Viernes 30 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Popularmente se llama ‘pinchar un teléfono’

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

El Partido Popular critica la red de escuchas que compró en 2001 y que posteriormente abogó por utilizar

Tres asuntos generan mi observación. La sanidad universal en los EE UU; la actualización del IRPF de los futbolistas; y el recién descubierto sistema de vigilancia telefónica y demás redes, SITEL. Dado que el pago de los impuestos está en fase inicial, veamos lo inmediato.

El sistema sanitario europeo, trata ahora de instalarse en EEUU de la mano de Obama, para reafirmación de sus defensores españoles

Como español y europeo, siento especial orgullo del servicio sanitario que tenemos. Los millones de personas que hoy en los EE UU, carecen de esa cobertura gratuita y las graves consecuencias que padecen si se tiene la desgracia de sufrir una grave enfermedad, hace que conocida la situación y los mecanismos que allí se usan para recibir asistencia sanitaria nos haga valorar con especial observación la gran conquista social que hemos logrado los europeos.

Por ello, el presidente Obama, si finalmente consigue cumplir el contrato que ‘firmó’ con los electores norteamericanos, será otra razón más por la que pasará a la historia de su país.

Y, para los españoles, significará una inyección de moral defensora de nuestra Sanidad Pública Universal. Que ninguna ideología pretenda desdibujar lo que sentimos como nuestro y ahora es anhelado y deseado por los americanos.

Expuesto lo anterior, entro en el asunto SITEL. Se conocía que si un juez solicitaba lo que popularmente se llama ‘pinchar un teléfono’ la policía emprendía los trámites y ejecutaba las escuchas. Así, se aportan las pruebas en los tribunales y por tanto, queda demostrada la implicación en el delito investigado. Me imagino que éste debió ser el procedimiento que la justicia ha seguido en el caso ‘Gürtel’. Consecuencia de ello, hemos conocido los agradecimientos y los quereres que los implicados se han manifestado.

Las críticas a SITEL, al sistema de escuchas que en su día instaló el Partido Popular, se entienden como una forma de desacreditar las escuchas del caso ‘Gürtel’

Después del verano que nos ha ofrecido el Partido Popular, sobre el espionaje sin pruebas que soportaba, y dado que se le ha caído la estrategia, ahora de nuevo se montan otro enredo con el sistema que ellos compraron el año 2001. Y, la verdad, están rallando lo absurdo.

Deben pensar que la sociedad española tenemos un coeficiente de entendimiento bajo cuando leemos en un artículo de ADN.es:

La portavoz del grupo del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, ha reconocido que el Gobierno de José María Aznar compró el sistema SITEL, si bien no lo puso en marcha porque “no dio tiempo a que se aprobara una Ley que permitiera su uso”.

Otro artículo de El País nos aclara:

El partido de Mariano Rajoy (quien contrató SITEL en 2001) ya preguntó en 2004 por “las iniciativas previstas para optimizar” SITEL “en el Ministerio del Interior durante 2005”. En 2007, 2008 y 2009 preguntó cuándo se iba a extender “a todas las unidades de investigación” e incluso a “todas las comisarías locales” de la policía. De ilegalidad no dijo ni palabra, tampoco cuando el Gobierno le contestó.

Ante esta clara realidad, ¿qué justificación tiene el embrollo que están montando? Muy sencillo queridos lectores: pretenden hacer entender que el sistema carece de alguna autorización que puede servir para argumentar que las escuchas del caso ‘Gürtel’ no son válidas.

Obviamente, con el mismo procedimiento se han instruido otras causas y tipos de delitos, que de reconocerles a los populares alguna razón en sus argumentos, serían invalidados. Es decir, con tal de mitigar la cruda realidad que están viviendo son capaces de desmantelar el Estado de Derecho. ¡Fulleros compulsivos!


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

2 Comentarios

  1. Anónimo 10/11/2009 en 14:05

    Yo creo que no se trata de una ‘gresca más’ entre partidos políticos. Sino de la enésima forma de intentar librarse del control, sea ciudadano, judicial o del ámbito que venga. Nuestros partidos políticos son una de las mayores lacras para la democracia, y cualquier incoherencia vale para tapar sus pufos.
    Que el tema en sí tiene mucho más que rascar, por supuesto que sí.
    Pero no por ello debemos dejar de cuestionarnos los motivos que ‘algunos’ tienen para hacerlo.

  2. Anónimo 10/11/2009 en 10:58

    Sobre el asunto de Sitel, le invito a que lea este artículo con sus enlaces relacionados, para su reflexión sobre el problema de fondo y que no es otro que su privacidad y la mía no están garantizadas por una Ley orgánica:

    http://www.lavanguardia.es/politica/noticias/20091109/53820382896/un-virus-para-matar-otro-virus.html

    En mi opinión, tratar ese tema como una “gresca” más entre los partidos políticos es quedarnos mirando el dedo que nos señala la luna.

Participa con tu comentario