Lunes 23 de octubre de 2017,
Bottup.com

Él nunca lo haría

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Cada año, en vacaciones, 50.000 animales de compañía son
abandonados o matados. Esto nunca pasaría en los dibujos animados, pero a menudo pasa en la
vida real.

Image
Una imágen de la campaña

Las lamentables muertes de animales que viven en la calle porque sus dueños los abandonan, crece considerablemente en época de vacaciones.

En Moers, Alemania, la empresa Bundesverband Tierschutz ha creado esta campaña para denunciar el abandono, con unas gráficas de conocidos dibujos animados que tienen mascotas de compañía.

¿Cuál es la razón por la que se abandona más cuando nos vamos de vacaciones? Un animal no es un juguete y mucho menos sólo para cuando nosotros queramos. Tras un análisis de encuestas a personas que abandonaban a sus perros, las respuestas más comunes eran que se mudaban y no tenían lugar para ello, o que los gastos crecían considerablemente.

Aún es necesario inculcar una cultura y mostrar una empatía que el ser humano ni siquiera tiene con su prójimo, y que dificilmente podrá adoptar con un animal. Cambiemos esto.

Esta noticia concursa en el I Premio  Periodista Ciudadano en la categoría de: Denuncia



Image

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

2 Comentarios

  1. barb 16/05/2008 en 11:55

    Entiendo lo que dices, pero todos tenemos culpa, pero es verdad que muchas veces creemos que los perros son como juguetes a los que podemos no hacerles caso cuando no tenemos ganas. Craso error.
    Igualmente esta fue una denuncia a la cantidad de muertes de perros abandonados durante las vacaciones, con un ejemplo de una campaña publicitaria

    Gracias por el comentario

  2. Olocau.Digital 12/05/2008 en 10:47

    “La causa está en nosotros” y los que sabemos ver y entender a un perro abandonado y no le atendemos, también tenemos nuestro lugar en “la causa”.

    No sería coherente (en mi caso y para nada extrapolable al de los demás) limpiar mi conciencia ante los ojos de estos perros abandonados, acusando a mis compañeros de especie del acto de abandono, no siendo capaz ni de corregirlo ni de evitarlo.

Participa con tu comentario