Miércoles 28 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Política

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

“Hacer
política” significa encontrar el equilibrio entre los intereses,
enfrentados o no, de los grupos, subgrupos e individualidades que
conforman una comunidad.

Opinión

Image
El líder no debe ser más que la suma del esfuerzo de todos los remeros

Esta mañana me hablaban de ‘política’.

‘Política’
no es algo que se pueda hacer desde la contraposición, desde la
irreflexión ni desde la intransigencia, y quienes intentan hacerlo
desde ahí evidencian la intención de permanecer, como sea, donde no les
pertenece estar y, sobre todo, ocultan una gran falta de conocimientos y
capacidades.

Para el que se decide por la “actitud cerril”, la intransigencia es el mejor -y más seguro- de los caminos.

Al plantear muy mal un enunciado, generamos un problema sin solución.

“Hacer
política” significa encontrar el equilibrio entre los intereses,
enfrentados o no, de los grupos, subgrupos e individualidades que
conforman una comunidad.

Cuanta mayor profundidad de satisfacción en los niveles sociales enunciados, mejor ‘política’.

No me valen las acusaciones descarnadas ni el enfrentamiento sistemático, ni los odios profundos. Mucho menos en comunidades pequeñas como la nuestra.
Las
actitudes más sólidas y las más constructivas, suelen ser las que menos
tienen que esconder, y las que acaban ofreciendo la sinergia necesaria
para que un grupo se convierta en sociedad


Y “hacer política” es siempre una labor aglutinadora.

Para
hacer política es imprescindible conocer las reglas, asumirlas y
moverse dentro de ellas, moverse con firmeza y con especial escrúpulo
de no vulnerarlas porque esas reglas (buenas, malas o mejorables sería
otro tema) conforman el casco y el timón del barquito donde navegamos
todos en el mar del futuro.

En ese planteamiento, el líder, que
no debe ser más que la suma del esfuerzo de todos los remeros, debe ser
capaz de señalar el rumbo y demostrar que se está siguiendo.

Olocau jamás ha tenido de eso, nunca ha visto un equipo conductor. Hasta ahora.

Ahora,
nuestros dirigentes están fabricado la nao, están poniendo orden y
administrando. Nada más pueden hacer, y ya es bastante.

Lejos, muy lejos y opuestos a esa labor, quedan los que no quieren, no les interesa, que el barquito zarpe.

Y enredan y conspiran y quieren ser, al menos, rémora de todos.

Eso no es hacer política, eso es “hacer de laxante”.

En
este año de nuevo Ayuntamiento, nuestros gestores, según se puede ver
en el histórico de los plenos, se han dedicado a gestionar; están
-pese a quien pese- esforzándose y consiguiendo ordenar el municipio
y explicando a todos con su comportamiento, cuales son las reglas del
juego.

Reglas entre las que todo Dios debemos articularnos, cada uno desde el sitio que le ha tocado, o el que ha elegido libremente.

Los
que ‘se tiran de la moto’, los que aparentan lo que no son y los que se
mueven por intereses -y miedo a sus actos pasados- personales, los que
intentan medrar a costa de ese miedo, y los “oportunistas de colorao”
están también en este barco, y el sol no es ni más benigno ni más
maligno con ellos que con los demás.

Son una “realidad de grupo social” con la que hay, necesaria e imprescindiblemente, que contar.

No me valen las acusaciones descarnadas ni el enfrentamiento sistemático, ni los odios profundos.

Mucho menos en comunidades pequeñas como la nuestra.

Sabido,
analizado y aquilatada esta realidad, no caben los desgastes en
enfrentamientos innecesarios y estériles, cabe que cada cual, según su
conciencia, siga en el lugar que ha decido o le ha tocado estar y,
desde ahí señale con su esfuerzo constante y entregada dedicación, cual
es la dirección que debe llevar nuestra comunidad para alcanzar el
mayor grado de satisfacción posible de todos sus integrantes.

Las
actitudes más sólidas y las más constructivas, suelen ser las que menos
tienen que esconder, y las que acaban ofreciendo la sinergia necesaria
para que un grupo se convierta en sociedad.

*Los artículos de Nodo Libre sólo representan el punto de vista de su autor, no el de Bottup. Bottup es una comunidad de centenares de periodistas ciudadanos con su propio criterio, que la Redacción nunca puede coartar

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario