Sábado 10 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Pacto fiscal o concierto económico

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Y el 21% de paro, ¡5.000.000 de parados!

Barcelona. Que acabaría mal lo decía cualquiera que no se hallara entre los beneficiados e involucrados en el reparto del Régimen de Franco. Nuestros Padres de la Patria no construían una Democracia, se repartían un corrompido pastel. Crear 17 entes que generaran gasto sin apenas recaudar impuestos, o sea, pagando el Estado; recuerdo que todos los editorialistas europeos lo catalogaron de locura, a pesar de alabar la relativa paz de la llamada Transición. La genialidad de Alfonso Guerra de que el que paga manda, o sea: la gracia de que vendrán a comer ‘aquí’ señalando la palma de la mano, termina a lo manicomio, al igual que todas sus promesas ‘socialistas’.

Nuestros Padres de la Patria no construían una Democracia, se repartían un corrompido pastel

Esta semana al mismo tiempo que en Europa intentaban meter en cintura a España a través de su banca, que ‘continuidad franquista’ conforma el Régimen, con el agravante que en aquel reparto una verdadera banda de estafadores o desaforados ambiciosos se hizo con gran parte del botín ‘cajas de ahorros, entidades benéfico sociales’ hasta que las vaciaron, y por tanto dinamitando el sistema, en Cataluña se discutía entre el concierto y pacto, o pacto y concierto. Matices semánticos donde a la par se programa la Independencia, o el camino hacia ella.

Que a Bruselas le importa un comino lo que se discuta en el Parlament de Cataluña, y no admita ese concierto vasco utilizado de modelo en las discusiones, tampoco influye en nuestras señorías locales. Todos están de acuerdo que la Independencia vendría dentro de la Eurozona, sin interesarles qué dice al respecto esa otra ‘jaula de grillos’ llamada Unión Europea, UE, que al decir de Sarkozy se arrepiente de haber admitido a Grecia, ¡entiéndase España! Y que por el momento cortando la posibilidad del déficit fiscal y el recurso al crédito para financiarlo, la Generalitat no tiene más posibilidad que ‘pactar’, o lo que sea, con el Estado Central. Pero no solo la Generalitat, todos los 17 miniestados endeudados, ellos, sus municipios y entes públicos o parapúblicos, mucho más allá de lo que se pueda amortizar en décadas ni recolectando todos los impuestos habidos y por haber, ni ¡duplicándolos!

Que el engendro desarrollado en cuanto a Cataluña por Felipe González y Jordi Pujol no tenía más salida que el más rotundo fracaso se veía venir a pesar de todos los triunfos que ambos se atribuyen. Repartirse un Régimen sin división de poderes cediendo subpoderes (taifas o subtaifas), más parece los pactos entre tribus libias, que la construcción de un Estado moderno y democrático. Y perdida la capacidad de imprimir billetes y de endeudamiento sin límite, el engendro se ha de concebir de nuevo.

Al mismo tiempo que en Europa intentaban meter en cintura a España a través de su banca, en Cataluña se discutía entre el concierto y pacto, o pacto y concierto

Lo terrible tras el 20-N surge en el ‘de donde y cómo se recorta para nivelar presupuesto y gasto’ y cómo se reorganiza un Estado, el Central, para que las autonomías recauden lo que gastan como cualquier estado federado. Diría que estamos donde estábamos cuando murió Franco, pero infinitamente peor porque las finanzas tras décadas de avaricia y corrupción… como decía Trichet del BCE: “La deuda pública española ha alcanzado el punto de no retorno”.

Las anécdotas de ese Peces Barba, y el drama del paro, o la Mónica Terribas de TV3 exigiendo “blindar” la financiación de “su medio”, vital para la supervivencia de su modelo de Cataluña, insistiendo que ni 2.500 millones de euros son nada para su “destino en lo universal” (eso lo digo y repito yo porque era una de las frases utilizadas por Franco)… promete que tras el pistoletazo de salida del 20-N el espectáculo acabe en ‘ball de bastons’ [baile de bastones], o a bastonazos.

¡5.000 millones! Traducido, con seguridad significa, que ya los deben a los bancos o caixas.


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario