Martes 01 de abril de 2014,
Bottup.com

Para la mujer, solo cuatro días especiales en el año

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

OPINIÓN / En México más del 60% de mujeres mayores de 15 años han padecido violencia en los ámbitos comunitario, laboral, escolar, familiar o de pareja

(…) “La casa no se reclina sobre la tierra, sino sobre una mujer” (…), proverbio mexicano

Hace unos días pasó el tan esperado Thanksgiving Day -Día de acción de gracias- norteamericano, lo que por consecuencia trajo que la mayoría de propietarios de comercios establecidos agradecieran la llegada de su viernes negro, el llamado mejor día del año.

Se le llama negro no porque sea un día de muertos, bombardeados o descabezados, no, se le llama así porque es el día que la cantidad de lo vendido genera en los negocios que los números dejen de tener el color rojo de quiebra o bancarrota que en el transcurso del año se registran en los libros contables, y si a ese hecho le añade usted que es el inicio de la temporada navideña, ¿quien no estaría ansioso por su llegada, no cree?

¿Pero qué tiene que ver el Thanksgiving Day con la mujer?, me, o se, preguntará usted, y mire lo que son las cosas, esto nada tiene que ver con las columnitas escritas en periódicos en páginas interiores y solo por el hecho de resaltar una fecha equis.

También habrá aquellos que con su orgullo de hombres, le darán a la esposa de desayuno una buena dotación de gritos o golpes, solo porque no les gustó como los miraron, o no se les dio el buenos días

Ese día del Thanksgiving da gusto de verdad observar, aunque sea por fragmentos noticiosos de la televisión norteamericana, la forma en la que se trata de bien a la mujer, la forma en la que después de agradecer a Dios por la vida y lo vivido, a las mujeres se les incluye diciéndoles: “Gracias mamá, gracias a mi esposa, a mi secretaria, a todas aquellas que en el año desconocí”, y un sin fin de reconocimientos más que se le dicen, igual que aquel día de la madre, ¡ah! no hay que olvidar el día de la mujer, así, igual se les reconoce y se les dice gracias o un buen ‘felicidades en tu/su día’.

Pero el agradecimiento estadounidense termina al sonar la última campanada del reloj, ese reloj chismoso que anuncia la llegada de un nuevo día, el arribo de ese viernes negro en el que los maridos harán corajes porque la esposa utilizó hasta el ultimo penny, centavo o euro de las tarjetas de crédito en aprovechar las madrugadoras múltiples ofertas anunciadas y porque al andar la dama recorriendo el súper o los centros comerciales haciendo compras, a ellos les tocara darle desayuno a los hijos. Coraje que desquitaran en el transcurso de los días posteriores, echándole en cara el gasto hecho y al que llamaran superfluo, vano o innecesario, aún cuando haya sido para adquirir lo más indispensable para vestir o comer.

También habrá aquellos otros que con su orgullo de hombres, le darán a la esposa de desayuno una buena dotación de gritos o golpes, solo porque no les gustó como los miraron, o no se les dio el buenos días o porque les preguntaron “¿vas a salir?”.

La mujer… ¡Benditas mujeres!… ¿Quién o quienes hacen esos días calendario de reconocérseles a nivel internacional? Investigando se encontró que existe además de los días anteriormente señalados —8 de marzo, de la mujer; 10 de mayo, de la madre en México; 17 de julio, de la secretaria, aunque este no es tan nombrado— el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el cual tiene como fecha celebratoria el 25 de noviembre de cada año y fue creado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 1999 en memoria de tres hermanas de apellido Mirabal, asesinadas en la República Dominicana justo en la fecha -25 de noviembre- pero del año 1960, acuerdo logrado con el apoyo de 60 países y hasta ahí lo encontrado a favor de ellas.

Tenemos entonces que son cuatro días especialmente dedicados a la mujer de 365 que marca el calendario anual, tenemos que la ONU y los presidentes de la mayoría de países del mundo piden que se elimine la violencia contra ella, también que se le reconozca en marzo y bien se diría en todo el año, pero…

Aún hay mucho por hacer, no basta solo firmar papelitos y esperar la llegada de esa fecha específica para darles un buen trato o un beso o abrazo, mientras en forma continua y descarada, vemos como se les humilla, grita, golpea o asesina de forma impune por esos que se dicen hombres y que rezan el refrán malévolo que dice ”primero macho que mocho”, en alusión a lo aprendido en su entorno familiar.

Sí, porque fue ahí en donde se les dieron las lecciones de que la mujer es quien debe lavar, planchar, cocinar, tener niños, hacer el súper, limpiar la casa, aportar dinero para el hogar dadas las actuales crisis, arrimar el plato con la comida servida y caliente a la hora de la llegada del marido, y otros tantos ejemplos que se podrían nombrar, porque quién no ha escuchado a la madre decir: ”ya viene tu padre, le voy a calentar, hija atiende a tu hermano porque tu eres la mujer y la de la obligación, mi marido me dijo que estuviera a las ocho en casa”, y hasta esas frases clásicas de las golpeadas que dicen: ”no lo dejo porque me dijo que si lo hacía me mataba” o aquella otra de ”es que lo amo’’, etc., etc. Frases repetidas a través de generaciones.

Tardan más los días de felicitación en llegar, que el momento en el que veamos publicada o escuchemos que una mujer fue golpeada o vejada por su marido, padre, hermano, jefe de labores, etc.

Vemos como a las trabajadoras se les proporcionan sueldos menores a los otorgados al sexo opuesto y no se les reconocen sus virtudes, que bien pudiera decirse son muchas y una de ellas es la responsabilidad, baste ver que una mujer si se toma una o quince copas, eso no le impide presentarse a laborar al día siguiente, si se encuentra enferma, se toma un calmante y no falla, incluso más de alguna llega a dejar a sus hijos en manos de un buen familiar que los proteja como ella lo haría y va a su trabajo. Cosas comunes que vemos no sucede en el hombre, pero él, él es hombre y se le perdona, ¿o no?

Sea pues que haya mas días para festejar a la mujer, así… así algunos por lo menos esos momentos olvidarán el acoso, el golpe o el grito

Según datos del Instituto Estatal de la Mujer en Baja California, una mujer diariamente se presenta a reportar que es víctima de maltrato, lo cual dicen es porque falta mayor apertura por parte de ellas, concordando con el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI), el cual manifiesta que más del 70% de las mujeres que sufrieron violencia física no lo denunciaron y que más del 60% de mayores de 15 años la padecen. Lo anterior son solo estadísticas que alguien lleva en papel posiblemente, pero la realidad solo la mujer la conoce porque es ella quien lo padece y en la forma dicha; es ella quien lo vive diariamente de modo callado.

Sea pues que haya mas días para festejar a la mujer, así… así algunos por lo menos esos momentos olvidarán el acoso, el golpe o el grito.

No busquemos se hagan más leyes que terminan siendo nada, mejor animémoslas a denunciar, pidámosle deje de decir a las hijas que son mujeres y tienen obligación para con los hombres, porque obligación como tal no existe, pongamos un grano de arena no en letra, en hechos para que vean que ellas sí pueden y valen tanto o más que cualquiera de esos que se dicen hombres, que las quiere mantener como cualquier trapo viejo a su servicio.

Por eso y solo por eso, ayer hoy y mañana diré: No a la violencia contra la mujer, porque de una mujer nacimos, porque de ella el respeto aprendimos, porque con ella, a su lado, felices nos sentimos y no importa el nombre que le pongamos: esposa, madre, compañera, hermana.

Bienvenidos todos y cada uno de los días del año en el que seamos capaces de respetar a la mujer. ¡Dios Salve América!

Fotografías: imagen 1: Kenn!; imagen 2: comcinco


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario