Jueves 23 de marzo de 2017,
Bottup.com

Habanece: de sala en sala por España vendiendo una imagen irreal y mal contada de la Habana

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Image
Cartel de la película


Crítica Cine: Habanece, por Jorge Nebra

Si alguien tiene interés en conocer de verdad a la Habana debe
viajar allí o, en su defecto, leer la ‘Trilogía Sucia de la Habana’, de
Pedro Juan Gutiérrez

Hoy he leído en el Heraldo de Aragón
que, dentro del marco del Festival de Cine de Zaragoza, se le concedió
el premio ‘Del corto al largo’ a Jorge Nebra por su película Habanece.

Me mostró una Habana de ciertos ambientes sacados de las
películas más negras de Hollywood en los años 50 y pegadas, así,
pegadas, en Habanace

En el año 2003 tuve la oportunidad de ver el estreno de esta
película, ópera prima en largometraje -ya que anteriormente su autor,
Jorge Nebra, hacía cortometrajes – bajo un ambiente publicitado de boca
en boca de una buena película, y sobretodo, por las condiciones duras
de filmación, en una Habana (2001-02) sorteando a las autoridades del Gobierno,  porque se grabó y se sacó la película del país
clandestinamente.

Todo esto, está muy bien. Pero de ahí a una buena película va un buen trecho, y aún más que Jorge Nebra gane un premio por ello.

Fui a ver el film pensado en una visión diferente de La Habana,
aquella que apenas se muestra en los largometrajes oficiales de Cuba,
pero a Jorge se le fue la mano con el guión y el uso de la cámara en
mano. Me mostró una Habana totalmente diferente e increíble -y aún
pienso que no existe- de gente con pistolas en manos hostigando y
huyendo de ciertas mafias, la droga que todo lo envuelve -sí, existe
droga, pero no como en las películas-, ciertos ambientes sacados de las
películas más negras de Hollywood en los años 50 y pegadas, así,
pegadas, en Habanace.

La historia, contada por momentos, no parece tener
continuidad, como una escalera que vas bajando y a veces vuelas varios
escalones y otras te detienes en los descansos, das otro salto y se
acabó la película.

Recuerdo perfectamente que en la sala me pregunté, ¿qué barbaridad
es esta? Y mi novia española, que conoce La Habana después de varios
viajes, tampoco daba crédito.  Lo triste es que esta película va de
sala en sala por España vendiendo una imagen irreal y mal contada de la
Habana.

Si alguien tiene interés en conocer de verdad a la Habana debe
viajar allí, o en su defecto, leer la ‘Trilogía Sucia de la Habana’, de
Pedro Juan Gutiérrez.

De calificación, yo le pondría una estrella a Habanece.

Image
Titular, subtítulo fotografía

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. Anónimo 17/03/2009 en 9:05

    Habanece
    Hola,como habanero dire que naci y me he criado en el corazon de la Habana(Callo Hueso),un barrio tradicional que en antaño fue una boragen de conflictos, desde la prostitucion hasta la pirateria entre comillas,cosa que aun hoy nos queda como legado de lo que fue aquel barrio de mediado del siglo pasado,hoy a pesar de que ya no estoy alla se y me dicen que todo sigue tal y como lo deje hace mas de 8 años,su gente disgustada y esperando el cambio de una ves,pero como eramos en mi epoca chabacanes y divertidos,escandalosos y chismisos,ambiciosos y algo malas cabezas,y con todo lo que trae una sociedad moderna,sus defectos,como los hay aqui en españa,gente que se supera para comprender mas y sobrevivir mejor a lo que se le puede avecinar(la cuba democratica),luchando dia a dia por una cuba mejor,que puedan existir grupos que lleguen a ser algo parecido a una banda mafiosa no creo y no meto la mano,he visto con mis propios ojos la oscurida de la calle en la habana pero no como la pintan en esta pelicula,que va nada paresido(SE LE FUE LA MANO Y CON LA CAMARA),HA ojo que no quiero saber nada del rejimen ni de castro,ni soy socialista ni comunista(bastante tube ya con aquello) solo se que soy del callo y aquello no es como lo pintan,ha otra cosita soy mecanico disculpenme la falta de oltografia

Participa con tu comentario