Sábado 01 de octubre de 2016,
Bottup.com

Preferentes y acciones, el corralito de Montoro

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Ayer contemplé la pitada y cacerolada ante la central de La Caixa, antes institución modélica para todo catalán, impensable un reproche público

Barcelona. Arropados por Indignados allí había un grupo de muy ‘indignados’ por las ‘mentiras’, “estafas” decía alguno, de su caixa de toda la vida, y explicando ante las cámaras que existía la premisa y orden internos de captar ‘capital’ a como diera lugar, o sea, ‘mintiendo a los viejos’ e ‘incautos’. Para ellos el corralito es real, por mucho que Montoro predique que es técnicamente imposible.

Algono explicaba ante las cámaras que existía la premisa y orden internos de captar ‘capital’ a como diera lugar, o sea, ‘mintiendo a los viejos’ e ‘incautos’

Curioso distinguir la ardiente juventud estética de los Indignados con la reluciente blancura de las viejas y cuidadas melenas. No eran demasiados caceroleando, pero los automovilistas ayudaban con sonoras y continuas pitadas. Por suerte La Caixa, por el momento no se parece totalmente a Bankia, ni a CatalunyaCaixa o Catalunya Banc, ni ha afectado tanto y a tantos.

Demasiada policía, ¡muchos más que manifestantes!, y tras declarar por la mañana en el Juzgado de Instrucción n. 23 por lo que considero otra corrupción policial (los mossos), sin ganas de que me incluyeran en la ‘limpieza pública’ que se preparaba, desaparecí.

Rescate, corralito, prima de riesgo, recortes, ajustes, despidos… paro y quiebras… ahora tras esas palabrejas en los discursos todos añaden lo de ‘políticas de crecimiento’. Y elemental, que si no hay crédito y sube la presión impositiva, se decrece. Es de párvulos, pero también que si en las cuentas públicas sale más que entra, y no hay quien preste dinero eternamente a quien gasta más de lo que ingresa, a la fuerza ahorcan, y quieran o no, autonomías y Estado deberán continuar recortando.

¡Qué sencillo! y qué imposible… cuando el disparate de los político-financieros entre corrupciones y megalomanías ha acabado con todo posible euro interior y exterior, porque además del negro desaparecido en la burbuja no captarán un céntimo. Ayer la célebre prima de riesgo, de la que antaño apenas se oyera hablar en España, bajó de la cota de los 500, anunciada como tope de rescate, porque, muy simple, el BCE comprara deuda española e inyectara liquidez a los bancos.

Cuando oigo al Ministro Montoro pronunciar la palabra ‘corralito’, recuerdo las imágenes argentinas de hace 10 años. Que asegure contundentemente que es técnicamente imposible, me lo hace más posible si en cualquier momento ante los 500 puntos los alemanes deciden dejar caer la bolsa con un simple basta.

Para casi un millón de españoles el corralito ya se puso en marcha cuando los sinvergüenzas de los directivos de las cajas de ahorros les mintieron transformando sus saldos en títulos, en este momento con ‘valor cero’

Y ese basta es muy posible… si el acreedor, y además dueño del grifo de los euros, rebasa su paciencia porque el deudor España con sus 17 enormes agujeros, más la mitad del sistema financiero podrido, necesita tantos millones que inyectarlos puede ser tan malo para el propio euro, ¡y para ellos mismos!, como no hacerlo. Otro galimatías. Se publica que a la Eurozona la salida de Grecia del Euro costaría unos 400.000 millones, multiplicar por 3 o 4 esa cifra, marea a cualquiera.

Que no haya corralito no depende de Montoro ni Rajoy, depende del aguante alemán. Repito que para casi un millón de españoles el corralito ya se puso en marcha cuando los sinvergüenzas de los directivos de las cajas de ahorros, para captar ‘preferentes’ o acciones de los nuevos bancos, les mintieron transformando sus saldos en títulos, en este momento varios miles de millones con ‘valor cero’.

La noticia simpática del día podría centrearse en que aquí en Barcelona los políticos continúan en su muy particular mundo, el catalanismo, o el ‘negocio del catalanismo’, que aún genera cargos, dietas y subvenciones. Continúan con el pacto fiscal y las balanzas fiscales, y cada uno de los charlatanes acentúa su catalanismo con las veces que repite unos eslóganes que más allá de sus ombligos no tienen ni oídos ni significado. Con Cataluña, cuando Europa centre su rescate real o virtual de España y su banca, se deberá traspasar cualquier teórico pacto fiscal, rescatándola de su particular quiebra.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario