Sábado 10 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Padre, ¿por qué somos del PA? Carta de un militante andalucista

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Ser militante y/ o cargo público del Partido Andalucista es todo un ‘deporte de riesgo’ donde el corazón no gana para sobresaltos

Salvo honrosas excepciones, cada dirigente que se va lo hace echándonos un reguero de porquería sobre los que nos quedamos, sin importarle lo más mínimo el trabajo leal codo con codo, el esfuerzo conjunto, las pocas alegrías y las muchas penas compartidas, y, lo peor de todo, la entrega incondicional traducida en largos viajes, campañas electorales, pegadas de carteles, actos públicos…

La cara de póquer y hacer de tripas corazón se hacen imprescindibles en el kit de supervivencia andalucista

La cara de póquer y hacer de tripas corazón se hacen imprescindibles en el kit de supervivencia andalucista. De Pacheco a Pilar González son incontables las veces que nos han partido el alma y las ilusiones. No es solo que los dirigentes nos dejan ‘vendidos’ a sus compañeros sin el menor miramiento, es que además pareciera que no vale nada el tiempo, el dinero, la salud, las pérdidas personales, etc., que damos desinteresadamente por un ideal en el que creemos. Y a pesar de todo, por duro que sea, seguir confiando en que merece la pena luchar por el andalucismo como alternativa para mejorar todos los territorios de Andalucía.

Padre, ¿por qué somos del Betis, del Atleti o del Graná, con lo que nos hace sufrir? Padre, ¿por qué somos del PA?


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Soy Antonio, andaluz y andalucista de Baza (Granada), un idealista en un mundo poco ideal. Comprometido por mi gente y por mi tierra, prefiero estar presente implicándome en las cosas que nos van sucediendo en este viaje que es la vida.

Participa con tu comentario