada capacidad.


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario