Domingo 25 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Ofertas católicas para nuevos clientes

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

OPINIÓN

Sacerdotes anglicanos ya casados podrán ordenarse como sacerdotes católicos

Leo en los periódicos (on-line) y veo en los telediarios una noticia que me deja sorprendida: el Vaticano ha aprobado una Constitución apostólica.

Dejando de lado la facilidad con que en el Vaticano se aprueban constituciones (sin referendum ni disolución de cámaras), el contenido de la misma me deja perpleja. Con el deseo del Vaticano de acoger a todos los anglicanos que lo deseen, esta Constitución prevee, entre otras cosas, la ordenación de clérigos anglicanos ya casados.

Y, aún es más, el motivo es la respuesta a las numerosas peticiones de grupos de clérigos y de fieles que desean ‘comulgar’ con la Iglesia Católica. Grupos de clérigos y fieles que se encuentran de un tiempo a esta parte descontentos con la ordenación de la mujer como sacerdorte y con la plena aceptación de la homosexualidad (homosexuales que pueden ser ordenados y contraer matrimonio).

Y la pregunta que me ronda: ¿cómo de numerosas han de ser las peticiones para ser atendidas? Por ejemplo, las peticiones de los 6.000 sacerdores casados en España no son suficientemente numerosas, por lo visto, y no son atendidas. Las peticiones sobre el uso del condón para evitar el Sida, que solo en La India es sufrido por 4’6 millones de personas, tampoco deben ser suficientemente numerosas.

¿Cómo de numerosas han de ser las peticiones? Enfermos de Sida y otros colectivos esperan que las suyas también se atiendan

A lo mejor el número no se refiere exactamente a las peticiones, si no más bien al número de fieles que cada una de las peticiones puede aportar. Entre 30 y 50 obispos y un centenar de parroquias quizás aporten más fieles (y de mayor ‘poder adquisitivo moral’) que los millones de afectados por el Sida. Es tan sólo una suposición.

Y otra pregunta más: ¿además de ser todos iguales ante Dios, lo somos también ante la Iglesia? Esta ya es más bien una pregunta retórica, porque la respuesta es clara. Y si no que se lo digan al resto de sacerdotes que sí tienen que respetar el voto de castidad.

Comentando la noticia me sugerían una buena analogía: “Es como la portabilidad con las compañías de teléfono”. Pues sí, todos sabemos que las ofertas (y el buen trato, ¿por qué no?) son para aquellos que pertenecen a otra compañía y a los que se quieren captar. Los ya captados, los clientes antiguos (fieles de toda la vida) pueden aguantar largas esperas para atender sus ‘peticiones’.

La Redacción recuerda que éste es un artículo de Nodo Libre (opinión) y que no comparte necesariamente las opiniones del periodista ciudadano que lo firma, ni presupone tampoco que dicha opinión sea extensiva al resto de la Red de periodistas ciudadanos de Bottup

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

3 Comentarios

  1. Anónimo 22/10/2009 en 11:49

    Jajaja, ya te digo, si luego se vuelven al Anglicanismo tendrán que pagar la penalización del contrato de permanencia (que creo que está por…mm.. ¿la eternidad?) Tendrán que devolver los alzacuellos y, lo que es peor, los enormes privilegios q aun hoy en dia gozan los empleados de esa empresa…

  2. Anónimo 22/10/2009 en 11:40

    casados = no castidad???
    Quién dice que no le van a imponer la castidad a los casados??? :-))))

    tendrán compromiso de permanencia???… y si se van… pagarán la túnica.. o como se llame… del uniforme???

    :-))))

  3. Anónimo 22/10/2009 en 11:35

    Jejeje, muy bien traído. La verdad es que a estas alturas no sorprende a nadie la hipocresía de esta institución, aunque es cierto que esto ya es el colmo. Se pasan la vida atosigando al personal con lo que se puede y no se puede hacer y ellos se inventan las normas para ir al sol que más calienta. Lo mejor que podemos hacer es ignorarles.

Participa con tu comentario