Jueves 29 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Otra violencia de género más

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Piensa uno que cuando estamos aconsejando a una mujer abortar quizá nos encontremos ejerciendo sobre su persona otra violencia de genero más… Quizá sería mejor apoyarla psíquica y monetariamente hablando, y por los propios Estados

Les estamos dando a las hijas de Eva poca o ninguna protección hoy en día, sabiendo que la mujer es el ser más maravilloso y hermoso que reina sobre el Globo Terráqueo. Suena una voz en la lejanía que escucho muy tenue, casi apagada del todo, que verbaliza: “La mujer capricho es, / por eso vive de él; / y el hombre que de ella vive, / capricho de ella es”. No es ésta la mujer de la que estoy hablando: me refiero concretamente y pienso en esas mujeres que silencian el maltrato físico y psíquico infringido a su persona, porque aguardan con esperanza de que su marido, pareja sentimental o novio… cambien –de una vez por todas– sus miserables comportamientos.

Una mujer no debería jamás perder su empleo por el mero hecho de serlo, ni tampoco por dar a luz, ni tan siquiera cobrar menos que un hombre

Una mujer no debería jamás perder su empleo por el mero hecho de serlo, ni tampoco por dar a luz, ni tan siquiera cobrar menos que un hombre, que sucede con bastante frecuencia en las empresas privadas: si son funcionarias del Estado tienen los mismos derechos que los hombres, y, por tanto, también las mismas obligaciones.

Sin embargo, quien organiza algo particular -una falla valenciana, un concurso de belleza, un baile, un banquete, una cofradía de Semana Santa, una comida de confraternidad, etc.- tiene en sus manos el poder de exigir ciertos requisitos e instaurar unas reglas del juego… que han de cumplir los que participan en estos eventos festivos. Todos sabemos que existen clubes y tertulias que son únicamente para mujeres u hombres, que están regidos por los estatutos fundacionales de unos y otros: nadie se rasga las vestiduras por estas costumbres habituales en nuestra sociedad del siglo XXI. E incluso hay bandas de música formadas, única y exclusivamente, por féminas, y esto es loable y bueno: ¡Ya es hora que las hija de Eva posean sus propios espacios de divertimiento y expansión cultura! ¿No lo creéis así?

Esta historia es, sin duda, una asignatura pendiente para resolver por los gobiernos de los distintos países del mundo, donde nuestras hijas de Eva son maltratadas psíquica y físicamente por sus maridos, por sus parejas sentimentales, por sus novios, por sus amantes liberales…, y hasta por sus propios hermanos. Piensa uno muchas veces que, cuando estamos aconsejando a una mujer abortar –el tesoro que lleva dentro– quizá nos encontremos ejerciendo sobre su persona otra violencia de genero más… Quizá sería mejor apoyarla psíquica y monetariamente hablando, y por los propios Estados. Mas cuando una mujer dice ¡no!, debemos respetar su parecer. Es el caso concreto de hallarse en estado de buena esperanza, cuando realmente se vuelve a encontrar sembrando su libertad sexual.

Nuestros pensadores, ya fallecidos, Ortega y Gasset y Unamuno nos hablaron de la vida: el primero (‘Meditaciones del Quijote’) manifestando: “La vida es libertad en la fatalidad y la fatalidad en la libertad (…) la vida pesa siempre, porque consiste en un llevarse y soportarse y conducirse a sí misma”; y el segundo (‘Diario Íntimo’) nos dijo: “Se dice y acaso se cree, que la libertad consiste en dejar crecer una planta, en no ponerle rodrigones (…); en no podarla, obligándola a que tome ésta u otra forma (…). Y la libertad no está en el follaje, sino en las raíces (…), si sus raíces se encuentra al poco de crecer, con dura roca impenetrable, seca y árida o con tierra de muerte”.

Es una incongruencia meridiana que una joven de 16 años pueda abortar sin el consentimiento de sus padres, mas si va al cine, a un ‘picnic’, al extranjero…, ha de solicitar el permiso de sus progenitores

Así pues, si una vida es libertad, si una planta es libertad…, ¿cómo se puede entender que se niegue la libertad a un ser humano que ha de nacer? Y es que todos sabemos que cuando se celebra la boda entre un espermatozoide (masculino) y un óvulo (femenino), en ese mismo instante éste último queda fecundado. Se instala en la pared matriz, con cuidado y prontitud, para transformase automáticamente en un niño o una niña. ¡Ya hay vida, ya hay libertad!

Me opongo a la nueva Ley del Aborto (es inhumana y produce la muerte de seres humanos). Con la actual Ley del Aborto, y regulada en el vigente Código Penal, que autoriza el aborto en tres casos muy concretos, España y los españoles tenemos suficiente legislación para la conservación de la especie humana. El Gobierno español me parece muy bien que sea aconfesional, pero recuerde, señor Rodríguez Zapatero, presidente del Ejecutivo español, que más del ochenta por ciento (80%) de la población española es católica. No siga cometiendo errores de esta naturaleza. Y es que nos hace falta llorar, nos hace falta reír, nos hace falta comunicar… nuestras penas y nuestras alegrías, pero comunicarnos. Por esto, sin duda, nos pasamos la vida mendigando maternidad.

Es una incongruencia meridiana que una joven de 16 años pueda abortar sin el consentimiento de sus padres, mas si ésta va al cine, a un ‘picnic’, al extranjero…, ha de solicitar el permiso de sus progenitores: ¡terrible paradoja!, amigos míos. Visto lo visto, tendríamos que bajar la mayoría de edad a los 16 años cumplidos. Así, sin duda, nuestro presidente, señor Rodríguez Zapatero, que ya no se presentará a las próximas Elecciones Generales de 2012, conseguiría más votos para el partido político que representa: el PSOE. ¡Buen negocio político…!

Nuestras mujeres son violadas y torturadas por propios y extraños, que muchas veces se quedan en el anonimato por temor a las represalias. Tienen temor a denunciar: temor que entiendo perfectamente, porque si denuncian… la muerte, su muerte, es casi segura. Y lo digo con la mano puesta sobre mi corazón, mi corazón que se conmueve como si fuera un volcán en erupción, cuando mis ojos ven y mis oídos escuchan que… otra mujer ha sido asesinada por su esposo, muere en su casa una mujer apuñalada por su marido, un hombre mata a la mujer con la que vivía, un hombre mata a su mujer y a sus tres hijos y después se suicida…

Por desgracia, no se toman las medidas pertinentes y adecuadas judiciales y policiales para ‘prevenir’ la violencia de género, e impedir que tales malos tratos se les infrinjan

Están sufriendo miles de vejaciones en sus propias carnes: hablamos ahora de violaciones, y seguimos enumerando: mutilaciones genitales, quemaduras, torturas, desfiguraciones en sus rostros, insultos obscenos: hijas de … ¡Terrible descripción la que pormenorizo!, pero son ciertas realidades, que se ha convertido en el pan nuestro de cada día, y, por desgracia para ellas, no se toman las medidas pertinentes y adecuadas judiciales y policiales para ‘prevenir’, y dentro de los humanamente posible, impedir que tales malos tratos se les infrinjan con cierta regularidad, en el tiempo y en el espacio. Prevenir es curar, en medicina ambulatoria elemental y necesaria. Prevenir judicial y policialmente hablando, es eludir la muerte, es desterrarla de los rostros de mujeres que la anuncian… de los cuatro confines de la tierra, Isaías (11: 10-12).

La Organización de las Naciones Unidas ha expresado, en titulares de prensa, que un porcentaje muy elevado de mujeres han sido violadas. Insisto: triste pero verdadera realidad. Recordamos la vida de nuestras féminas en Camboya, Liberia, Perú, Ruanda, Somalia… ¿De qué nos sirve que se haya establecido el 25 de noviembre de todos los años como ‘Día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer’?

Y es que la mujer, y en estos casos concretos, siente miedo: miedo al rechazo por parte de la sociedad de consumo en la que estamos inmersos, miedo a la soledad, miedo a los procesos judiciales y, cómo no, a la muerte: esta última es ‘la violencia de género’ que sufre en sus propias carnes con harta frecuencia. Las estadísticas al respecto así nos lo descubren. Imposible es para ellas llevar una vida sexual sana a base de palos, golpes, sevicios sexuales –en muchos casos–, menosprecios, insultos… ¡Cuántos miedos han de superar aún, hasta poder vivir con la tranquilidad que se merecen!

En cualquier caso, el amor es algo maravilloso. Se siente, se desea, se admira a la chica/o de los ojos verdes que todos los muchachos/as llevan en lo más profundo de sus corazones. Rubén Darío (gran poeta) cantó a la juventud –como nadie– cuando dijo: “Juventud divino tesoro, ¡ya te vas para no volver! (…)”.

De alguna manera, si he de ser sincero, la soledad no es buena para nadie. El Génesis nos dice: “No es bueno que el hombre esté solo, que esté acompañado”. No hace mucho tiempo comentábamos entre amigos que, un día, los hijos tendrían que marcharse de nuestros respectivos hogares, pero cuándo… Y se marcharon. Se fueron llenos de felicidad, y esto es ya bastante. Mi mujer y yo, nos cruzamos la pasada noche las miradas y, en nuestro silencio, vimos dos habitaciones vacías.

La Coruña, 11 de abril de 2011
Mariano Cabrero es escritor


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

(...)He nacido en Madrid, 8 de Noviembre de 1938. Estoy casado y con dos hijos. Soy esscritor, poeta y ensayista. Funcionario de La Administración del Estado(escala Ejecutiva), jubilado, pero con unas ansias enormes de seguir escribiendo para aprender de los demás. Informar, tratar de ilustrar y entretener forman parte de mi bagaje cultural, que renuevo a diario. Y en todo momento trato de transmitir tranquilidad y esperanza a la sociedad actual: todo dentro de una ética periodística adecuada a cada momento. Busco como articulista el informar cuanto antes lo que acontece a mi alrededor. Lo demuestro con mis humildes obras( hijos propios salidos de mis sueños): "Periodismo: ¡Difícil profesión!" (1995) y "Mi compromiso con el periodismo" (1998). Intento penetrar en el difícil mundo de la poesía, y lo lleva a cabo con silencios, diálogos con muertos y con la exaltación del amor a la mujer: el ser más maravilloso sobre la tierra. Trato de demostralo con mis libros de poemas : “Reminiscencias de mi juventud, Poemas" (1994), "Miscelánea de muertes, sueñosy recuerdos, poemas" (1995), "La realidad de mis silencios, poemas" (1997) y "La travesía de la vida, poemas" (2001).Siempre escribo para aprender de los demás, de sus críticas, de sus consejos...He tratado de no mentir, más uno lo haría en dos casos muy concretos: a) para salvar la vida de un ser humano, y b) para elogiar la belleza de una mujer –parto de la base de que para uno existen tan sólo mujeres menos guapas, pues toda mujer tiene su encanto...-.

Participa con tu comentario