Jueves 27 de marzo de 2014,
Bottup.com

Piden mayor protección para los tejos en Asturias

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Convocados por  asociaciones culturales y ecologistas, algo más de
cincuenta personas participaron en un “conceyu abierto” alrededor del
“Texu” de Abamia, un tejo centenario de Cangas de Onís.

ImageUn
abrazo colectivo se fundía con el Texu (tejo) de Abamia en el municipio asturiano de Cangas de Onís y servía para cerrar
el Conceyu Abiertu, una fórmula de participación ciudadana ancestral,
que había sido convocado con la intención de denunciar la escasa
protección otorgada a los tejos asturianos.

Aunque existen algunos
árboles declarados como notables e incluso algunos de ellos son monumentos
naturales, las asociaciones critican la escasa protección de una
especie que en Asturias goza de una historia y simbología especial. En el acto se
pedía más protección de “los tejos de iglesia, así como de otros que
merezcan veneración, sean solitarios o formen parte de tejedas
en los montes”.

El lugar escogido era el más apropiado porque
el tejo de Abamia se encuentra al lado de la iglesia de Santolaya, en
proceso de restauración, y como se recordó no es la primera vez que
alguna rehabilitación acaba por sentenciar la vida de algún árbol
importante. De hecho en esa misma rehabilitación se están cometiendo
algunas imprudencias . La iglesia que se está rehabilitando no sólo
destaca por su estilo románico, además contiene el sepulcro de Don
Pelayo
de quien cuentan que en aquel lugar convocó hace siglos un
Conceyu Abierto alrededor del tejo para iniciar la revuelta contra la
ocupación
musulmana
.

Piden más protección de “los tejos de iglesia, así como de otros que merezcan veneración, sean solitarios o formen parte de tejedas en los montes”

Uno de los intervinientes en el acto fue Ignacio Abellá destacado autor
de varios libros naturalistas como “La magia de los árboles“, es en esa
obra es donde recoge la importancia del tejo para los asturianos, la
única región dónde se plantan “en lugares con un significado especial”
en resto del mundo parece que se les considera un árbol de monte que
crece espontáneo aunque, en general, también es respetado o va asociado
al culto religioso.

En Asturias es importante porque incluso en nuestros días pervive cierta
tradición de plantar tejos cercanos a las casas y es de reseñar que los
árboles destacados eran lugares de reunión, tradición que ahora estas
asociaciones pretenden recuperar con la celebración de conceyos.

“La participación ya se tornó más igualitaria porque también las mujeres tomaron la palabra en el acto…” “..en tiempos pasados en los conceyos sólo participaban hombres o sus viudas”

Si bien ahora la participación ya se tornó más igualitaria porque
también las mujeres tomaron la palabra en el acto, lo cuál tuvo un
simbolismo enorme porque en tiempos pasados en los conceyos sólo
participaban hombres o sus viuda
s.

El acto comenzaba
con las palabras en asturiano de “El Bardu Errante“, personaje que
interpreta el artista Anxel Nava, que rebotaban con un eco muy fuerte
lo cual remarcaba el carácter casi mágico del lugar, y espontáneamente
iban tomándo la palabra representantes de asociaciones, vecinos del
pueblo o personas que habían venido desde distintos lugares de Asturias
o incluso desde fuera para participar en aquella actividad.

Asturias
cuenta con algunos de los tejos más reseñables, al Texu de Bermiego se
le considera el más viejo de Europa
aunque compite con el de Fortingall
en Escocia
-en todo caso es un tejo que puede rondar los dos mil años de
vida
-. Otros tejos están protegidos como monumentos naturales y algunos
tienen declaración de árboles notables pero las asociaciones reclaman
el desarrollo del plan del manejo del tejo que en la actualidad no se
aplica además de una coordinación efectiva entre la Consejería de Cultura y la
de Medio Ambiente para garantizar que algunas restauraciones no acaben
paradójicamente con sentenciar unos árboles de gran valor.

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario