Sábado 03 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Política monoplaza, sociedad en boxes

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

La Fórmula 1 se une al escaparate de la Comunidad Valenciana, donde además de turistas, habitan ciudadanos

Opinión

Image
Resumen gráfico del artículo (P.Ll.)
Aunque parezca increíble, en este gran producto turístico que es la Comunidad Valenciana ¡viven personas!
A veces, a estos indígenas edetanos les da por protestar, por armar jaleo. Y eso es un peligro. Camps lo sabe, y por eso intenta que se les oiga lo menos posible
Camps y su acólita municipal Rita Barberá
son conservadores. Quizá por eso apuestan por formas de hacer política tan antiguas como las de los romanos
La sociedad valenciana entra en boxes. No sabemos si saldrá el
27 de mayo o se quedará retenida ahí, entretenida con los cambios de
neumáticos, las guerras entre Bridgestone y Michelín
Me permito regalarle un consejo a Francisco
para que los siguientes cuatro años no le molesten los asilvestrados descendientes de edetanos, contestanos e ilergavones
Comunidad Valenciana. ¿Qué le sugiere? Posiblemente piense usted en inmejorables campos de golf, banderas azules ondeando en sus cuidadas playas, archipublicitados resorts turísticos de áureos destellos, colosales infraestructuras de modernísimas líneas calatravescas y prestigiosos veleros anclados pocos metros más allá, pilotados por recios marineros con relojes de anuncio. A partir de ahora puede añadir también el zumbido de los bólidos de Fernando Alonso y compañía como fondo sonoro.

Claro que esto último parece supeditado a que quienes viven en este lugar voten el día 27 por Francisco Camps. Sí, porque, aunque parezca increíble, en este gran producto turístico que es la Comunidad Valenciana ¡viven personas! No sólo hay turistas de paso, existen habitantes, muchos de los cuales hasta hablan un extraño idioma y dicen tener una historia y una cultura muy ricas y que ambas poco tienen que ver con lo que el Consell muestra en el escaparate.

A veces, a estos indígenas edetanos les da por protestar, por armar jaleo. Y eso es un peligro. Camps lo sabe, y por eso intenta que se les oiga lo menos posible.

Dicen que sus quejas son porque el Partido Popular -en el gobierno autonómico desde 1995- trata su tierra como una empresa que debe dar el máximo beneficio a sus accionistas, los empresarios de la construcción y el turismo. Dicen que están destruyendo su entorno a base de cemento y ladrillo, que están secando los pozos de agua para regar campos de golf, que sus hijos llevan años y años estudiando en barracones, que son los habitantes de Iberia que menos inversión por cápita tienen en Sanidad, que sus políticos no asumen ninguna responsabilidad. Que los sueldos son más bajos que la media. Que se crea menos empleo fijo. En fin, que no encuentran beneficio en el modelo que propone el alumno (Camps) que destronó al maestro (Zaplana).

Camps y su acólita municipal Rita Barberá son conservadores. Quizá por eso apuestan por formas de hacer política tan antiguas como las de los romanos: pan y circo. Lo están haciendo con la Copa del América, pero parece ser que este evento sólo les vale para contentar a los indígenas más pijos.

En un alarde de ingenio sin precedentes, vieron la luz verde del semáforo de salida. Si algún deporte es capaz (hoy, ya veremos mañana cuando Alonso pierda fuelle) de entusiasmar a los plebeyos es la Fórmula 1. Ecclestone, su dueño, no está muy necesitado de fondos, es un tipo solvente económicamente. Aún así, dijo en su día que sólo si Camps es President de nuevo, se podrá ver el carruaje del asturiano a toda velocidad por las calles de Valencia. Luego se desdijo, pero el mensaje ya ha calado.

La sociedad valenciana entra, pues, en boxes. No sabemos si saldrá el 27 de mayo o se quedará retenida ahí, entretenida con los cambios de neumáticos, las guerras entre Bridgestone y Michelín.

Camps puede conseguir su propósito, cosa bastante plausible no por la oferta de Ecclestone, sino por la triste oposición que encarna aquél hombre al que ya Zaplana dejó en paños menores hace cinco años y que no ha conseguido en todo este tiempo que nadie le vea como candidato a nada serio.

En ese caso, me permito regalarle un práctico y productivo -aunque evidentemente humilde- consejo a Francisco para que los siguientes cuatro años no le molesten los asilvestrados descendientes de edetanos, contestanos e ilergavones: cree usted reservas , como los yankis hicieron en su día con los indios, y meta allí a los indígenas. ¿No cree que lucirían espléndidamente en los nuevos folletos propagandísticos del gran resort turístico que gobierna?

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Periodista y emprendedor social. Co-fundador de Bottup.

1 comentario

  1. Ricardo Alonso del Valle 23/05/2007 en 10:42

    La Comunidad de un Estado Moderno
    Tratar a una Comunidad como una Empresa no es tan descabellado, Pau, sobretodo si va acompañada de algunos fundamentales requisitos.
    Primero: Lealtad de las Instituciones a las Leyes del Estado (algo de lo que carecen Euskadi y Cataluña)
    Segundo: Gestión de cada Institución diferenciando lo público de lo privado y con control del gasto. (¿Qué hace ZP arreglando, es un decir, Delphi? Un Estado moderno aplica las leyes y con ellas protege a sus ciudadanos. Si así no lo hace es un mal gobernante y además paternalista).
    Tercero: Determinación de problemas con participación ciudadana (sindicatos o asociaciones) en los Órganos de Planeamiento Urbano y Regional. Aquí es donde se puede ver si una sociedad es fuerte y sana o si… ¡Felipe, danos trabajo a toos! ¿Recordáis?
    Otra cosa es que haya luces y sombras en esta Comunidad y sus Gobiernos (el actual y los anteriores) y que se puedan mejorar muchas cosas. El que una empresa como la Fómula 1, E-On o la Seat se busque la vida respetando las leyes del mercado y las del País donde se quiere asentar, es una cosa y otra que si sabemos de alguna ley que se esté infringiendo vayamos (nosostros o nuestros representantes) al juzgado más próximo.
    En el caso de Delphi hay que pedir, con la Ley en la mano, responsabilidades A la Empresa, a la Junta y sus Órganos competentes y a los Sindicatos. Quienes, seguro que no tienen la culpa, somos tu y yo. Este país todavía tiene que caminar mucho y esa basura de “Educación para la Ciudadanía”… mejor escribo algo aparte para estudiar este Marxismo de 1905 que la Ministra Cabrera o ZP seguro que no enseñarán a sus hijos.

Participa con tu comentario