Viernes 30 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Partit Catalá D’Europa: los Maragall

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Muy de acuerdo con el ideario de adhesión al PSC o PSOE: perdido el poder, cargos y dietas, se escinde el partido, se acaba la adhesión, se parten peras, se disuelve el negocio y sociedad

Barcelona. A los Maragall se debería unir Narcís Serra, como al principio, cuando con el cuento del socialismo conquistaron el Ayuntamiento de Barcelona. Pero me temo que ni a él se le haya ocurrido, ni a los Maragall les interese. Narcís ya es tan millonario y ha gozado de tanto poder, que batallar de nuevo le viene cuesta arriba… y esta vez con seguro fracaso. Su único quehacer político: superar la fraudulenta quiebra de Catalunyacaixa. La sombra del franquista Samaranch solo cobija y ocurre una vez en la vida, ¡y bien que la aprovechó!

Aquí la democracia y la política son otra cosa, nada que ver con las ideologías, las dos van asociadas a la ambición de nombres propios que por oscuros caminos se convierten en dueños de los partidos

Su gran oportunidad desde funcionarios de la Diputación y Alcaldía es agua pasada. A mí me da la sensación de que Narcís Serra (el jefe) aprovechó mejor que los Maragall la aventura iniciada juntos en 1979. Aunque tampoco sea moco de pavo su carrerón político, con Pascual disfrutando por ex president de oficina completa en la Diagonal, y a cargo de la Generalitat que arruinaron. Es el color del cristal de un contable, o empresario entonces, a quien machacaron en su camino al poder y dinero, ¡y lo consiguieron!

Era lógico que el PSC se partiera. Cuando una oficina de colocación no absorbe suficiente, debe crearse otra. Pero me temo ¡o deseo! que no repetirán el éxito de entonces. Además la política cuesta mucho dinero, y no creo que nadie invierta en fracasados. Imagino que cual Mario Conde, otro obseso del poder y dinero, se gastarán algunos ahorrillos, algunos ágapes constituyentes entre nostálgicos, encuentros de viejas glorias, y poco más. Que Laporta se retire es significativo.

Nova Esquerra de Catalunya o Partit Catalá d´Europa. En Europa ya les hubieran barrido hace décadas, a las primeras corrupciones, tipo Filesa (o pactos con Javier De la Rosa) en Barcelona o Rumasa en Madrid. Pero aquí la democracia y la política son otra cosa, no tienen nada que ver con las ideologías, las dos van asociadas a la ambición de nombres propios que por oscuros caminos se convierten en dueños de los partidos.

Hoy más que aquellos barbudos con trenca del mayo del 68, universitarios privilegiados, hijos o sobrinos de gente del Régimen o burgueses, que se asociarían a reliquias de la Oposición a Franco para conformar el llamado socialismo, aparcando lo de marxista, porque sonaba mal y a dictadura, tenemos dominando Barcelona, otra vieja moda ¡resucitada!, la independencia de Cataluña. Y empuja con tanta fuerza que hasta se atreven a fusilar al Rey en su TV3 ¡de broma!

De colocarse en esa hipotética futura Cataluña, en definitiva pactarían con sus socios y oponentes de siempre. Si recalificaron, repartiéndose el país, ¡y hasta nueve cajas de ahorros!, cual las ‘famiglias’ Chicago… con estructuras de Estado sería un jolgorio:

CIU, la Presidencia del Estat Catalá y la nueva Hacienda en el antiguo Banco de España de Plaza Catalunya.

ERC, que sube con fuerza a pesar del Tripartito, exteriores y embajadas, por ejemplo, sector importantísimo en Catalunya para el buen fin de los negocios de la economía sumergida, primer sector económico del país.

Y los Maragall, el negocio clásico de la izquierda, sindicatos y enseñanza, ONGs y fundaciones… ¡es un decir!

Lo social ya no interesa, prometer que nos sacarán de la pobreza y la quiebra, no vende. Lo que vende se llama independencia

¡Quien sabe!, en sus sueños el BCE abona bonos patrióticos de la Generalitat y montan otro Fórum y Diagonal Mar… o continuando viejos proyectos convierten Badalona en una moderna Venecia, con yates amarrados junto a viviendas de millón de euros para arriba. O de golpe encuentran financiación para los macroputihotelescasino de Port Aventura.

Lo social ya no interesa, prometer que nos sacarán de la pobreza y la quiebra, no vende. Lo que vende se llama independencia, y las viejas glorias, los profesionales con 33 años de experiencia se suben al carro, como entonces al socialismo no marxista. El comunismo había fracasado.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario