Miércoles 28 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Y los perros seguirán ladrando

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image
Porque vamos andando, Sancho, los perros ladran

Si continuamos en el camino de la honestidad, la verdad, el
trabajo y la justicia, los corruptos seguirán enardecidos, estarán
furiosos porque nuestro actuar les recuerda constantemente que no están
en lo correcto.

Opinión

CAMPECHE (México) /- Honestamente, escribir algo en estos momentos me resulta muy
difícil. A pesar de que mi corazón brinca de alegría porque proyectos
personales se abren de forma fabulosa en el terreno profesional, todo lo que
sucede a mi alrededor, en el país, el mundo y de cerca en mi lugar laboral, me
entristece y me hace sentir que tal vez las cosas empeorarán de forma
espeluznante.

Me indigna que la gente corrupta vaya en aumento, y que den
por sentado que es la mejor opción de vida que existe. Y peor aún que aquellos
que deseamos hacer las cosas correctamente seamos para ellos un estorbo

Si tuviera que escribir mi carta a Santa Claus, mis deseos
serían interminables… y tal vez hasta imposibles de conseguir. Como bien dicen,
soñar no cuesta nada, pero últimamente he confirmado que en este mi país, hasta
las ilusiones cuestan caro, porque la realidad se te estrella una y otra vez
de frente para arrebatarte la única posibilidad que como seres humanos nos
sostiene, y me refiero al deseo de tener un mundo y una vida mejor.

Me indigna que la gente corrupta vaya en aumento, y que den
por sentado que es la mejor opción de vida que existe. Y peor aún que aquellos
que deseamos hacer las cosas correctamente seamos para ellos un estorbo y
pretendan constantemente herirnos, maltratarnos, y tratarnos injustamente,
valiéndose en muchas ocasiones de su poder para cometer atrocidades contra
nuestra persona.

Este artículo va dirigido a todos aquellos que aún conservan
esos buenos deseos de corazón, que luchan a diario por conseguir un mundo digno
para nosotros y nuestros hijos… el mundo que nos merecemos.  Es un llamado a las personas que día a día
enfrentan valientemente la lucha que implica conservar valores, sueños y anhelos
sin quebrantar el espíritu.

Frase hermosa de Don Quijote: “Porque vamos andando, Sancho,
vamos sobre la vía. ¡Los perros ladran!, señal de que en el camino estamos”. Y
es verdad amigos: si continuamos en el camino de la honestidad, la verdad, el
trabajo y la justicia, los corruptos seguirán enardecidos, estarán furiosos porque nuestro actuar les recuerda constantemente que no están en lo correcto; que
gracias a ellos y a la tolerancia de muchos que proceden como cómplices al
callar, el mundo empeora y las consecuencias nos alcanzarán a todos, no solo a
algunos.

Creen ciegamente que sentados en la silla del poder los resultados de
tanta corrupción e impunidad no les llegará, y recordemos siempre que nuestras acciones
en una sociedad afectan a todos los que en ella estamos. La violencia, la
delincuencia, la inseguridad, etc. nos perturba a todos; no importa la clase
social ni la situación económica para ser víctimas de lo que actualmente
sucede; pero, si en el camino de lo correcto andamos, nuestra posibilidad de paz
y bienestar aumenta.

Mi deseo en estos días es que no desfallezcan, que no dejen
de soñar y de anhelar, que sigan actuando correctamente, con el espíritu firme,
y a pesar de que se insista en un futuro incierto y desolador, recordemos que
nuestra función como seres humanos es construir, crear posibilidades, dar lo
mejor, para ser mejores y definitivamente vivir en un mundo mucho, mucho mejor.

Y sí, muy probablemente… los perros seguirán ladrando.

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario