Miércoles 26 de marzo de 2014,
Bottup.com

Paciente de Alzheimer a Paulino Rivero, presidente de Canarias

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (2 votos, media: 10,00 de 10)

 

Paciente de Alzheimer

Un anciano, paciente de Alzheimer, que no recibe ningúna ayuda de la Ley de Dependencia

Carta con motivo del último informe del Observatorio de la Dependencia, donde Canarias, una vez más, vuelve a quedar a la cola en sus prestaciones a los más indefensos

Sr. Presidente:

Hace unos meses escribía a la ministra de Sanidad y le contaba lo difícil que se me estaba poniendo la vida con el invento ese de repagar las medicinas o simple y llanamente con tener que asumir íntegramente el coste de medicamentos esenciales para mí o le recordaba que, en ese momento no recibía ningún tipo de ayuda, a pesar de estar diagnosticado por la ley de dependencia en grado 2 nivel 2. Eso fue hace seis años, lo del grado. Ahora ni le cuento. Vamos, que soy casi de los peorcitos.

¿Cuándo hará algo para mejorar los días que me quedan por vivir? Los míos y los de otros muchos como yo. Para vivir dignamente, claro

Sr. Presidente, ¡qué poco hemos cambiado! ¡Cómo ha empeorado mi vida y mi salud! Cada día que pasa estoy más torpe y sé hacer ya muy poquitas cosas. No obstante, me cuidan un poquito aunque sé que transitaré sin rumbo y sin dirección, sin recuerdos aunque con afecto. Mucho afecto.

Pero Sr. Presidente: ¿Cuándo hará algo para mejorar los días que me quedan por vivir? Los míos y los de otros muchos como yo. Para vivir dignamente, claro. Parece, según los últimos informes publicados por el Observatorio de la Dependencia, que Canarias es una de las comunidades que está desmantelando la Ley de Dependencia con la inestimable ayuda del Gobierno español presidido por Rajoy. Y a usted, a su labor, le dan un suspenso, con calificación de muy deficiente, por “no aplicar las prestaciones y servicios” que la Ley de Dependencia contempla, “poniendo a sus ciudadanos y ciudadanas en una situación de desprotección frente al resto en una materia de protección social tan básica”. Y yo lo siento en mis carnes y en mi dichosa cabeza.

Hasta hace un año era atendido en un centro de día. Pero, el dichoso ladrón de recuerdos, hizo que ya no supiera ni lo más elemental: ir al baño, comer, bañarme. Y me mandaron a casa. Y aquí estoy todavía. Sin ayuda. Solo en casa. Viendo pasar los días. Sin recuerdos. Esperando.

Según este estudio, yo soy uno de los tantos dependientes que está en el limbo. Sí, una persona que tiene derecho a atención pero que no la recibe. Usted me dirá que no es así. Que han venido a hacer una encuesta a casa. ¡Ay, cuantas encuestas y qué pocas resoluciones! Usted me dirá que no es su problema. Que es el cabildo  quien ahora lleva todos los asuntos de residencias de mayores. ¡Pero yo lo sufro en mis huesos! Dese prisa don Paulino que más del 50% de los dependientes de Canarias estamos en el limbo. ¿Qué nos queda para llegar al infierno?

¿Y qué hago Sr. Rivero? Cada día que pasa estoy peor. Cada día necesito más ayuda. Necesito que me acompañen las 24 horas del día. Y ya casi no dejo respirar a mi familia. Necesito que me acompañen cuando me despierto, que me bañen, que me vistan, que me pongan de comer. Y así, siempre necesito la compañía de alguien para todas mis actividades desde que me levanto hasta que me acuesto. Y sí, son mis hijos. Pero yo sé que están cansados. Cansados porque me cuidan después de su jornada de trabajo. No sé si usted se lo imagina. Pero yo doy mucho la lata. Porque, digo yo, ¿usted Sr. Rivero no será de los que piensan que los viejos tenemos que morirnos rapidito?

Según este estudio, yo soy uno de los tantos dependientes que está en el limbo. Sí, una persona que tiene derecho a atención pero que no la recibe

No contribuya a desmantelar la ley de dependencia. No nos engañe cuando dice en su blog que “a diferencia de lo que está ocurriendo en Madrid, Castilla-La Mancha o Cataluña, donde se cierran o privatizan hospitales o se deteriora la educación pública- hemos colocado la defensa de esos servicios públicos en lo más alto de nuestra agenda, convirtiendo su defensa en un compromiso ineludible”. Palabras. Palabras. Ni yo ni otros muchos dependientes hemos notado que nos defienda. No sea usted uno más de esos neoliberales sin sentimientos ni corazón. Simplemente, trátenos como personas y pongan en orden sus prioridades. Yo, en su caso, y después de tanto suspenso, habría agachado la cabeza y me hubiese ido a casa. Cuando uno no sirve para servir a los que más lo necesitan, debería  arrimarse a un lado y dejar a otros que nos puedan devolver algo de esperanza, siquiera sea por unos días, meses. Quizá años.

Como ya le dije a la ministra Ana Mato, estoy un poco preocupado por los que pueden estar peor que yo y dejarán de tomar medicina por no poder pagar, o no tienen para comer o tienen que compartir su mísera pensión con el resto de su familia en paro. Bueno, Sr. Rivero espero no haberme olvidado de nada. Y usted, si sigue de Presidente de Canarias, no olvide a los olvidados, a los más pobres, a los dependientes, a los que pierden su casa, a los marginados. ¡Ah! Y no pido limosna ni caridad. Simplemente, justicia.

Yo sé que olvido, pero a pesar de todo, muchos me tienen en su memoria. Y así poco a poco, haremos camino hasta que un buen día, en Canarias, los dependientes también lleguemos a la categoría de personas.

Disfrute de su mandato. Y si no puede más o no sabe, dimita.

Editado por la Redacción: Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

3 Comentarios

  1. Rafael López Caballero 04/02/2013 en 14:37

    Gracias por los comentarios. Y eso, a seguir luchando. Y a seguir luchando, no solo por nuestros familiares,sino por mucha, mucha gente que puede estar en peores condiciones y están sin ningún tipo de ayuda. Desde luego, en Canarias, se dan todas las condiciones para un estallido social: un paro desbocado, dependientes sin ayuda, pensionistas ayudando a hijos, y corrupción, mucha corrupción. A despertar.

  2. felipe leon monzon 04/02/2013 en 10:59

    Piues nada vecino, que te puedo decir que ya tu no sepas, solo te puedo decir que me siento al lado de la familia, una familia humilde, que los conozco de toda la vida, y un padre se haya partido el pecho para sacar a sus hijos adelante y que termine de esta manera, sin ayuda y sin una prestación, dice mucho de la gente que te representa, ojala y los canarios despierten algún día yu luchemos porque nuestra gente tenga una vida más digna. Hay que seguir luchando.

  3. roberto alonso solanas 01/02/2013 en 21:53

    yo soy un hombre afortunado (siempre lo he dicho). cuando mi madre se puso “tremenda” y yo estaba, vamos a decir, jodidillo de salud, tuve la grandísima suerte de encontrar a una trabajadora social en sansebastiandelosreyes (no diré su nombre por que la conozco bien y no le gustaría) que se dejó toda su sabiduría de muchos años para ayudarnos… y como lo hizo. mil gracias le dí y se las daré toda mi vida… si no es por élla… no sé. XXX.

Participa con tu comentario