Domingo 06 de abril de 2014,
Bottup.com

Persiste violación a la intimidad de periodista por parte del Estado en Panamá

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Las reacciones a una información silenciada persistentemente y publicada en 2005 provoca la denuncia de periodistas sobre la violación de su intimidad

Acerca de por qué publicamos los periodistas aún cuando se nos quiere ‘silenciar’
He llegado a pensar que hacia el año 2005, cuando luego de recibirme como Licenciada en Periodismo en la Universidad de Panamá, seguía yo una segunda carrera en Derecho y Ciencias Políticas, una especie de ‘papa caliente’ quedó atrapada en mi vida sin siquiera darme tiempo para decidir pasarla a ‘alguien más’.

La aparición en los medios de comunicación social de Panamá de una sensitiva información penal estaba siendo persistentemente obstaculizada

Lo cierto es que una revelación tipo ‘Informe Pelícano‘ de Alan J. Pakula y su respectiva publicación llevó mi carrera profesional (en ese entonces de 10 años de ejercicio) ‘del cielo al infierno’ en un ‘abrir y cerrar de ojos’.

La aparición en los medios de comunicación social de Panamá de una sensitiva información penal estaba siendo persistentemente obstaculizada, y sólo Dios sabe por qué mi integridad e independencia periodísticas estaban a punto de ser probadas…

Un servidor público asignado a la escolta de la Dirección del Registro Público de Panamá, directamente involucrado en las operaciones del Consejo de Seguridad Nacional, con quien por esos días compartía las aulas de clases, sería la ‘pieza clave’ de esta decepcionante pero real historia.

Creo que aún él, acostumbrado a lidiar con las ‘arbitrariedades’ poco deseables que en ocasiones se producen a lo interno de las democracias ‘imperfectas’, encontró que el asunto era ya demasiado. Por tal razón, pidió mi colaboración.

Pero, ¿por qué tenían que revelar eso?
La fuente no quiso ser identificada. Nos relató que al negarse a facilitar el tráfico a través de Panamá de un cargamento de casi mil kilos de la droga conocida como cocaína, al entonces Jefe de Narcóticos de la Policía Técnica Judicial, Rogelio Harris, se le vinculó de forma fraudulenta con la organización criminal presuntamente encargada de la operación para luego encarcelarlo de forma ilegal.

Se le vinculó a Esteban ‘Bolongo’ Ruiz, único detenido por este caso, quien luego declararía en el expediente que trabajaba para el Consejo de Seguridad Nacional y recibía órdenes directas de Juan De León Pedroza, el entonces encargado de la seguridad personal del expresidente Martín Torrijos Espino.

Con sólo una llamada del móvil de ‘Bolongo’ al de Harris, nos explicó la fuente, los delegados del ‘hombre de confianza’ del expresidente Torrijos, se asegurarían de implicar al ex jefe de narcóticos

Con sólo discar una llamada del teléfono móvil de ‘Bolongo’ al de Harris, nos explicó la fuente, los delegados del ‘hombre de confianza’ del expresidente Torrijos, se asegurarían de implicar al ex jefe de narcóticos, un detective con más de 25 años de “impecable carrera profesional”.

Pero, ‘no existe crimen perfecto’, reza un adagio, y en medio de este escenario ‘la fuente’ pidió mi ayuda para hacer contacto con otro periodista. Se trataba de un comunicador social que laboraba para el diario local El Siglo y que investigaba el caso sin éxito hasta ese momento.

Y como por la verdad asesinaron a nuestro Señor Jesucristo, ¿que más podría ocurrir en este caso? Tras la publicación de la historia “Seguridad presidencial investigado por narcotráfico“, el lunes 14 de noviembre de 2005, una misteriosa cadena de destituciones se produjo en el rotativo nacional.

Desde la propia presidenta del periódico, pasando por el jefe de redacción y varios periodistas (incluyendo al autor de la polémica historia) fueron cesados en sus cargos sin mayores explicaciones. Previo a su despido, el propio escritor de la noticia fue inclusive coaccionado por un directivo del medio para que se retractara públicamente de la versión publicada. Este se negó y fue destituido.

Hoy en día, es prácticamente imposible hallar un ejemplar de El Siglo correspondiente a esa fecha. La versión digital de la publicación fue suprimida de Internet y la impresa simplemente ‘desapareció de las hemerotecas nacionales.

¿Conspiración o paranoia?
De forma paralela fue ‘montado’ un operativo para ‘silenciar’ a los ‘atrevidos’. El resto de la historia ustedes ya la conocen…

Gracias a la osadía de este medio de comunicación, que no ha temido permitirnos contarles la versión que estoy segura de que es la real.

Las autoridades panameñas se han negado a investigar la participación y/o autoría de Torrijos Espino en este y muchos otros delitos

De otro modo, no se explica que cinco años después, mi vida privada en Panamá esté sometida al escrutinio público, habiéndose hecho pública desde entonces a través de un sitio web ilegal en Internet accesible desde cualquier parte del planeta, mientras los criminales de cuello blanco, encubiertos bajo el ropaje de ‘administradores de justicia’, continúan utilizando el aparato estatal para ‘hacer de las suyas’.

Las autoridades panameñas se han negado a investigar la participación y/o autoría de Torrijos Espino en este y muchos otros delitos. Sin embargo, el tema que nos ocupa en el presente reporte está por concluir y la Organización de las Naciones Unidas, organismo que vela por el respeto de los Derechos Humanos en todo el planeta, tendrá sin duda un papel decisivo en la culminación de este ‘oscuro’ episodio en la historia de la democracia y la libertad de expresión en Panamá.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

The fantastic world of Cinema using a different point of view about the best films based on books.

Participa con tu comentario