Domingo 25 de septiembre de 2016,
Bottup.com

‘Pa Negre’ vence en los Goya de la controversia

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

OPINIÓN / La gala de los Premios Goya 2011 encumbró a la película de Agustí Villaronga con 9 estatuillas en una noche donde no faltaron las referencias al conflicto entre el Presidente de la Academia y la Ministra de Cultura

El cine español parece estar condenado a una perpetua lucha de supervivencia que lo enfrenta a su propio sustento: el público. Las cifras de recaudación anuales continúan inmersas en su particular dinámica decreciente (este año un 30% menos que el anterior) y la cuota de mercado apenas supera un risible 10% del volumen del total, en el que impera el cine norteamericano de las majors. Ante estas circunstancias, se nos antoja absurdo e incluso fraticida la campaña de hostilidad desarrollada por el Gobierno español y su Ministra de Cultura a la cabeza, Ángeles González-Sinde, contra un nutrido sector de la audiencia potencial del cine patrio, la comunidad internauta. Un enfrentamiento que ahonda sus raíces en el empecinamiento del ejecutivo, previamente presionado por intereses empresariales extranjeros, por legislar con carácter represivo la libertad en la red y el uso compartido de contenidos, cuya principal manifestación son las denominadas ‘descargas ilegales’.

La 25º edición de los premios Goya no ha estado exenta de controversias, tal y como ha ilustrado la rivalidad manifiesta entre el hasta hoy Presidente de la Academia de Cine, Álex de la Iglesia, y la Ministra González-Sinde

El futuro se presenta aciago para el cine español, si la incompetente clase política que nos regenta aviva el conflicto de una forma tan incongruente, pues al fin y al cabo, es la propia industria la que se resiente con la polémica y el surgimiento de odios viscerales. La 25º edición de los premios Goya no ha estado exenta de controversias, tal y como ha ilustrado la rivalidad manifiesta entre el hasta hoy Presidente de la Academia de Cine, Álex de la Iglesia, y la Ministra González-Sinde; y ello ha empañado de forma evidente el verdadero objetivo de una gala de estas caracteríscas, una glamourosa estrategía para la promoción del cine nacional. De hecho, en estos momentos estoy escribiendo sobre pugnas y debates en lugar de tratar los galardones entregados, las cintas vencedoras o los monólogos divertidísimos de ese excepcional maestro de ceremonias que es Andreu Buenafuente, rebajando desde el primer momento los niveles de tensión.

Así, sin más preámbulos, hablemos de cine, ese que hacen cientos de profesionales con el único objetivo de llegar a un público, que puede estar tanto en una oscura sala como en la pantalla de un ordenador, un público con el que sentir, con el que llorar, con el que reir. De la Iglesia, en un discurso portentoso lo ha dejado claro: “Internet es la salvación y, si queremos que nos respeten, tenemos que respetar primero”. Condenados a convivir en una compleja coyuntura de crisis económica, creadores y espectadores deben de hacer del respeto su máxima para que la industria cinematográfica del país continúe creciendo y ofreciendo películas tan notables como las hoy nominadas. ‘Balada Triste de Trompeta’, ‘Buried’, ‘También la Lluvia’ y ‘Pan Negro’ son, sin duda, excepcionales ejemplos para seguir creyendo en una forma de hacer cine arraigada en nuestra propia cultura.

Adentrándonos ya en el terreno valorativo, debemos hacer especial hincapié en el triunfo de la película catalana ‘Pa Negre’, la cual, sin grandes nombres como aval de visibilidad, se ha erigido como una de las apuestas más sólidas del año gracias a una desgarrada historia ambientada en la Posguerra. Sus nueve premios Goya lo certifican, especialmente en el terreno interpretativo, donde se ha impuesto de forma clara gracias al trabajo de los jóvenes Francesc Colomer y Marina Comas en la categoría de actores revelación,

‘Pa Negre’ se ha llevado 9 premios, desbancando a ‘También la lluvia’, ‘Buries’ y ‘Balada Triste de Trompeta’. Javier Bardem consigue el premio al mejor actor, su 5º Goya

Nora Navas como actriz principal y Laia Marull en la sección de interpretación de reparto. Mención aparte precisa el reconocimiento a Agustí Villaronga como mejor director (además del premio al mejor guión, firmado por él mismo) teniendo en cuenta su escaso reconocimiento entre el gran público, con una carrera plagada de propuestas controvertidas y muy alejadas del consumo masivo, propio de películas merecedoras de galardones. Con su ‘Pa Negre’, Villaronga da el salto a lo grande, consiguiendo además el premio a la Mejor Película en una de las galas más disputadas de los últimos años. El sentir popular es común: “hay que ir a verla”. Precisamente ahí reside el éxito de estos Goya, han encumbrado una película invisible para buena parte del público español y le proveerán de impulso suficiente para que su carrera comercial se expanda más allá de círculos reducidos.

Por su parte, la ‘Balada Triste de Trompeta’ de Álex de la Iglesia se queda con tan sólo dos premios (Maquillaje y Efectos Visuales) de los 15 a los que optaba, ‘También la lluvia’ cosecha tres (Karra Elejalde como mejor actor de reparto, diseño de producción y Música original), ‘Buried’ también se alza con tres estatuillas (Guión Original, Montaje y Sonido) y Javier Bardem gana su quinto goya gracias a su papel en Biutiful.


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario