Jueves 19 de enero de 2017,
Bottup.com

Pactos post-electorales del PSOE (I): Navarra, complicado

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Un análisis profundo de cada una de las posibilidades, con todas las cartas sobre la mesa

Opinión

Partido Votos % Escaños
UPN 130.036 42,30% 22
NA-BAI 72.431 23,50% 12
PSN-PSOE 69.030 22,40% 12
IU-EB 13.601 4,40% 2
CDN 13.496 4,40% 2


El Parlamento de Navarra tiene 50 escaños, por lo que la mayoría
absoluta se sitúa en 26. UPN (la marca electoral del PP en Navarra)
tiene 22 escaños y CDN, su socio de gobierno hasta ahora, 2 más, con lo
cual los partidos que componen el actual gobierno navarro en funciones
suman 24 escaños, a falta de dos para lograr la mayoría absoluta que
les permitiría continuar al frente del gobierno autonómico.


Esto nos deja con varias posibilidades, con distintas
probabilidades de que se de y con distintas condiciones y supuestos de
partida. Veamos:


Solución de continuidad. Gobierno en minoría de UPN + CDN: 24 escaños. Esto supone para el PSOE abstenerse en la votación de investidura, renunciar a entrar en el Gobierno navarro y prácticamente regalárselo al PP. Con acuerdos puntuales entre UPN y PSOE para tirar adelante la legislatura, ya que la oposición suma más votos que el Gobierno y si se unen pueden bloquear cualquier iniciativa del gobierno autonómico.


Para el PP esto tendría coste cero, pero para el PSOE significa renunciar a una comunidad autónoma que puede gobernar a cambio de nada. Bueno, exactamente a cambio de nada, no: a cambio de que el PP no incordie con el cuento de que Zapatero vende Navarra a los terroristas* y otros espantajos, ya que esta vía argumental quedaría cerrada, pero con un coste (sobre todo electoral) altísimo.

Algunos analistas plantean esta posibilidad como una opción temporal
hasta las generales, para desactivar una de las patas de la política de
comunicación del PP, y pasadas las generales, plantear una
moción de censura


Algunos analistas plantean esta posibilidad como una opción temporal hasta las generales, para desactivar una de las patas de la política de comunicación del PP, y pasadas las elecciones generales, plantear una moción de censura contra el gobierno de Miguel Sanz, apoyada por IU y por Nafarroa Bai, y de esta forma hacerse con la presidencia autonómica.
 
Personalmente, me parece una fórmula bastante fea, y tampoco creo que a los navarros les hiciera demasiada gracia que ahora se constituya un gobierno provisional por cálculos electoralistas. Como decía Escolar, ¿qué culpa tendrán los Navarros de que Madrid esté crispado? Y si esta es la única fórmula que se les ocurre en Ferraz para desactivar la potente maquinaria propagandística del PP, apaga y vámonos.


Solución “a la alemana”: socialistas y conservadores gobernando al alimón. UPN + CDN + PSN-PSOE: 36 escaños. Esto permite a los socialistas entrar en el gobierno navarro, con las posibilidades de cara a las próximas elecciones que esto trae consigo si juegan bien sus cartas. El coste electoral es menor que quedarse fuera del gobierno, evidentemente, pero también acarrea un desgaste importante de cara al electorado más izquierdista, que no vería con buenos ojos el hecho de que, pudiendo formar un gobierno progresista con Izquierda Unida y Nafarroa Bai, se opte en cambio por sumar votos para que Miguel Sanz continúe siendo Presidente y los conservadores se mantengan en el Gobierno en una posición preeminente, y encima UPN haga valer su mayoría para endosar a los socialistas las carteras más desagradecidas.

Cómo van a justificar Acebes y los suyos que el PP pacte con los que,
según lo que se ha oído durante la campaña e incluso antes, son capaces de contribuir a “la ofensiva terrorista de anexionar Navarra a Euskadi”


Esta opción tiene dos claras ventajas: la primera, como en la anterior opción, bloquear uno de los argumentos preferidos del PP, como es el que el PSOE vende Navarra a los terroristas y dejarán tranquilo al PSOE por el tema de que gobierne la lista más votada, si bien este sigue sin parecerme argumento de peso: las cosas se explican, no se ocultan debajo de la alfombra, y además el PP si no mete cizaña por aquí la meterá por otro lado, pero así están las cosas y me limito a describirlas.

La segunda ventaja es que tocar poder prácticamente siempre beneficia, por lo que esta opción permitiría a los socialistas, con toda probabilidad, mejorar sus resultados tanto en las próximas elecciones autonómicas, como probablemente en las generales, que es lo que más les urge en este momento, después de ver cómo está el patio.


Esta solución, según Zapatero, es complicada pero no imposible. Lo que me gustaría a mí saber es cómo van a justificar Acebes y los suyos que el PP pacte con los que, según lo que se ha oído durante la campaña e incluso antes (recordemos aquélla manifestación preventiva para evitar que Navarra sea moneda de cambio, según sus propias palabras), son capaces de contribuir a la ofensiva terrorista de anexionar Navarra a Euskadi (cuando hasta Otegui ha llegado a tragar con la Constitución).

Puede ser divertido escuchar a Acebes y a Rajoy hacer este ejercicio de contorsionismo dialéctico. Igual hasta se ufanan de haber llevado al PSOE al redil de la cordura, vete tú a saber lo que se les ocurre a éstos. Apúntese como tanto a favor, aunque solo sea por mi curiosidad morbosa.

Esta opción también tiene sus riesgos, porque la ‘caña’ que va a dar el PP va a ser de escándalo. Que si el PSOE no respeta los resultados de las elecciones, que si España se rompe, que si vende Navarra a los terroristas…


Solución gobierno de izquierdas. NA-BAI + PSN-PSOE + IU: 26 escaños. Esta opción también tiene sus riesgos, porque la ‘caña’ que va a dar el PP va a ser de escándalo. Que si el PSOE no respeta los resultados de las elecciones (ya hablamos de eso), que si España se rompe, que si vende Navarra a los terroristas, y de ahí a relacionarlo todo con 11-M ya saben que hay un paso, más aún teniendo en cuenta que todo el que no haya votado PP lo que pretendía realmente era consolidar a ETA en las instituciones (y no será por no saberlo, porque bien nos lo avisó con tiempo el hombrecillo insufrible). 

 


El Gobierno, tanto el autonómico como el de Zapatero, sufrirá un serio desgaste, pero esto no es motivo para descartar esta opción a priori. Esta opción le complicará un poco las cosas a Zapatero de cara a las elecciones generales, con lo cual su equipo de comunicación tendrá muchos incentivos para empezar a ponerse las pilas.

Comunidad… y ayuntamiento

Por si esto fuera poco, Nafarroa Bai se ha empeñado en condicionar los pactos en la comunidad foral a las alianzas post-electorales en el ayuntamiento de la capital, Pamplona, lo que viene a complicar aún más las cosas. ¿Por qué? Porque en Pamplona sí que son necesarios los 2 concejales que tiene ANV para que PSOE y Na-Bai puedan gobernar en tripartito. Y gobernar aunque sea un ayuntamiento (el de la capital navarra nada menos) con un partido medio ilegalizado, del que parece que Otegi se haya erigido en portavoz, pone las cosas muy feas al PSOE.


Nafarroa Bai se ha empeñado en condicionar los pactos en la comunidad foral a las alianzas post-electorales en el ayuntamiento de la capital, Pamplona, lo que viene a complicar aún más las cosas

Por mucho que Nafarroa Bai haya exigido a ANV la condena de la violencia para poder pactar en Pamplona, me huele a mí que esto no es más que un brindis al sol, porque ANV (por boca de Otegi) ha dicho que pactará “con responsabilidad”, pero no condena la violencia. Con lo cual, nos quedamos como estábamos, y si Na-Bai insiste en ligar ayuntamiento con gobierno autonómico, esta opción ya puede ser descartada, porque sin ANV en Pamplona PSOE y Na-Bai no suman mayoría absoluta, y el PSOE ya ha dicho que no va a pactar con ANV, así que no hay nada que rascar.


Así es como están las cosas. ¿Apuestas? Conmigo no cuenten, que siempre pierdo. El comité federal del PSOE se reunirá el 9 de junio y fijará la estrategia de pactos post-electorales. Hasta entonces, nos toca esperar y calcular cual de estas opciones castigará menos al PSOE y le hará jugarse menos votos en las generales, que es lo que deben tener todos los estrategas socialistas en la cabeza ahora mismo.


* Aclarar que Nafarroa Bai no tiene nada que ver con Acción Nacionalista Vasca, que parece que los medios de la derecha tienden a querer confundirlos (interesadamente) como si fueran una misma cosa, mezclando el ayuntamiento de la capital (Pamplona) con el gobierno autonómico. Nafarroa Bai es una coalición de varios partidos, a saber: Aralar (escisión de Batasuna por oponerse a la utilización de la violencia), PNV (sí, sí, sí, ya lo sé, lo del árbol y las nueces, ya ya ya), Eusko Alkartasuna y Batzarre, que es una organización heredera de Euskadi Mugimendi Komunista. Y no me pregunten cómo es posible que el PNV esté en coalición con los herederos de un partido comunista, porque yo tampoco lo entiendo, pero el caso es que ahí están.

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. Anónimo 02/06/2007 en 10:23

    respeto al voto mayoritario emitido en las urnas

Participa con tu comentario