Sábado 21 de enero de 2017,
Bottup.com

Pregunta de examen: ¿Cuál es la chispa de la vida?

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Reportaje

Image
Cartel de protesta contra los anuncios

En muchos colegios estadounidenses se pueden ver anuncios publicitarios en pasillos, lavabos, el patio del recreo, vestuarios, armarios, autobuses escolares…

Los profesores reciben lecciones preparadas por grandes compañías que incluyen sus productos en ellas

Los estudiantes estadounidenses pueden ver informativos en televisiones repartidas por todo el colegio. La cadena ‘Channel One‘ ha sido la impulsora de este nuevo negocio. La empresa equipa a los colegios de material audiovisual gratis y, a cambio, éstos se comprometen a que sus alumnos presten atención a su programación durante 12 minutos al día, incluidos 2 de publicidad.

Casi todos los sindicatos y asociaciones de profesores aprobaron resoluciones hostiles a este acuerdo, que califican de “un pacto con el diablo” al entregar tiempo de aprendizaje a grandes empresas. ‘Channel One’ afirma que es una forma de acercar los temas de actualidad a los jóvenes que no se interesan por los informativos convencionales o los periódicos

Image
Cartel publicitario de Chanel One

. Sin embargo, un estudio acerca de 36 emisiones reveló que un 20% de transmisión estaba dedicado efectivamente a temas de actualidad y el 80% restante a juegos, información meteorológica, deportes o “chismes de Hollywood”.

Esta investigación, llevada a cabo por William Hoynes, profesor de sociología, concluyó que “la verdadera función de la cadena no es periodística, sino comercial.” Sea o no así, es cierto que está resultando un gran negocio para ‘Channel One’. Grupos como Nabisco, Pepsi, Proctor & Gamble, los estudios cinematográficos o el ejército estadounidense (con fines de reclutamiento) pagan un alto precio por llegar a los ocho millones de telespectadores de la cadena: hasta 200.000 dólares por un spot de 30 segundos.

Además, las compañías crean lecciones preparadas gratis para los profesores. ‘Chips Ahoy‘ tiene un juego donde los alumnos tienen que contar el número de pepitas de chocolate que tienen sus galletas. ‘Sopas Campbell‘ creó una leccion científica en la que había que comparar la viscosidad de sus salsas con las de sus rivales. La Unión de Consumidores ha comunicado que el 80% de estas lecciones contienen incorrecciones o información engañosa.

Grandes empresas utilizan las actividades educativas para conseguir información sobre los estudiantes.

En Nueva Yersey, los niños de las escuelas primarias completan un cuestionario de 27 páginas llamado “Todo sobre mí

Decenas de marcas e incluso el ejército pagan hasta 200.000 dólares por 30 segundos de atención estudiantil

que es básicamente una encuesta de marketing para un canal de televisión. La corporación ZapMe! proporcionó gratuitamente ordenadores y acceso a Internet a las escuelas que, como contrapartida, se comprometieron a que los alumnos las utilizaran al menos cuatro horas diarias. ZapMe! monitorea los hábitos de navegación de los alumnos y vende la información a sus clientes para utilizarla en anuncios publicitarios.

Coca-Cola o Pepsi pagan a los colegios de 10 a 20 dólares por alumno a cambio de que en las máquinas expendedoras de estos centros sólo se vendan bebidas de su marca. Un libro de matemáticas publicado por McGraw-Hill,

Las compañías preparan algunas de las lecciones de los profesores y los alumnos juegan a contar las pepitas de chocolate de las ‘Chips Ahoy’ que les regalan

una de las principales editoriales escolares, causó escándalo en 1999 al empezar a utilizar marcas registradas y logos de productos en el enunciado de los problemas. A pesar de esto, muchos profesores apoyan esta idea y afirman que sus estudiantes reconocen las marcas y se identifican con ellas.

‘The american education’ y la educación española
Estas prácticas publicitarias están totalmente prohibidas en la educación española, aunque varios sectores ya denuncian la progresiva implantación de publicidad en los colegios. Como una nota de esperanza, cabe destacar que mucha de la información aquí comentada ha sido recogida de un libro de  texto de Bachillerato, lo que denota claras diferencias entre la educación americana y la española.

Image
Cambio titular

{mos_sb_discuss:2}


¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

6 Comentarios

  1. Anónimo 08/03/2008 en 10:37

    “si tengo cinco pepsis y te tomo dos, ¿cuando me quedan?”
    Niño:”quedan tres”

  2. Anónimo 09/03/2007 en 8:42

    Otra educación es posible
    Los responsables de educación en cada país deberían defender otro tipo de educación. Hace poco leí la noticia (http://intercambia.net/temas/?p=17) de que el gobierno Vasco había editado videojuegos para niños donde les enseñaban a ahorrar o el videojuego editado por la ONU sobre desastres naturales. Stop disasters de la que habla también el artículo citado.

    Pero si los gobernantes no están por la labor la cosa irá a peor cada vez.

  3. Anónimo 08/03/2007 en 7:47

    Somos lo que somos
    Y que se puede esperar de un mundo en que el desarrollo no se mide por las necesidades, sino por ampliar el margen de beneficios o por la cuota de mercado. Esta globalizacion esta haciendo que se derrumben los mitos que se hanmantenido ocultos hasta ahora. Antes se escudaban en alguna escusa tonta, pero YA no hace falta, es la pasta lo que interesa. Despues de ver como el gobierno US mete mano a los paises para asegurarse el petroleo, esto es una nimiedad, al menos eso es lo que puede parecer despues de leer noticias como esta.
    Somo consumidores, hay que aceptarlo????
    Esperemos que NO
    http://albertolevin.wordpress.com/

  4. Anónimo 08/03/2007 en 7:46

    No tan rápido….
    …con las generalizaciones sobre Estados Unidos. He trabajado en un colegio público, he visitado otros y tengo amigos que han trabajado y siguen trabajando en colegios públicos de EEUU. Ninguno hemos visto estas cosas. Y no digo que no existan. Al fin y al cabo es un país de 300 millones de habitantes, y en alguna parte alguna empresa como la que describes puede estar tentada de buscar nuevos mercados, no lo dudo.

    Por cierto, ¿por qué no has comentado la iniciativa de cambiar los refrescos por frutas en las máquinas expendedoras que al menos en Luisiana se propuso?

    También te gustará saber que personalmente me llamó la atención la poca presencia de publicidad en la calle en multitud de ciudades y pueblos, al contrario que en España…

    Saludos,

    dvd

  5. Anónimo 08/03/2007 en 6:59

    Consumistas
    Despues se quejan de que estemos ante la sociedad del consumo

  6. Anónimo 07/03/2007 en 18:36

    La virgen!
    Es… es… denigrante. Esos niños ni siquiera tendrán la oportunidad de ser personas. Sólo… consumidores. Nada más.

    Dan ganas de llorar

Participa con tu comentario