Miércoles 07 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Paciente de Alzheimer a la ministra Mato, en el día mundial de la enfermedad

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

CARTA / Sin ninguna ayuda de dependencia y sin residencia de día desde marzo, con la reforma paga más de 60 euros al mes por sus medicinas

Sra. ministra: Soy un enfermo de alzheimer desde hace más de nueve años y hoy me ha tocado ir a visitar a Don José, mi médico, para que recetara mi medicación habitual. Después de un rato me ha dicho con cierta vergüenza que algunos de los medicamentos que habitualmente tomo los tendré que pagar íntegramente. Sí, señora ministra, son los medicamentos esos que me permiten ir al baño, el Duphalac y el Plantago. No sé si usted lo sabrá, pero cuando no voy al baño casi no sé caminar, me cuesta mucho moverme y, prácticamente estoy más muerto que vivo. Hace poco me pasó.

Don José me ha dicho con cierta vergüenza que algunos de los medicamentos que habitualmente tomo los tendré que pagar íntegramente

No sé si usted ha caído en la cuenta, pero casi todos los mayores necesitamos este tipo de medicamentos y, yo que ya no sé ni quien soy, ni conozco a mis hijos, y malamente me interesa lo que pasa a mi alrededor, si no tomo estos productos y alguien me lleva al baño, me sienta y espera un buen rato, pues la verdad, me lo van a poner difícil.

¿Y qué hago Sra. ministra? Dice Don José que tendré que pagarlo si lo quiero tomar, que tendré que sacarlo de mi pensión, esa que ustedes dicen que no se bajará y que a mí me dura cada vez menos. Y ahora que me viene la luz y se me agolpa la indignación me atrevo a preguntarle por el dinero ese que le he prestado. Sí, mujer, el Axura y el Exelon, dos medicamentos que juntos valen cerca de 600 euros y por los que ustedes se han quedado ya más de 60 euros. ¿Cuándo me los va a devolver? Es que, mire usted, casi no me llega. Porque es que además del problema de mi caca, es que también necesito algo para no hacerme pis. Y claro, uno ya no se controla, y entre un pañal y otro para que no se note mucho que me mojo, se me van cerca de 100 euros. Y para colmo, Sra. Ministra, como cada vez estoy más torpe y no me entero de nada, desde el mes de marzo me han sacado del centro de día al que asistía. Y ahora, pues aquí me tiene, sin ninguna ayuda de dependencia, en la casa todo el día y a la espera de que los chiquillos me saquen un rato a la calle. Cuando ellos puedan claro, que alguno todavía tiene trabajo.

Dígame, ministra, ¿por qué después de tantos años de haberme portado bien ahora me tratan así? Yo sé que para usted, acostumbrada a no ver el Jaguar en el garaje, ese gasto será unos cafés de nada. Usted que es tan católica y tanto ama al prójimo, ¿no podría quererme un poquito? Como verá los viejitos nos conformamos con poco: tener para comer y estar atendidos el día de mañana y si fuera posible, también el día de hoy.

Hay dos medicamentos que juntos valen cerca de 600 euros y por los que ustedes se han quedado ya más de 60 euros, ¿cuándo me los va a devolver?

Bueno, en realidad no estoy tan preocupado por mí. Estoy un poco preocupado por los que pueden estar peor que yo y dejarán de tomar medicina, o no tienen para comer o tienen que compartir su mísera pensión con el resto de su familia en paro, pero quería contarle la anécdota de mi visita a Don José. Por si se me olvidaba, porque los que recibimos la visita del alemán ese se nos olvidan pronto las cosillas. Yo olvido, pero afortunadamente, otros nos tienen siempre en el recuerdo.

Gracias Sra. ministra. Espero no haberme olvidado de nada. Bueno, sí, que el 21 de septiembre es el día mundial del alzheimer, por si nos quiere dedicar un ratito y vamos creando lazos.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

2 Comentarios

  1. libretacanaria 26/09/2012 en 13:13

    Gracias por el comentario. Optimismo, buena cara y también actitud reivindicativa frente a los poderes políticos. No nos pueden dejar abandonados en los peores momentos.

  2. Marigel Fernandez Sobejano 21/09/2012 en 21:57

    😆 buena carar,ellos son felices y nosotros también de poder cuidarlos.
    Yo me siento muy feliz de pode haber cuidado de mi abuela en sus especiales momentos.
    Nunca le olvidaré,BS

Participa con tu comentario