Sábado 29 de marzo de 2014,
Bottup.com

“Han existido infiltrados del paramilitarismo dentro del núcleo de la Justicia en Colombia: la Fiscalía General”

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Paramilitarismo en Colombia: entrevista al Hacker de la Fiscalía

Richard es un joven que descubrió la máxima infiltración paramilitar, le costó el exilio, pero es el testigo clave para que en Colombia haya un proceso de justicia

Esta nota está anexa a la investigación del documento llamado ‘Sin Norte’ dónde hablo sobre la incursión paramilitar desde 1999 a 2005 en norte de Santander, como víctima, contando muchas cosas que vi desde mis investigaciones personales, ahora confirmadas en sus denuncias.

Richard Riaño es un ex agente de investigación colombiano que descubrió ‘el Estado paramilitar’ dentro de las instituciones constitucionalmente formadas en Colombia cómo los de la fiscalía y otros cuerpos de seguridad de la Nación.

Gina Escheback. Usted descubre y denuncia infiltración paramilitar en el Estado colombiano, por tal motivo es despedido y perseguido por el Fiscal del momento, durante el Gobierno Uribe, ¿quiénes en ese momento le creen su versión y le prestan ayuda para salvar su vida que evidentemente estaba en peligro?

Durante mi entrevista en la embajada de Canadá en Bogotá, ellos recomiendan que yo denuncie estos hechos de infiltración paramilitar ante la autoridad competente en Colombia

Richard Riaño. De la Fiscalía General de la Nación nadie prestó ayuda. El Coordinador de Seguridad a Funcionarios Álvaro Plazas tenía la responsabilidad legal de estar al frente de esa protección, pero se negó completamente por estar aliado con las FARC-EP. Dos años después de mi despido, Álvaro Plazas fue a prisión por haber dejado escapar al Jefe de Finanzas de las FARC-EP desde los calabozos del búnker de la Fiscalía.

¿Cómo podemos tener a un ‘Coordinador de Seguridad a Funcionarios de la Fiscalía’ con ese perfil? Nadie se salva, todos estuvimos en peligro.

Más adelante, el Gobierno canadiense, a través del ministro de inmigración permiten que yo viaje a Canadá en menos de 48 horas para salvar mi vida y la de mi familia. Durante la entrevista en la embajada de Canadá en Bogotá, ellos recomiendan que yo denuncie estos hechos de infiltración paramilitar ante la autoridad competente en Colombia.

Así que elaboré una denuncia, la autentiqué en Notaría pública y la dirigí a la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes a través del Congresista Gustavo Petro a quien conocí después de haber sido despedido de la Fiscalía por el exfiscal General Luis Camilo Osorio Isaza. Al Congresista Gustavo Petro me lo presentó una ONG después de haber sido despedido y no antes, como el exfiscal Osorio Isaza siempre aseguró a los medios de comunicación. Por esa falsa acusación el exfiscal Osorio presentó una falsa denuncia en mi contra, a través de la cual la Corte Suprema de Justicia me condenó injustamente.

Hoy por hoy, esa denuncia que yo presenté hace nueve años, no tuvo efectos. Los paramilitares infiltrados en la Comisión de Acusaciones, es decir el hermano del Jefe Paramilitar Salomón Feris Shadid, Jorge Luis Feris Shadid, muy seguramente influyó para que ese expediente se desmembrara y hubieran desaparecido algunas evidencias. Salomon Feris Shadid fue condenado a 40 años por la masacre de Pichillín en Sucre.

El ex fiscal Luis Camilo Osorio tuvo que haber ordenado ese saqueo, porque a quién más le interesa estar libre de culpas, sino al mismo exfiscal Osorio Isaza.

Sin embargo, los abogados de las víctimas presentaron una denuncia por ese saqueo a la Corte Suprema de Justicia.

He continuado denunciando ante la Corte Penal Internacional. No es justo que unos pocos manipulen la justicia a su antojo y produzcan miles de muertes de civiles inocentes

G.E. ¿Qué sentimientos le rodearon en el momento de descubrir, la infiltración paramilitar y sus efectos nefastos en la sociedad colombiana?

R.R. Fue muy sorpresivo el haber encontrado infiltrados, pensé que no existían y menos en la Fiscalía. Pero cuando esto sucede, uno no duda ni un segundo en denunciar estos hechos, porque es absolutamente grave que existan infiltrados del paramilitarismo dentro del núcleo mismo de la Justicia en Colombia: la Fiscalía General. Desde todo punto de vista la Fiscalía General como ente de investigación merece respeto y ha sido mi visión el defender la digna función de hacer justicia transparente en bien de la sociedad colombiana.

Por esta razón, he continuado haciendo la denuncia ante la Corte Penal Internacional. No es justo que unos pocos manipulen la justicia a su antojo y produzcan miles de muertes de civiles inocentes.

G.E. Usted supo lo que ocurría con Jorge Iván Laverde Zapata, alias el Iguano. Hábleme de la investigación que usted le hizo a la agenda de este paramilitar.

R.R. Según misión judicial de trabajo, a mi me asignaron investigar la agenda de alias ‘el Iguano’. En esa agenda se encontraron varias decenas de contactos de este jefe paramilitar con funcionarios públicos de la Policía, Ejército, DAS, INPEC y otros miembros del Gobierno. Así mismo, él tenía contactos con la frontera de Venezuela, contactos para la compra de armas, munición y explosivos.

Esta información de la agenda, también se utilizó en el cruce masivo de información para detectar infiltrados dentro de los organismos de seguridad del Estado. De esta forma se logró confirmar la identidad de varias llamadas salientes y entrantes entre funcionarios públicos y paramilitares. En algunos casos se tuvo la transcripción de las llamadas, de acuerdo a la información judicial que ya estaba en el expediente. Yo no realicé ningún tipo de interceptación de comunicaciones para esta misión de trabajo de cruce masivo de información. Mi trabajo, por orden judicial, básicamente fue cruzar la información que ya estaba dentro del expediente y para ello diseñé dos grandes bases de datos. Al final se cruzaron 326.097 registros. El balance final son 240 presuntos infiltrados. De los cuales 109 pertenecen a la Fiscalía.

Tras un cruce de información el balance final son 240 presuntos infiltrados. De los cuales 109 pertenecen a la Fiscalía

G.E. Dentro de la Fiscalía, muchos funcionarios públicos fueron descubiertos por usted. En sus relaciones con el grupo armado Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), una de ellas es Ana María Flórez, ex jefe de Fiscalía en Cúcuta Alias ‘Batichica’, hoy prófuga de la justicia, ¿cuéntenos qué encontró de ella y sus delitos en la región fronteriza?

R.R. Los hechos delictivos alrededor de la seccional de la Fiscalía en Cúcuta estuvieron rodeados de paramilitares asociados no solo con empleados de la Fiscalía, sino con funcionarios de Inteligencia de la Brigada XIII del Ejército.

Recordemos que yo fui despedido de la Fiscalía el 28 de agosto de 2002 y Ana María Flórez fue contratada por el exfiscal Osorio después de que el exfiscal Osorio me despidió. Es decir, obviamente, que yo no realicé investigaciones sobre ella, pero sí investigué directamente las muertes de los Fiscales Carlos Arturo Pinto Bohórquez, María del Rosario Silva Ríos y David Corzo (Jefe de Investigación). El autor material de este hecho fue el ex integrante de las AUC Orlando Bocanegra Arteaga. El ex fiscal Pinto fue asesinado el 1 de noviembre de 2001.

G.E. ¿Según usted, experto en investigaciones, quiénes son los principales responsables de la infiltración paramilitar y los delitos lesa humanidad que cometieron los paramilitares en Colombia?

R.R. Sin duda alguna, el principal responsable es el exfiscal General Luis Camilo Osorio Isaza, por haber apoyado las acciones de los paramilitares con sus decisiones judiciales a favor de ellos. Igualmente otro gran responsable es el ex presidente Álvaro Uribe, quien conociendo mi informe sobre infiltrados, no nombró un nuevo Fiscal General, sino que lo mantuvo en su cargo, el cual contrató varios fiscales y funcionarios judiciales, los cuales durante los siguientes años fueron capturados por tener vínculos con paramilitares y narcotraficantes.

Por ejemplo, el ex Fiscal Osorio detuvo drásticamente la investigación sobre paramilitarismo infiltrado. Yo estaba realizando dicha investigación, de acuerdo a una orden judicial de la Fiscal Especializada Amelia Pérez Parra y autorizada por el ex director Nacional del CTI General Ismael Trujillo Polanco. El General Trujillo renuncio a su cargo, ya que el ex Fiscal Osorio le despidió a todos sus más importantes jefes de División, dentro del CTI. Estos últimos hechos, donde el ex Fiscal Osorio despide a los jefes de División del CTI, aparecen ampliamente explicados dentro del informe realizado por Human Rights Watch. Aquí están las versiones en español y en inglés.

Sin duda alguna, el principal responsable es el exfiscal General Luis Camilo Osorio Isaza, por haber apoyado las acciones de los paramilitares con sus decisiones judiciales a favor de ellos

Ocho años después, tres funcionarios fueron reintegrados a sus cargos: Carmen Maritza González Manrique, quien fue la Jefe de la División de Investigación del CTI en 2001 y también fue mi jefe directo en 2001; hoy 15 de enero de 2012, es la Directora Nacional del CTI. Carlos Valdés, quien fue Jefe de la División de Criminalística, hoy es el Director de Medicina Legal; y Pedro Díaz, quien fue el Coordinador de la Unidad Nacional de Derechos Humanos, también fue reintegrado al mismo cargo.

Así mismo en la medida que él autorizó la entrega de información confidencial sobre interceptaciones telefónicas.

G.E. ¿Específicamente del bloque Catatumbo de las AUC, qué personajes de la vida pública estaban relacionados con ellos?

R.R. Existe una larga lista de funcionarios públicos, en total son 240 funcionarios pertenecientes a la Fiscalía, Ejército, Policía, DAS, INPEC y Congreso. Esta información es de reserva sumarial y se encuentra actualmente en la Corte Penal Internacional de la Haya en Netherlands. Tan pronto la Corte Penal Internacional enjuicie a los principales responsables, la información podría ser pública y publicada a través de los medios de comunicación.

G.E. ¿Está usted como testigo de alguna causa iniciada en la CPI?

R.R. Yo denuncié estos hechos ante la Corte Penal Internacional, soy testigo y ya he recibido dos oficios de ellos.

G.E. Gracias por sus respuestas, un abrazo fuerte y mi apoyo total a su denuncia, adhiero mi causa a la suya por la justicia en Colombia.

R.R. Con mucho Gina, igualmente espero que la Corte Penal Internacional se pronuncie muy pronto y Colombia pueda tener justicia real y menos impunidad. Cordial saludo desde Canadá.

[important color=green title=video]

Maxima Infiltracion Paramilitar en Colombia – @hackerFiscalia lo denuncio from Richard Maok Riano Botina on Vimeo.

[/important]

Gina Escheback Twitter @ginaEscheback
Richard Riaño  Twitter @hackerfiscalia


Subtítulo, destacados y vídeo

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

AFROACTIVIST Comunicadora, Community Manager, social Media, Digital Activist, Defensora de DDHH, reportera ciudadana y bloggera, Conferencias, Talleres, Artículos de prensa Género, Prevención de Violencias, Derechos humanos, Unión Latinoamericana y construcción de paz

Participa con tu comentario