Lunes 21 de abril de 2014,
Bottup.com

Peter Henriot: “La deuda externa condena a los países al subdesarrollo”

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)


Entrevista

“No puede ser pagada con el futuro de la
sociedad de un país”

“Se necesita principalmente que los países pobres cooperen entre
sí”

Image
El jesuita Peter Henriot S. J.

El director y
fundador del Centro Jesuita para la Reflexión Teológica de Lusaka
(Zambia), padre
Peter Henriot S.J., visitó el Perú para compartir su
experiencia de trabajo en temas de deuda externa, desarrollo, modelos
económicos y comercio. Henriot, quien lleva más de treinta años de acción
social en el sudeste africano, sostiene que la deuda externa es una de las
principales limitaciones del desarrollo para los países del hemisferio sur, por
ello las políticas a adoptarse deben darse en función al impacto que tendrá en
los ciudadanas y ciudadanos de los países deudores.

¿Qué acciones
deben tomar los países en estado de pobreza y extrema pobreza para superar la
condición de exclusión que viven sus pueblos?

“Estado y sociedad civil deben organizarse para participar
activamente en las campañas que buscan generar solidaridad entre las sociedades
del norte y del sur”
“Se darán políticas de arbitraje adecuadas cuando se evalúe el impacto de la
deuda sobre la ciudadanía”
“Lo principal es
fiscalizar de qué forma el Estado está utilizando e invirtiendo el dinero del
país”

El contexto actual es
importante porque nadie pone en duda que el problema de la deuda externa es
determinante para la economía de los países. Para mejorar la condición de los
más afectados se necesita principalmente que los países pobres cooperen entre
sí y que los países ricos colaboren estableciendo políticas adecuadas que ayuden a
superar la crisis en la que se encuentran estos
países que por realizar los pagos de la deuda están dejando de invertir en educación, salud, vivienda, aspectos que
podrían permitir una mejor calidad de vida a su población.


¿Cómo los
países en pobreza pueden cooperar entre sí?

Lo primero es
trabajar en conjunto. Estado y sociedad civil deben organizarse para participar
activamente en las campañas que buscan generar solidaridad entre las sociedades
del norte y del sur. La campaña de Jubileo a nivel mundial es importante porque
en ella la gente trabaja, se apoya y realiza acciones en conjunto, dentro y
fuera de su nación, permitiendo a los países salir adelante.


¿Los actuales
procesos de arbitraje para las negociaciones de deuda externa son los más
adecuados?

La deuda externa es
una de las principales limitantes de desarrollo para los países del sur. Las
decisiones que se tomen en torno a ella afectan directamente el futuro de las
personas, sin embargo, las negociaciones no toman en cuenta este aspecto. Se darán políticas de arbitraje adecuadas cuando se evalúe el impacto de la
deuda sobre la ciudadanía. La deuda no puede ser pagada con el futuro de la
sociedad de un país y los prestatarios deben recordar que el préstamo se dio
para ayudar, no para condenar a una nación a pagar una deuda de por vida.

Entonces los
organismos internacionales, como el Banco Mundial, el Fondo Monetario
Internacional o el Club de París, ¿no han aplicado políticas sustentables para
la reducción de la pobreza en los países deudores?

En todos estos años,
el Banco Mundial (BM), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Club de
París no han dado política alguna que contribuya a evitar la crisis económica
que atraviesan países como Perú, Argentina, México, entre otros. No obstante,
aunque las medidas no son radicales, el Banco Mundial en Zambia, por ejemplo,
ha realizado algunos canjes y cancelaciones de porcentajes de la deuda a cambio
de proyectos de desarrollo e inversión. Al otro lado está el FMI que, para la
concesión de un préstamo, pone como condición el libre comercio y la inversión
extranjera en el país, estos términos generan empobrecimiento y hacen que la
deuda externa condene a los países al subdesarrollo.


Mientras se
den estas condiciones, ¿cómo un país deudor podría afrontar la pobreza y evitar
la crisis?

Lo principal es
fiscalizar de qué forma el Estado está utilizando e invirtiendo el dinero del
país. Las ONGs, los gremios sindicales, las asociaciones religiosas, las
iglesias y otras instituciones de la sociedad civil deben dar prioridad a esta
labor. Deben tener en cuenta que la deuda externa no debe ser tratada como un
préstamo bancario, sino como un otorgamiento de dinero a fin de que no genere
intereses y cumpla con el que debería ser su principal objetivo, contribuir al
crecimiento de las naciones.

{mos_sb_discuss:2}

 

Esta noticia concursa en el I Premio  Periodista Ciudadano en la categoría de: Sociedad y Ciudadanía

Image


Image

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. Anónimo 31/05/2008 en 21:27

    Estas noticias aunque inactuales siempre están presentes en la vida de cada uno de nosotros. Debemos ponerle un alto a tanta pobreza. Buen post!

Participa con tu comentario