Domingo 28 de mayo de 2017,
Bottup.com

París, el azar y Vila-Matas

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)


Se ha escrito mucho sobre el azar, la casualidad o las sorprendentes coincidencias que, quien más quien menos, todos hemos vivido alguna vez

Image
El editor Christian Bourgois

Desde una perspectiva científica, como así lo hiciera el psiquiatra suizo Carl G. Jung, o en el ámbito de la literatura, como es el caso del escritor norteamericano Paul Auster, muchos han sido los que han reparado de forma especial en ellas; de una forma más cotidiana quizá, todos hemos sido o seremos alguna vez en nuestras vidas testigos de esas sincronías del destino.

Personalmente, la última coincidencia que he tenido la ocasión de presenciar y vivir en carne propia se produjo el pasado día 23 de diciembre de 2007. Estando en París, tomando café en Les Deux Magots, vi entrar en el establecimiento, por la puerta del chaflán y acompañado de una mujer a la que no tengo el gusto de conocer, al escritor catalán Enrique Vila-Matas. En aquellos momentos yo leía El País del día anterior, es decir, el del sábado, pues lo había comprado en domingo debido a que, estando unos días de asueto en París, me había olvidado totalmente de hacerlo cuando correspondía.

El decidido editor francés de Salman Rushdie o el Nobel Gabriel García
Márquez, también lo fue de autores americanos de peso como Allen
Ginsberg y William Burroughs
Y es que, como dice el propio Vila-Matas, “hay episodios de nuestra vida dictados por una discreta ley que se nos escapa”

Lo encontré por casualidad en un quiosco de periódicos del bulevar Saint-Michel, y lo había comprado principalmente por el suplemento literario Babelia. Pero unas páginas más adelante, mientras daba un repaso a sus titulares, pronto comprendí, o supuse, que, sin duda, Vila-Matas estaba en París debido a una desafortunada razón: su editor francés, “Christian Bourgois, había fallecido en París a los 74 años”, como pude comprobar en el artículo del periódico que tenía entre mis manos en aquel instante… Y es que, como dice el propio Vila-Matas, “hay episodios de nuestra vida dictados por una discreta ley que se nos escapa”.

El decidido editor francés de Salman Rushdie o el Nobel Gabriel García Márquez, también lo fue de autores americanos de peso como Allen Ginsberg y William Burroughs, y dio también a conocer en Francia la obra de diversos escritores como Antonio Tabucchi, Antonio Lobo Antunes, Jim Harrison, Susan Sontag o nuestros Juan Marsé y Enrique Vila-Matas.

Nacido en 1933 en Antibes, en el sureste de Francia, Christian Bourgois comenzó en el mundo editorial en la década de los años 50 del pasado siglo, después de diplomarse en Ciencias Políticas y haber estudiado en la prestigiosa École Nationale d’Administration (ENA). Creó la editorial que lleva su nombre en 1966.

{mos_sb_discuss:2}

 

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Escritor, fotógrafo y periodista ciudadano, también escribe en su blog personal Novalis y publica sus libros en Bubok y Editorial Nemira.

Participa con tu comentario