Viernes 09 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Primarias en Madrid, controladores aéreos, o la línea 9 del Metro de Barcelona

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

En Madrid las primarias en el PSOE distraen las vacaciones. Todos son buenos, ninguna estridencia. Buenas fotos. Parece que los contendientes no tienen dossiers bajo la manga. Por fotogenia y peso político un imparcial diría que ganará Trinidad Jiménez

Barcelona. Insisto, dicen que es una cuestión de felipistas, guerristas, zapateristas, o blanquistas… pues los de José Blanco también pretenden medrar. Y si me preguntaran en una discusión de taberna que definiera los ‘ismos’ o ‘istas’ que diferencian a los contendientes, me reafirmo, contestaría que ni idea, que supongo son las huestes que cada uno colocó o enchufó en la Política y Administración o periferias. Miles de supersueldos que si gana uno u otro pueden aumentar o quedarse como están, pero que nunca jamás perderán.

El problema supera y magnifica la endogamia, donde los genes convierten a largas sagas en grandes cerebros de la magistratura, la universidad, la sanidad, cuerpos técnicos, o cualquier cuerpo funcionarial del Estado

El gran problema español, cada quien que alcanza cualquier poder con capacidad de contratar o manipular oposiciones engorda al Estado con todos los ‘suyos’, y jamás perderán la propiedad de su empleo público o semipúblico. Y no es que solo tengan la plaza en ‘propiedad’, es que el Estado les pertenece.

¿Qué o quién ha conducido a un colectivo público, los controladores aéreos, a ganar 200.000 € al año ¡más de dos millones de pesetas limpias al mes! y poner en jaque el transporte aéreo tras haber conseguido que los costes de su servicio sean los más caros de Europa y quizá del Mundo?

El problema supera y magnifica la endogamia, donde los genes convierten a largas sagas en grandes cerebros de la magistratura, la universidad, la sanidad, cuerpos técnicos, o cualquier cuerpo funcionarial del Estado. Cada alcalde o presidente de cualquier ente, él o su partido, colocarán a dedo a los consejeros o vocales de gobiernos, ayuntamientos, juntas, consejos o consorcios, y vivirán hasta su dorada jubilación de los presupuestos locales, regionales, comunidad autónoma o nacional.

Diría que si las primeras primarias descubrieron la absoluta anarquía del Ministerio de Hacienda a favor de delegados, jefes de inspección e inspectores, y por supuesto de los altos cargos no juzgados, estas primarias sin denuncias y puñaladas traperas ayudan a meditar sobre el porqué no cuadran los presupuestos oficiales.

Sufrimos de elefantiasis oficial, deforme y por desgracia cancerosa sin remedio, maligno. No existe resquicio legal que pueda despedir al mínimo millón de enchufados que descuadran las cuentas públicas. Nuestra llamada Democracia, el Régimen, no cambiará elección tras elección una ‘administración’ por otra, sino sumará administradores ‘in eternum’, y cuantos más ‘cambios políticos’ peor, más consejeros y más contratados, que milagrosamente pasarán a fijos y dueños de un empleo público.

Y si en Madrid jimenistas y gomeristas se disputan enfrentarse a la candidatura por la presidencia de la Comunidad Autónoma, en Barcelona, ni las vacaciones esconden las desastrosas finanzas públicas. Aquí, pujolistas, masistas, maragallistas, narcisistas, nadalistas, roviristas (mostrando descaradamente hermanos y demás patulea) y aún permanecen porciolistas y samaranistas o sus descendientes, intentan pasarse el muerto, por ejemplo en este momento, de los fallos de la fatídica línea 9 del metro, donde además del 4% no funcionan sus perfectos y ultramodernos sistemas de conducción automática.


Destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario