Sábado 10 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Pensiones mínimas, y en 2010 más mínimas todavía

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

O Rodiezmo y el trágala: las pensiones perderán poder adquisitivo vía impuestos

 

Al título de ayer, 24-12-2009 día de “¡felicidades!”, debo añadir el de hoy, Navidad, porque si las pensiones mínimas, de siempre están y estaban bajo mínimos, a partir de ya, el mismo día 1-01-2010, su capacidad habrá disminuido, y avanzando el año disminuirá más con solo el aumento aprobado de impuestos y precios de bienes básicos.

No sólo es una falacia de la demagogia y la estadística, sino pura mala Fe de quienes levantando el puño cobran al mes 4.000, 6.000, 10.000 y subiendo

Pero además, indignado por formar parte de esos millones de jubilados utilizados para la demagogia presidencial en Rodiezmo, los macrocálculos o macrocifras para ese IPC deflaccionario o negativo, por el que al bajar en teoría los precios no se aumentan las pensiones, es pura falacia. Si el IPC del dos y pico anual no correspondía al aumento general de precios, el menos 0 proviene de una maquiavélica irrealidad. No se pueden interpretar o aplicar los mismos sumandos o estadísticas en el consumo global que en el de las rentas bajas, o de pura y dura subsistencia. Ni siquiera sirven los parámetros utilizados en países ricos.

Las rentas bajas han pagado no menos de un 3 a un 7 por ciento de aumento desde enero de 2009 por su consumo de bienes imprescindibles, desde cualquier alquiler al pan (que a más crisis más consumo, hasta…), agua, gas, que anuncian que este mes de enero no subirá, la electricidad sí, etc. Lo saben bien quienes antes de comprar miran el monedero por si cambiando de artículo comen más o menos.

Si la crisis, el saqueo de cajas, caixas, bancos, y presupuestos públicos, les ha conducido a un callejón sin salida, como mínimo, la verdad: las pensiones perderán poder adquisitivo vía impuestos. Y repito, siempre ha sido así, la repercusión de crisis o guerras en los más pobres, desde que la primera fuente de recaudación fuera el trigo y la sal. Por suerte el aire aún nos sale gratis, es imposible succionar toda la atmósfera, y embotellarlo… por el momento.

Englobar en las estadísticas la variación de gasto en vacaciones, puentes o navideños de la clase media, o llenar la tele de sus abundancias, (la clase alta ni entra en estas consideraciones ni le importa un rábano estos y otros cálculos y argumentos) con la elección de patatas, pan o tomates de quien cobra al mes no ya 1.000 euros (el trágico mileurismo) sino 800, 600, 400, 300 o el nada de un millón de parados, rebasada la cifra de 4,5 millones, no sólo es una falacia de la demagogia y la estadística, sino pura mala Fe de quienes levantando el puño cobran al mes 4.000, 6.000, 10.000 y subiendo… hasta alcanzar la gran corrupción.

Si estono es demagogia, lo es jugar con los 6, 7, 8 y más millones de pobres… y en aumento.


Titular, subtítulo, destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario