Sábado 10 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Presupuestos e independencia: entre dos fantasías

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Los recortes para disminuir los gastos se cubren con unos ingresos que también bajarán

Barcelona. Presupuestos Generales del Estado. Los números cuadran al revés, con la fantasía de unos ingresos se cubren a la baja, recortando, unos gastos seguros y fijos, pero que con toda seguridad aumentarán debido a la tercera fantasía de este final de mes el rescate bancario.

Si el Estado de las autonomías es una merienda de corruptos, la traca final catalana conduce al desastre total

El descontento general, por la degradada realidad y las fatales perspectivas, en agosto anunciaba un otoño caliente, pero este fin de septiembre anuncia que el calor irá en aumento en octubre.

Los únicos contentos, los de CIU. La Vanguardia les crea una mayoría absoluta. Pero quizá sea la única fantasía un tanto creíble. El cóctel entre el descontento general y una base independentista, a piñón fijo y a sueldo o subvencionada, entregará de nuevo el poder al partido (o partida) que entre corrupciones creó la quebrada Catalunya. Si el Estado de las autonomías es una merienda de corruptos, la traca final catalana conduce al desastre total. El ‘cuanto peor, mejor’.

Las cifras de vértigo, que generarán más paro, disgustan a los que en parte las crearon y pierden en el reparto, PSOE y sindicatos, pero si los ingresos fallan, ¡y fallarán!, deberán aplicarse más recortes e impuestos, con lo que bajarán más aún los ingresos. Parece que no hay más remedio que reestructurar, y eso significa desmontar parte del aparato político y funcionarial… o cortar pensiones, paro y deuda. La cuadratura del círculo.

319.460 millones de euros, cuyo casi 60%, 187.139 millones, se van en pensiones (121.000 millones que pierden poder adquisitivo), desempleo en aumento (26.993 millones), y los intereses de la deuda pública en continua progresión. 6 de cada 10 euros del gasto público. Preveo pues peor futuro a los tres apartados.

No hay más remedio que reestructurar, y eso significa desmontar parte del aparato político y funcionarial… o cortar pensiones, paro y deuda. La cuadratura del círculo

Con unas cifras que aseguran no sobrepasarán un déficit del 6,5% marcado por Bruselas, una deuda pública de 800.000 millones de euros (dicen el 90% de un hipotético PIB) más la privado-financiera avalada por el Estado, y 5.600.000 parados, no ya 2013 se muestra más que negro, sino que este trimestre será de infarto y milagro. Y el milagro sería el rescate, ¡que menudo milagro!, una especie de suspensión de pagos o concurso de acreedores donde los acreedores alemanes dicten las normas.

¡Y en Cataluña de fiesta electoral! Los genios de la demagogia, coautores del descalabro general, se lavan las manos… y nos redimirán con la independencia. ¡Fantástico!


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario