Viernes 30 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Hombre, fundación y cultura

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

OPINIÓN / Don Pedro, para los coruñeses, fue el pro-hombre coruñes que más ha hecho por la ciudad de A Coruña en todo el pasado siglo XX

Si nos remontamos al siglo XV encontramos un refrán que marca el equilibrio en cualquier situación litigiosa, el cual reza así: “Tanto monta, monta tanto, Isabel como Fernando”; pues bien, trasladado a los tiempos actuales podemos hacer la siguiente lectura: “Tanto monta, monta tanto, la Condesa como el Conde”. (…)

¡Bendita tierra que es esta, que te vio a ti nacer!
!Jinete caballo blanco!: Barrié Pedro de la Maza.
En el medio reza el hombre, en los extremos la fama;
y entre nombre y apellidos, el trabajo fue su espada
.”
Mariano Cabrero, La realidad de mis silencios
Poema : ‘Y pasó…haciendo el bien’.

El edificio –la Fundación ‘Pedro Barrié de la Maza’–, que en su interior guarda tanto ‘saber’, mantiene el estilo de construcción de nuestra antigua metrópoli (A Coruña): amplios ventanales que la dieron el eslogan de ‘ciudad cristal’. El conde de Fenosa –fallecido–, don Pedro para los coruñeses, fue el pro–hombre coruñés que, en mi modesta opinión, más ha hecho por nuestra urbe en todo el pasado siglo XX. Su vida estuvo dedicada a la técnica del trabajo por el trabajo, con dotes propias de un gran banquero, y, al mismo tiempo, gran empresario: ambas cualidades son difíciles de hallar en una persona.

Santo Tomás había dicho: “Vigila los negocios, cuida de sus progresos y saca valor a los frutos”. Nuestro financiero coruñés siguió al pie de la letra el pensamiento anterior; en cualquier caso, debemos de reconocer que este caballero ejemplar empleaba prudencia y discreción en todas sus actuaciones, habiendo sido ‘amo de su dinero’, y digo amo, porque fue lo suficientemente humano y humilde que distribuyó todo su dinero, de suerte que muchísimas familias gallegas han vivido y viven en la actualidad de lo que él dejó: trabajo.

No podemos olvidar, que gracias a su empuje y dinero –no el nuestro–, se construyó el Aeropuerto coruñés, la empresa Astano, Fenosa, Banco Pastor, etc. El refranero español se cumple ampliamente en la persona de este prestigioso personaje, cuando nos dice: “el nombre sigue al hombre”.

Todos sabemos que sus obras le califican como un hombre relevante y que le dieron amplia y merecida reputación. Desconozco si tuvo ideario político, pero creo –estoy ampliamente convencido–, que las ideas políticas de un hombre son sus hechos.

Se diga lo que se diga, don Pedro nos dio a todos nosotros un sencilla, pero ‘difícil lección’ de humildad: donó todos sus bienes para el mundo de la cultura. Cuando venimos a esta vida, lo hacemos desprovistos de conocimientos de cualquier clase, es decir, tenemos que cultivarnos para poder respetar y amar a nuestros semejantes, dominando ‘la bestia’ que llevamos dentro. La antigua Yugoslavia, Chechenia, Birmania, etc., son ejemplos evidentes de que la bestia está dominando el intelecto del hombre y fomentando la guerra entre hermanos. Es un hecho simple: matar por el placer de matar.

La esposa de don Pedro Barrié de la Maza, doña Carmela Arias y Díaz de Rábago, condesa de Fenosa (fallecida), siguió los pasos de su marido. Ella presidió el Consejo de Administración del Banco Pastor en su día, y la Fundación en la actualidad, y, ¡por cierto!, creo que muy bien. El primero está saneado económicamente, y la segunda ha sido un éxito en cuanto a su construcción y posterior inauguración.

Doña Carmela Arias y Díaz de Rábago es una mujer sencilla, culta, sensible y amante de su hogar; sabe rodearse de personas eficaces y leales y consecuentes con el trabajo que desempeñan. Me da la impresión de que posee el ‘don’ de saber escuchar…

Hagamos votos para que esta gran dama, que viene trabajando hace muchos años en la sombra, pero con eficacia manifiesta, continúe en su ejemplar trayectoria con la ayuda de Dios.

Si nos remontamos al siglo XV encontramos un refrán, que marca el equilibrio en cualquier situación litigiosa, el cual reza así: “Tanto monta, monta tanto, Isabel como Fernando”; pues bien, trasladado a los tiempos actuales podemos hacer la siguiente lectura: “Tanto monta, monta tanto, la Condesa como el Conde”.

Dos vidas marcadas por el equilibrio, en el más amplio sentido de la palabra: una que nos abandonó y otra que aún perdura.

La vena de poetas que todos los escritores llevamos dentro me mueve a escribir el poema siguiente: Galicia tiene los ríos, / los ríos tienen las aguas, / las aguas tienen la fuerza, / la fuerza la hizo Dios. / Nació ‘Barrié de la Maza’ / –¡Dios sabe por qué nació!–, / y las aguas embalsó; / y con la fuerza embalsada, / !milagro!: la luz mostró. A esta relevante obra por ‘Fenosa’ la nombró, y fue la fe nosa del gallego que le hizo volver a sus tierras.

¡Qué pena ‘Galicia Hermosa’, no tuviste diez Barriés! Diez caballeros andantes, diez Fenosa, diez Astano…diez patronos como él, pero tuviste uno sólo: uno que valió por diez; y tuviste sólo uno: ¡que pasó haciendo el bien…! Galicia lloró su luto cuando falleció el conde de Fenosa: fue su padre, fue su hermano…su compañero más fiel; kilovatios que se fueron para nunca más volver. ‘Jinete caballo blanco’, ya has dejado de trotar: Barrié Pedro de la Maza… duerme descansa en paz.

Los restos mortales de don Pedro (‘señor de las aguas’, ‘señor del trabajo’…) reposan en el camposanto coruñés de San Amaro dentro de un simple nicho, durmiendo resurrección, bajo sencilla inscripción: “Pasó haciendo el bien”, y un número: el novecientos cincuenta y tres. Dentro: un hombre.

Mariano Cabrero Bárcena es escritor


Subtítulo

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

(...)He nacido en Madrid, 8 de Noviembre de 1938. Estoy casado y con dos hijos. Soy esscritor, poeta y ensayista. Funcionario de La Administración del Estado(escala Ejecutiva), jubilado, pero con unas ansias enormes de seguir escribiendo para aprender de los demás. Informar, tratar de ilustrar y entretener forman parte de mi bagaje cultural, que renuevo a diario. Y en todo momento trato de transmitir tranquilidad y esperanza a la sociedad actual: todo dentro de una ética periodística adecuada a cada momento. Busco como articulista el informar cuanto antes lo que acontece a mi alrededor. Lo demuestro con mis humildes obras( hijos propios salidos de mis sueños): "Periodismo: ¡Difícil profesión!" (1995) y "Mi compromiso con el periodismo" (1998). Intento penetrar en el difícil mundo de la poesía, y lo lleva a cabo con silencios, diálogos con muertos y con la exaltación del amor a la mujer: el ser más maravilloso sobre la tierra. Trato de demostralo con mis libros de poemas : “Reminiscencias de mi juventud, Poemas" (1994), "Miscelánea de muertes, sueñosy recuerdos, poemas" (1995), "La realidad de mis silencios, poemas" (1997) y "La travesía de la vida, poemas" (2001).Siempre escribo para aprender de los demás, de sus críticas, de sus consejos...He tratado de no mentir, más uno lo haría en dos casos muy concretos: a) para salvar la vida de un ser humano, y b) para elogiar la belleza de una mujer –parto de la base de que para uno existen tan sólo mujeres menos guapas, pues toda mujer tiene su encanto...-.

Participa con tu comentario